20. Celebrar el futuro con moneda sólida

Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

16 Ene - 16:53

20. Celebrar el futuro con moneda sólida

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

17 Ene - 16:49

Ecuador debe mantener la dolarización ya que contar con la mejor moneda del mundo, por el momento, nos abre muchas puertas y genera oportunidades que debemos aprovechar.

Todo mejor futuro de Ecuador pasa por usar la mejor moneda posible. No sabemos qué ocurrirá en décadas o siglos, probablemente el dólar deje algún día de ser la moneda más usada para el comercio internacional global y de las importaciones y exportaciones de Ecuador, pero no parece que ese momento sea inminente.

Habrá mejores y peores tiempos, como todo en la vida, pero sin duda es el mejor sistema monetario que podemos tener. Entre otras cosas, nos permite no hablar constantemente del sistema monetario que tenemos.

Esta ocasión de los 20 años es precisa para celebrar que tenemos el dólar… y darnos cuenta de lo poco que hablamos ya, de temas como la política monetaria del Banco Central o del tipo de cambio o de las medidas monetarias del gobierno, que hace 20 años eran temas centrales de la política y de la conversación diaria entre ecuatorianos precoupados.

El dólar no nos asegura el bienestar futuro, porque tener una buena moneda es como la salud para la economía, condición necesaria pero no suficiente para progresar. Solo cuando estamos enfermos nos damos cuenta de lo importante que es estar sano.

Ahora, que podemos celebrar 20 años de una moneda sana, es momento de pensar qué podemos hacer para mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos. Los factores son muchos: productividad (crear valor usando mejor los recursos), apertura al mundo, mejores instituciones formales (justicia) o informales (honradez o relaciones de más confianza y respeto entre ecuatorianos), mejores políticos, mejores leyes, mejor fiscalidad, equilibrio en el presupuesto público, seguridad jurídica… y mucho más.

Pero al menos en lo monetario, ya no tenemos que preocuparnos… ¡Solo celebrar!