Lo último

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

4 Jun - 11:46

Este miércoles 29 de mayo se decide si Ola Bini sale de prisión

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

4 Jun - 11:46

Un tribunal ecuatoriano decidirá este miércoles 29 de mayo de 2019 si acepta la medida de caución interpuesta por la defensa del informático sueco Ola Bini, detenido en Ecuador por participar en una presunta “red de espionaje”. La medida permitiría finalizar su prisión preventiva a cambio de una fianza.

La defensa del informático solicitó a la justicia ecuatoriana que se le imponga una fianza como medida para poder salir de la cárcel. Él mantiene prisión preventiva desde el 11 de abril de 2019, fue detenido en el aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito, cuando se disponía a abordar un avión hacia Japón.

Ecuador lo detuvo el mismo día que puso fin al asilo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, bajo la premisa de que ambos pudieron formar parte de una red que vulneró la integridad de los sistemas informáticos del país.

El abogado de Bini, Carlos Soria, confía en que la justicia decida dar el visto bueno a la caución ya que, según la defensa, el informático no cumple ninguno de los supuestos que establece el Código Orgánico Integral Penal (COIP) para no otorgarla.

Soria destacó que ya han pasado 48 días desde que se detuvo al desarrollador sueco sin que la justicia haya emitido “una acusación formal”, ni la prueba suficiente que justifique su arresto. Ello, añadió, ha violentado las leyes ecuatorianas y provocado “una constante vulneración de derechos”.

“Esperamos que la justicia ecuatoriana respete sus leyes y acepte la solicitud de caución. Ola Bini cumple con todos los requisitos para que se le otorgue la caución”, argumentó la defensa.

La Fiscalía ratificó que presume que el sueco participó en el delito de vulneración de sistemas informáticos del Estado y que formaría parte de las supuestas amenazas que el portal WikiLeaks ha hecho al Gobierno ecuatoriano por haber retirado el asilo diplomático a Assange.

La amistad de Bini con el fundador de WikiLeaks fue esgrimida por la acusación fiscal. Así como una supuesta falta de colaboración del sospechoso y la cantidad de literatura informática y equipos tecnológicos decomisados en su detención y en el allanamiento de su vivienda en Quito.

Su detención ha despertado las críticas de ONG de derechos por la libertad de expresión y prensa, así como una petición de explicaciones por parte del Gobierno de Suecia.

El 7 de mayo de 2019, un Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria solicitó al Estado ecuatoriano que proporcione información sobre la detención y advirtió de que expresará públicamente sus “preocupaciones” sobre el caso.

El escrito, remitido al representante ecuatoriano ante la Oficina de la ONU y otras organizaciones internacionales en Ginebra, llama a a Ecuador a aclarar las causas que llevaron a la detención del sueco así como las medidas adoptadas para “identificar y remediar cualquier violación” de sus derechos humanos.

Sobre ello, el Gobierno ecuatoriano ha afirmado que responderá a ese requerimiento porque dice no tener nada que esconder.

“No tenemos absolutamente nada que no presentar a la CIDH o a los relatores especiales, Ecuador en esto ha estado procediendo conforme a derecho”

José Valencia, canciller de la República

El propio Bini ha escrito una carta al presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, en la que le solicitaba que se esclareciera su situación, y en donde le instaba a conocerle y conocer el trabajo que hacía antes de su detención.

Noticias relacionadas