Los planes de Castillo mantienen el nerviosismo en la economía peruana

Lo último

Autor:

EFE

Actualizada:

27 Jul 2021 - 11:02

El presidente electo de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, junto al presidente Francisco Sagasti, en el Palacio de Gobierno en Lima el 20 de julio de 2021. - Foto: EFE

Los planes de Castillo mantienen el nerviosismo en la economía peruana

Autor:

EFE

Actualizada:

27 Jul 2021 - 11:19

Después de tres décadas de estabilidad económica en Perú, el nuevo gobierno del izquierdista Pedro Castillo (2021-2026) plantea una serie de propuestas que mantienen en alerta a los agentes económicos, ante la incertidumbre sobre el futuro de las inversiones y el crecimiento en el país.

En los últimos años, el Producto Interno Bruto (PIB) peruano creció a un promedio anual de 4,8%, con inflación entre 1% y 3%, un déficit fiscal de 1,6% del PIB en 2019 y reservas internacionales equivalentes al 36,7% del PIB en 2020.

El país ha seguido un modelo de “economía social de mercado”, según lo denomina la Constitución de 1993, que ha permitido aplicar disciplina fiscal, promover inversiones privadas y extranjeras, y abrir su economía al mercado internacional.

Ahora, Castillo ha acuñado el concepto de “economía popular de mercado”, que plantea medidas proteccionistas para la agricultura y las confecciones, gravar con mayores impuestos a las empresas mineras y establecer una “segunda reforma agraria” para mejorar las condiciones de trabajo en el campo.

“Esto va a ser lo que genera la incertidumbre actual”, declaró al respecto el jefe del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Oscar Chávez.

El especialista añadió que le “llama la atención hablar de proteccionismo e incremento de aranceles a estas alturas” y consideró que “es un caso extraño ver ese tipo de propuestas”.

Chávez recordó que medidas de este tipo ya se aplicaron en Perú en el pasado y que “los resultados de lo que pasó en la economía peruana en la década del 80 nos hicieron ver que era imposible seguir sosteniendo un proteccionismo“.

La recuperación inició en los 90

Paradójicamente, la economía peruana empezó a crecer a partir de 1990, durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), el padre de la excandidata Keiko Fujimori, quien fue derrotada por Castillo en las elecciones presidenciales de este año.

En esa gestión se controló la “hiperinflación” heredada del primer gobierno de Alan García (1985-1990) y se impulsó una rápida apertura del comercio con el exterior y la privatización de las actividades productivas, que estaban bajo administración estatal.

Para el decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, Carlos Casas, la economía de Perú ha venido recuperándose y la recaudación tributaria creció fuertemente tras el impacto que causó la pandemia durante 2020.

“Si se disipa la incertidumbre, si se disipan las dudas, los mercados podrían responder de una manera muy fuerte y recuperar y hacer viable este crecimiento proyectado de 10%, que todavía nos coloca por debajo de los niveles prepandemia, pero ya bastante cerca”, comentó Casas.

Propuestas que afectan a la competencia

El experto criticó algunas de las principales propuestas de Castillo, como la de subir los impuestos que pagan las mineras o imponer medidas proteccionistas al sector agrícola, temas que el gobernante plantea introducir en una nueva Constitución Política.

“Si se suben los impuestos baja la rentabilidad de las mineras, necesitamos más proyectos mineros y obviamente, con mayores impuestos o regalías, eso nos quita competitividad y los nuevos proyectos mineros probablemente no se llevarían a cabo”, afirmó.

Sobre la agricultura señaló que “toda medida proteccionista en el largo plazo es mala, porque no somete a la competencia a los productores locales y a la larga genera muchas distorsiones”.

La pandemia incrementó la pobreza

Fotografía de archivo del 9 de junio de 2020 que muestra trabajadores en el Mercado Mayorista de Frutas de Lima (Perú).

Fotografía de archivo del 9 de junio de 2020 que muestra trabajadores en el Mercado Mayorista de Frutas de Lima (Perú).  EFE

Además de esos aspectos, Castillo tendrá que afrontar los daños causados en el país por la pandemia de Covid-19, que hasta el momento ha dejado dos millones de casos y causado la muerte de más de 194.000 personas, en Perú.

A raíz de la pandemia, más de dos millones de personas perdieron su trabajo, la pobreza subió al 30%, el déficit fiscal se incrementó a 8,9% y el PIB bajó 11%, pero el saliente Ministerio de Economía sostiene que la recuperación económica podrá alcanzar un rebote de 10% en 2021.

En forma unánime, los principales gremios empresariales e industriales han pedido a Castillo que acelere la campaña de vacunación para poder reabrir los sectores que aún tienen restricciones e impulsar el empleo, de forma que la economía recupere los niveles anteriores a la pandemia.

Acelerar la vacunación y mantener la inversión

Chávez señaló, al respecto, que una de las principales preocupaciones es que la campaña de vacunación, que ya alcanzado 12 millones de dosis aplicadas en el país, “se mantenga al ritmo que viene”, para prevenir una tercera ola, “que sería lamentable” y “no permitiría” llegar a ese 10 % proyectado.

Para Casas, también existen otros temas económicos importantes que necesitan continuidad, como mantener “el grado de inversión, el manejo responsable de la deuda y la mejora en la calidad de gasto”. “Son cosas que no se pueden parar”, remarcó.

Noticias relacionadas