Jueves, 25 de abril de 2024

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

28 Oct 2022 - 5:29

Segundo Navarrete: "Si no me sacaban el riñón, podía morir"

El ciclista ecuatoriano Segundo Navarrete fue atropellado por un tráiler el lunes 10 de octubre, en Machachi. Como consecuencia del impacto, sufrió una hemorragia en la zona abdominal y perdió un riñón. No descarta regresar a las competencias.

Segundo Navarrete

Autor: Felipe Larrea

Actualizada:

28 Oct 2022 - 5:29

Segundo Navarrete se recupera del accidente junto a un espirómetro, en la casa de su hermana, el 25 de octubre de 2022. - Foto: Primicias

El ciclista ecuatoriano Segundo Navarrete fue atropellado por un tráiler el lunes 10 de octubre, en Machachi. Como consecuencia del impacto, sufrió una hemorragia en la zona abdominal y perdió un riñón. No descarta regresar a las competencias.

Segundo Navarrete estaba ilusionado con correr la Vuelta al Ecuador 2022. A los 37 años se sentía fuerte físicamente y con la motivación necesaria para llevarse el título.

Pero el 10 de octubre, la vida del corredor dio un giro inesperado. Salió a entrenar por Machachi. Se dirigía a Quito. Estaba pegado al carril derecho, cuando antes de llegar a un semáforo, un tráiler invadió la vía.

Navarrete frenó, pero fue muy tarde. "Sentí el impacto y no me acuerdo de nada más".

El ciclista estaba solo y recuperó la consciencia unos minutos después. Tiene leves recuerdos de que una ambulancia se acercó hasta el lugar del accidente y lo trasladó hacia un hospital cercano.

Cuando llegó a la casa de salud, Navarrete vio a muchos policías a su alrededor. Lo primero que preguntó fue si lo detuvieron al conductor del tráiler. "Me dijeron que sí".

Eso lo calmó, dentro de todo el dolor que sentía, sobre todo en la parte abdominal y en su cabeza. Estaba mareado. Lo único que quería era contactarse con uno de sus hermanos.

"Fueron horas muy largas y dolorosas. Estaba mal. Los dolores eran insoportables. Me acuerdo que los enfermeros me pedían que mueva los brazos y los dedos de los pies. Tenía ganas de ir al baño. Cuando fui, oriné sangre", le cuenta Navarrete a PRIMICIAS.

Después de recibir una evaluación por parte de los médicos, Navarrete solicitó que lo lleven hasta el hospital del Padre Carolo, en Quito, ya que tenía un seguro médico que cubría los gastos en caso de accidentes.

Como era feriado, no había suficientes ambulancias. Eran horas claves para hacer exámenes y definir el diagnóstico del deportista.

Finalmente lo recibieron en Quito. Los médicos le hicieron tomografías y una resonancia magnética y se mantuvo en observación a lo largo de toda la noche. Los dolores no cesaban. Estaba con oxígeno.

"Al día siguiente me despertaron. El médico me pidió que firme unos documentos para proceder con una laparoscopia. Entré al quirófano en la mañana y salí en la tarde. Cuando recuperé la consciencia me dieron la noticia de que me sacaron el riñón. Fue duro. Entré en crisis. Tenía ganas de llorar".

Navarrete no soportó el impacto de la noticia. Su desesperación llegó a tal punto que los enfermeros decidieron sedarlo para que no se complique la cirugía. Además, tenía dos costillas rotas.

El ciclista sufrió una fuerte hemorragia y, según lo que le comentaron el el hospital, la única solución era extirparle el riñón. "Si no hacían eso, me daban ocho horas de vida y moría con la hemorragia en todo el estómago".

Lo que más le costó al ciclista fue aceptar que ya no tenía su órgano. Unas horas después recibió la visita de una psicóloga del Ministerio del Deporte y otra psicóloga clínica, quien trabajaba en el hospital.

Ambas mantuvieron charlas con Navarrete y lo tranquilizaron. Los dolores disminuyeron, pero se sentía débil. Sin apetito. Apenas podía dar unos pocos pasos y no podía estar sentado.

¿Apoyo de las autoridades?

Navarrete cambió su semblante al preguntarle sobre el apoyo por parte del Ministerio del Deporte, Federación Ecuatoriana de Ciclismo y su equipo, Saitel.

Asegura que el Ministerio envió a una psicóloga al hospital. "No sé qué tanto hizo". Le dijeron que iba a recibir la visita del ministro Sebastián Palacios, pero no llegó.

Por otra parte, comenta que la Federación Ecuatoriana de Ciclismo (FEC) no se ha hecho presente de ninguna manera. Ni él ni su familia han recibido mensajes o llamadas.

PRIMICIAS se comunicó con Santiago Rosero, presidente de la Federación Ecuatoriana de Ciclismo, quien asegura que sí se han contactado con Segundo.

"Mi equipo de trabajo se comunicó con él y puso a disposición el tema del seguro federativo. También hicimos un acercamiento con el Ministerio del Deporte, para poder trabajar sobre el tema de la no responsabilización de la persona que provocó el accidente".

Además, Navarrete afirma que el representante del equipo Saitel, Freddy Rosero, solo lo visitó una vez en el hospital y después recibió una llamada.

"Mis amigos y familiares me han demostrado más solidaridad que las autoridades".

El corredor se mostró agradecido por la preocupación de colegas como Jonathan Caicedo, Jhonatan Narváez y ciclistas máster y junior.

Su futuro

Segundo Navarrete no descarta regresar a la ruta. Aunque es consciente de que esa decisión pasará por las evaluaciones de los médicos. No depende de él.

Por ahora, lo importante es centrarse en su recuperación, que durará, al menos, dos meses más. "Las ganas de volver a subirme a la bicicleta están. Aún me queda 'gas', como decimos los corredores".

Navarrete debe tomar varios medicamentos al día y hacer ejercicios para restablecer sus costillas. En los próximos días regresará al hospital para someterse a más exámenes.

Dice que está tranquilo y optimista por su evolución. Cada día puede hablar con mayor fluidez, ya puede subir algunas gradas y aprovecha para caminar en la terraza.

Navarrete permanecerá en la casa de su hermana hasta fin de año. Allí cuenta con todas las facilidades para recuperarse lo más rápido posible.

Por otra parte, dice que ya cuenta con un abogado. Su objetivo es que detengan al culpable del accidente y que el caso no quede impune. Él está asumiendo todos los gastos legales. Pero solicitó la ayuda de la Concentración Deportiva de Pichincha, para defenderse.

Aunque la Policía capturó al chofer, quien intentó huir, después lo soltaron. "Sobornó a las autoridades y por eso lo soltaron".

Ingresos

Segundo Navarrete es entrenador personal en una academia en Quito. Tiene ocho alumnos. También vende una línea de ropa exclusiva para ciclistas, que importa desde Colombia.

El corredor recibe un sueldo básico por parte de su equipo. De todas formas, su situación económica es delicada, ya que tuvo que asumir un porcentaje de la hospitalización y los medicamentos.

"El ciclismo ha sido ingrato. En los momentos que más uno necesita que le extiendan la mano, las autoridades me han dado la espalda".

Navarrete dice que no descansará hasta que se haga justicia y la Policía Nacional capture al individuo que lo atropelló.

Su mentalidad está fuerte. No quiere darse por vencido. Por ahora no piensa en el futuro. Agradece estar con vida y rodeado de su familia.

También le puede interesar:

¿QUIÉN JUEGA HOY?