Trump podría volver a la Casa Blanca el 5 de octubre, pero tiene “altibajos”

Lo último

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

4 Oct 2020 - 17:43

El médico del presidente Trump, Sean P. Conley, hizo una actualización sobre la condición del mandatario, el 4 de octubre de 2020. - Foto: EFE

Trump podría volver a la Casa Blanca el 5 de octubre, pero tiene “altibajos”

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

4 Oct 2020 - 17:43

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ingresó en el Hospital Militar Walter Reed, a las afueras de Washington, el 2 de octubre de 2020.

Los médicos que atienden al presidente estadounidense, Donald Trump, quien se contagió de Covid-19, aseguraron que su evolución es positiva y podría recibir el alta hospitalaria el 5 de octubre de 2020.

Aunque persisten los “altibajos” y señales preocupantes, como el hecho de que su tratamiento es normalmente reservado para casos graves de coronavirus.

En el parte médico, Brian Garibaldi, uno de los miembros del equipo que atiende al presidente estadounidense, aseguró que si Trump “sigue sintiéndose bien el plan es que pueda ser dado de alta mañana y volver a la Casa Blanca, donde continuará su tratamiento”.

El presidente Trump ingresó en el Hospital Militar Walter Reed, a las afueras de Washington, el 2 de octubre de 2020.

El médico personal del presidente, Sean Conley, reconoció que hay “altibajos”, pero el equipo que atiende al presidente  está “extremadamente feliz” con los progresos desde la hospitalización.

El 3 de octubre, el nivel del oxígeno en la sangre del presidente estadounidense cayó al 90%.

“Como con cualquier enfermedad hay altibajos, especialmente cuando el paciente está siendo observado muy de cerca durante 24 horas”

Sean Conley, médico personal de Donald Trump.

Además, el médico personal de Trump reveló que han ampliado el tratamiento del mandatario y desde el sábado se le suministra el esteroide Dexametasona en respuesta a las caídas en la saturación de oxígeno, que nunca descendieron por debajo del 90%.

Un viernes preocupante

Según Conley, cerca del mediodía del 2 de octubre de 2020, el nivel de oxígeno en la sangre de Trump bajó de 94% y la fiebre era “alta”, por lo que recomendaron suplemento de oxígeno.

El mandatario se resistió a que le fuera suministrado oxígeno suplementario, porque no tenía dificultades respiratorias, pero finalmente cedió ante las recomendaciones de su facultativo.

“Me preocupaba avance rápido de la enfermedad”, afirmó Conley, por lo que se tomó la decisión de hacer un seguimiento más a fondo en la planta presidencial del Walter Reed.

Desde el sábado el presidente no ha mostrado dificultades respiratorias y no ha tenido fiebre, según Robert O’Briend, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Trump está “firmemente en control del Gobierno” y recibirá hoy informes de inteligencia y seguridad por videoconferencia, dijo O’Briend.

Tratamiento para enfermos graves

La Dexametasona, que tiene efectos secundarios como ardores o dolores de cabeza, suele ser suministrada en casos graves de la Covid-19.

Del mismo modo, el antiviral Remdesivir se aplica en casos de pacientes hospitalizados.

El Remdesivir, que ha sido autorizado de emergencia por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, en sus siglas en inglés), es normalmente combinado con anticuerpos monoclonales, como ha ocurrido en el caso de Trump.

El cóctel de anticuerpos de Regeneron, que Trump recibió el 2 de octubre, y el Remdesivir atacan al virus y frenan su expansión.

Trump, de 74 años y con sobrepeso, es un paciente con especial riesgo de desarrollar una variante seria de la Covid-19, por lo que se le ha sometido también a escáneres pulmonares y a un control exhaustivo de las funciones cardíacas, hepática y en los riñones.

Conley añadió que en los escáneres pulmonares que se le han practicado a Trump solo han visto “hallazgos esperados” y no hay “mayores preocupaciones clínicas” a ese respecto.

Brote en la Casa Blanca

Donald Trump y a su esposa, Melania Trump, no son los únicos contagiados de Covid-19 en la Casa Blanca. El 4 de octubre, se conoció que uno de los ayudantes del presidente, Nicholas Luna, también estaría enfermo, según el diario The Washington Post.

Existen dos posibles focos del virus:

  • El evento de presentación de Amy Coney Barret, nominada a jueza del Tribunal Supremo, al que asistieron a la Casa Blanca al menos siete personas con casos ahora confirmados. El encuentro se realizó el 26 de septiembre.
  • Los preparativos para el primer debate presidencial en Cleveland (Ohio), que se realizó el 28 de septiembre.

Durante esos días Trump y su equipo realizaron mítines en varios estados, actos en la Casa Blanca y un evento con un centenar de donantes en Nueva Jersey.

Alyssa Farah, directora de comunicación estratégica de la Casa Blanca, aseguró que han iniciado el rastreo de contactos para determinar el origen y la extensión del brote que afecta a la cúpula del poder de Estados Unidos.

Noticias relacionadas