Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

9 Jun 2021 - 12:12

David Hurtado: un deportista apasionado por los imposibles

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

10 Jun 2021 - 18:46

Acaba de cumplir 22 años. Casi la mitad de ellos vive en la marcha. Ese deporte que suena a Jefferson Pérez y a sus dos medallas olímpicas, las primeras y las únicas que tiene hasta hoy Ecuador, en los 20 kilómetros.

David sabe esto de memoria. Por eso su sueño es emular al gigante. Este atleta de 1.72 metros de estatura empezó su carrera cuando estudiaba en el Técnico Sucre, un colegio al sur de Quito. 

Su historia es la de alguien a quien la pasión por lo que hace equipara el talento y lo sobrepasa.  Así lo dice Xavier Cayambe, el entrenador que inició a David en el deporte. 

Los momentos decisivos

¿Cuál es la fortaleza de este marchista?  “Su cabeza”, se apura a decir Cayambe.  Y no se equivoca.  La carrera de David inició con altos y bajos en partes iguales.  Pero su ímpetu permaneció intacto a esos devenires.

Y es que David cruzó la línea de salida con fuerza.

A solo tres meses de haber empezado a entrenar ganó la medalla de oro en el Campeonato Escolar Sudamericano de Buenos Aires, en 2013. 

Marchar para romper esquemas

Pero las derrotas también llegaron y un par de veces fue descalificado por fallas técnicas. 

Sin embargo, la fuerza mental lo llevó a seguir marchando aún después de las caídas.  Su palmarés incluye subcampeonatos mundiales y campeonatos panamericanos y nacionales. También batió tres récords que había impuesto Jefferson Perez.

Ahora David Hurtado está a las puertas de Tokio 2021. 

Y su ambición es tan grande como realizable.  Espera quedar entre los 15 mejores marchistas olímpicos.

Récords para los incrédulos

Con Jefferson Pérez como referente, David se puso la vara muy alta.  Lo sabe, pero lejos de amilanarse toma aún más impulso. Lo hace recordando cuáles fueron las marcas que venció.

La primera fue en 2017, en La Coruña, España.  De hecho, esta experiencia es un tesoro que guarda aún hoy.

No es para menos, porque rompió el récord Sudamericano que Pérez tuvo por más de 2 décadas en los 10 kilómetros de ruta de las categorías Sub 20 y Sub 23. 

David superó a su ídolo con 20 segundos. 

En el mismo año, en Nueva York volvió a ponerse delante del maestro en los 5 kilómetros.  Sin embargo,  por desacuerdos entre las Federaciones deportivas no validaron su logro. “Pero Jefferson si lo reconoció”, dice Hurtado.  Sus palabras tienen el tono de lo suficiente.

El tercer récord lo rompió el 18 de abril pasado.  En el Gran Prix Internacional Richard Boroto, David sacó una ventaja de 1 minuto y seis segundos de diferencia con el tiempo que, en su momento, hizo Jefferson Pérez.

Más allá de los sueños ¿qué?

El 5 de junio David definió su pase a Tokio.  Lo hizo en La Coruña, España, un terreno que conoce en clave de gloria. 

Ahí se midió con campeones europeos, sudamericanos y panamericanos. Fue el ecuatoriano mejor ubicado. Hizo un tiempo de 1:20:15.

Después de Tokyo, David piensa dedicarse a otra de sus pasiones: viajar por Ecuador.

Abrir el camino para que otros también lleguen

David sabe que así como la madurez deportiva puede ser cuna de muchos logros, también anuncia el principio del fin. 

Por ello se prepara para forjarse una vida fuera de las pistas.  Estudia Marketing Deportivo y sobre esa base espera construir un legado para quienes lo precedan.

Está convencido de que hay mucho talento y diamantes para pulir.  Quiere cambiar la forma como se gestiona el deporte en Ecuador. 

Su meta es que ningún niño o adolescente deje de seguir sus pasiones por falta de apoyo.

Patrocinado por: