Usted está a una ducha de su próximo ascenso

Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

3 Mar 2020 - 13:21

Usted está a una ducha de su próximo ascenso

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

29 Oct 2020 - 12:57

Si hay una virtud altamente valorada en el escenario de la nueva normalidad, esa es la creatividad y usted puede estar a una ducha de despertar a ese gigante dormido.

¿Qué es la creatividad?  Sencillo: es la capacidad de resolver problemas, de encontrar salidas. Partiendo de esta definición, no es extraño que desde el 2015 un estudio realizado por IBM evidenciara que la capacidad de inventar, crear o imaginar estaba en la cúspide de las virtudes más valoradas por el 60% de los CEO consultados.

Cerca de 1500 directivos de empresas de 30 sectores respondieron que ser creativos es la cualidad del liderazgo que determina el éxito.  La integridad y el pensamiento global se colocaron en la segunda y tercera posición de las aptitudes con más demanda.

Creatividad e innovación, las más buscadas

Sin embargo, pese a ser tan valiosa, el 77% de los CEO coincide en que la creatividad y la innovación son dos cualidades difíciles de encontrar en la actualidad. Este dato lo pone sobre la mesa un estudio de la consultora PricewaterhouseCoopers( PwC).

Pero ¿por qué es tan importante la creatividad? En la era de la información, es indispensable romper los patrones y aquí entra en juego la capacidad de crear y ser innovadores.  Así lo afirma Chris Westfall un reconocido empresario y motivador estadounidense

En uno de sus artículos para Forbes.com, Westfall aboga por la creatividad como forma de encontrar la excelencia basada en la ruptura del cliché: “así es como siempre hemos hecho las cosas”.  Además, señala que la estrategia, el pensamiento crítico y la empatía son habilidades que nacen de la creatividad, una característica humana única que cobra relevancia en el contexto de la nueva normalidad.

Esto se debe a que la creatividad es ese motor que le ayudará a cambiar y mejorar sus resultados en el escenario actual. Así lo menciona la máster en Neurociencia Blanca Mery Sánchez , en un artículo de Forbes.co. La especialista señala, también que “este momento de inflexión es una gran oportunidad para quienes decidan incrementar su flexibilidad cognitiva o, dicho de otro modo, su pensamiento creativo“.

El estudio de IBM

El estudio de IBM

Los 1500 CEO que participaron en el Global CEO Study de IBM consideraron que la creatividad (60%) es  la calidad de liderazgo más importante de cara al 2020. Detras de esta virtud se colocaron la integridad (52%), el pensamiento global (35%), la influencia (30%), la franqueza (28%), la dedicación (26%), enfoque en sostenibilidad (26%). Los CEO reconocieron que para liderar creativamente hace falta vencer enfoques de larga data.  O como lo dijo el CEO, de una empresa de Telecomunicaciones de la Inda “creatividad en todo”.

 

¿Cómo despertar al gigante dormido?

Conseguir la virtud de la creatividad podría ser solo cuestión de tomar una ducha. Tal como lo lee: el psicólogo John Kounios, director del programa de Ciencias Cognitivas y del Cerebro de la Universidad Drexel, en Estados Unidos, ha dedicado varios años a estudiar los procesos creativos y confirma lo que, de alguna manera, todos sabemos:  la ducha es la incubadora de ideas geniales.

Según Kuonos, esto ocurre por dos razones.  +Mientras nos bañamos apagamos nuestros sentidos del ruido externo y miramos hacia adentro; además, la relajación que proporciona el momento del baño hace que las ideas ambiciosas -e incluso aquellas que considera “un poco locas”- tengan cabida.

Esto sucede porque mientras se baña su cerebro se pone en “piloto automático”, se reajusta y conecta nuevos caminos. Al realizar una actividad mecánica, como ducharse, usted deja a su mente en libertad para explorar soluciones innovadoras.  Es cuando la creatividad toma la posta.

El científico señala, además, que al contacto con el agua caliente el cuerpo no distingue bien la frontera entre el interior y el exterior, sumado a que el sentido del tacto se desvanece.  Además, los estímulos visuales se convierten en algo borroso e invariable

Kuonos calificó a la ducha como “la mejor alternativa para desconectarse de todo y focalizar la atención en los pensamientos internos“.

Una bañera anecdótica

Una bañera anecdótica

Arquímides, matemático y geómatra, debía comprobar si la corona de un tirano era de oro puro o estaba mezclada con plata. No tenía forma de verificar la composición real del objeto.  Cuando estaba a punto de darse por vencido, fue a tomar un baño. De pronto empezó a gritar Eureka (¡Lo he logrado!). Descubrió que si sumergía la corona en un cubo de agua y dividía su masa por el volumen del agua desplazada sabría su densidad.  Así podía comparar este resultado con el de piezas hechas de oro o de otros metales.

Otros estímulos que también prenden la creatividad

Pero la ducha no es la única llave que abre la puerta a la creatividad, también puede probar con actividades que, generalmente, nos desconectan o que son consideradas como mecánicas, tales como dar un paseo o lavar los platos.  ¿Por qué ocurre esto? Pues sucede que el proceso creativo tiene 4 fases: preparación, iluminación o inspiración y verificación. Y cuando estamos en la segunda fase, pensado en “otra cosa”, las respuestas creativas surgen.

Humanos vs. robots

Humanos vs. robots

La Inteligencia Artificial (IA) y los robots que de ella se derivan son buenos para poner sobre la  mesa una serie de opciones, pero cuando necesitamos que esas alternativas sean creativas, ellos no son los indicados.  Por lo tanto, aquellos trabajos o actividades que requieran de inventiva, creatividad e inspiración siguen siendo profundamente humanos.  De ahí que, mientras s avanza la tecnología, las denominadas habilidades blandas, como la empatía, la creatividad y el pensamiento estratégico son más anheladas por las compañías.

El escritor español Daniel Tubau es autor de libros de ensayo y ficción, guionista, director de televisión, profesor de literatura y creatividad.  Durante una entrevista confesó que cuando lava platos, por ejemplo, suele colocar la grabadora de su celular para registrar las ideas/soluciones que llegan a él cuando está limpiando la vajilla. 

Pero Tubau no es el único que encuentra la inspiración en la ducha o el lavaplatos. El famoso cineasta Woody Allen ha contado que cuando se da un baño vienen a su cabeza las mejores ideas. Aaron Sorkin, el guionista de películas como Steve Jobs o La red Social, ha dicho que para vencer el “síndrome de la hoja en blanco” y arrancar la escritura de un nuevo proyecto suele tomar hasta seis duchas al día

¿Quiere ser más creativo? Consultamos artistas, docentes y músicos para que nos dieran algunas pistas. Descúbralas haciendo click en los íconos morados de la derecha.

¿Cuántas duchas está dispuesto a tomar, de cara a su próximo ascenso?