Chini y Rodrigo, desde Ushuaia hasta Alaska, a bordo de una kombi

Sociedad

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

14 Ago 2019 - 0:03

Chini (Cynthia Gallo) y Rodrigo Freire son dos viajeros que recorren Latinoamérica. Llegaron a Ecuador hace mes y medio, y han visitado la Costa, Sierra y Amazonía. - Foto: Cortesía

Chini y Rodrigo, desde Ushuaia hasta Alaska, a bordo de una kombi

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

14 Ago 2019 - 0:03

Los jóvenes argentinos están viajando por América Latina desde hace ocho meses. Lo hacen en una furgoneta, color blanco, que lleva el nombre de su blog ‘Amando América’. En Ecuador estuvieron durante un mes y medio.

La meta de Chini (cuyo nombre real es Cynthia Gallo) y Rodrigo Freire es llegar a Colombia antes de que finalice 2019. Luego quieren cruzar hacia Panamá, recorrer Centroamérica y, finalmente, estacionarse en Alaska. Ellos calculan que todo esto les tomará dos años. 

Estos jóvenes mochileros, originarios de Alberti (Provincia de Buenos Aires), dicen que no tienen prisa. Viven para viajar y atesoran el presente disfrutando de uno de los hobbies que muchos seres humanos aman: conocer nuevos destinos. 

Un día de 2017 ambos se cansaron de la rutina, del trabajo, de pagar un alquiler en Argentina y lo cambiaron todo por mirar las estrellas en el camino, dicen en diálogo con PRIMICIAS. Fue así que se decidieron por recorrer el mundo sin mayor equipaje o preocupaciones. 

La pareja ya había intentado cruzar Latinoamérica antes, pero aseguran que no estaban completamente preparados. “Regresamos a Buenos Aires, trabajamos por dos años, ahorramos y arreglamos la kombi antes de salir”, cuenta Chini, maestra de profesión.

Rodrigo es electricista y fue el encargado de diseñar toda la parte eléctrica y provisión de agua en la kombi. Instaló un panel solar que les permite calentar el agua y conectar sus equipos electrónicos como celulares y computadores. De esta manera no utilizan la batería del carro. 

¿Cómo es posible vivir viajando? 

Los creadores del blog “Amando América” concuerdan en que la diferencia es que no viajan como turistas.

“Muchas veces se gasta en hoteles, nosotros ahorramos ese rubro y cocinamos en la kombi, el mayor gasto es de combustible”, añade Chini. 

Además de sus ahorros, estos jóvenes costean parte del viaje vendiendo artesanías y realizan trabajos de fotografía y video para agencias turísticas. 

En el siguiente video, ellos cuentan los detalles de su viaje:

En Guayaquil estuvieron durante el feriado del 10 de agosto y, desde aquí, partieron hacia las playas de la Costa. Ya habían visitado Quito, Cuenca, Baños, Alausí, Puyo y decenas de los sitios turísticos más famosos del país.

Esta semana harán una parada técnica en Cuenca para revisar la kombi.  “Encontramos un taller mecánico especialista en viajes largos y que se hizo muy amigo de nosotros”, dice Rodrigo. Él asegura que la hospitalidad de los ecuatorianos les recuerda mucho a sus compatriotas argentinos. 

Antes de partir, Chini y Rodrigo comentan que viajar como estilo de vida no es difícil, “hemos visto familias cruzando el país con hijos, con mascotas, y gente de muchas edades, los más viejitos tenían 86 años. No hay ningún requisito a la hora de soñar”, dicen.

Noticias relacionadas