La cuarentena por coronavirus puede detonar la violencia intrafamiliar

Sociedad

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Mar - 0:05

En 2019 la Fiscalía de Violencia de Género fue la segunda con más casos en el país, en total registró 52.805 denuncias. - Foto: Pixabay y PRIMICIAS

La cuarentena por coronavirus puede detonar la violencia intrafamiliar

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Mar - 0:05

A pesar que en el actual estado de emergencia está restringido el libre tránsito de las personas, las víctimas de violencia de género pueden salir para hacer sus denuncias. La Fiscalía recomienda estrategias para protegerse.

El actual aislamiento domiciliario que vive la mayor parte de la población de Ecuador es un factor de riesgo para las víctimas de violencia intrafamiliar, explica en entrevista con PRIMICIAS Juana Fernández, encargada del equipo de la Fiscalía para Equidad y Seguridad en Temas de Género.

Para los agresores, el aislamiento es el escenario perfecto para perpetrar el abuso, mientras que para las víctimas es un factor más de vulnerabilidad.

Al permanecer en casa, las víctimas ya no pueden refugiarse en lugares ‘seguros’, como su sitio de trabajo y la escuela. El hogar se vuelve un espacio en donde se legitima la violencia de género, especialmente en los grupos de atención prioritaria: niños, niñas y adolescentes”, explica Fernández.

En 2019 la Fiscalía de Violencia de Género fue la segunda con más casos en el país, al haber recibido 52.805 denuncias.

Fiscalía General del Estado

Pero, ¿qué hacer para evitar que se presenten más casos de violencia de género y agresiones al interior del hogar?

Lo primero es saber que el Sistema Nacional Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres permanece activo durante la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Esto quiere decir que la Fiscalía, las unidades de flagrancia y la Secretaría de Derechos Humanos están funcionando.

“Las dependencias administrativas están cerradas, pero las unidades de flagrancia se encuentran activas las 24 horas del día”, afirma Fernández.

Esto significa que, a pesar de la restricción de movilidad, las víctimas pueden acercarse a las unidades para denunciar delitos flagrantes o no flagrantes.

Estas son las unidades de flagrancia activas en la emergencia.

En caso de que la víctima no pueda hacer la denuncia de manera presencial, puede llamar al 911. Lo más importante es que pida auxilio.

La llamada de emergencia activa a todo el Sistema de Protección y la Policía acudirá al lugar de los hechos para brindar resguardo a la víctima.

Están desplegados en territorio vehículos debidamente equipados con kits de bioseguridad, tanto para los funcionarios especializados como para las víctimas, en caso de que se requiera su acompañamiento”, explica la Secretaría de Derechos Humanos.

Una vez que la víctima interpone la denuncia contra su agresor, se le otorgan inmediatamente varias medidas de protección.

Según la reforma al Código Orgánico Integral Penal (COIP), de 2019, “la o el juzgador cuando conozca sobre la petición de medidas de protección, otorgará inmediatamente una o varias de las medidas previstas en el artículo 558”, entre las que se encuentran:

  • Extensión de una boleta de auxilio.
  • Instalación del botón de pánico.

Tú me cuidas

Para muchas de las víctimas pedir auxilio será difícil ya que, durante la emergencia, permanecerán encerradas en un mismo espacio con su agresor. Por lo que la intervención de la comunidad es fundamental.

“El lema en esta época es tú me cuidas, yo te cuido“, dice Fernández.

Las autoridades solicitan a la ciudadanía identificar quiénes son víctimas en su comunidad, para comunicarse con el 911 en caso de notar algún indicio de violencia.

Hasta que lleguen las autoridades, Fernández pide que la comunidad intervenga. “Pueden tocar la puerta o hacer algún tipo de llamado de auxilio, pero no permitan que la vida de la víctima se ponga en riesgo”, agrega.

Además, los familiares de una víctima ahora más que nunca debe estar en constante contacto con ella para no dejarla sola en medio del aislamiento. A pesar de la restricción de movilidad pueden hacer llamadas diarias, escribir mensajes por correo electrónico o WhatsApp.

“Estas redes de contención empoderan a la víctima y hacen que sienta que, a pesar del aislamiento, está segura“, explica Fernández.

¿A dónde ir?

En algunos casos las víctimas de violencia de género lo primero que hacen es buscar un lugar seguro y no denuncian las agresiones, a causa del miedo.

Más del 81% de mujeres no denuncia que ha sido víctima de violencia, según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

“Hay muchas víctimas que al estar en un círculo de poder lo primero que buscan es refugio“, explica Fernández.

Y esos refugios son los 16 Centros de Atención Integral para la respuesta emergente de atención psicológica y asesoría legal; y las cinco Casas de Acogida para las mujeres y sus hijos e hijas.

La Secretaría de Derechos Humanos estableció, durante la emergencia sanitaria, que las mujeres que acudan a las casas de acogida deberán permanecer en cuarentena.

Noticias relacionadas