Durán, la ciudad que creció junto al río y se muere de sed

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

9 Oct 2021 - 0:04

Habitantes de Durán madrugan para abastecerse de agua por tanqueros. - Foto: PRIMICIAS

Durán, la ciudad que creció junto al río y se muere de sed

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

9 Oct 2021 - 0:04

El alcalde Dalton Narváez dice que el agua del río Babahoyo es altamente salobre, es decir que tiene más salinidad que el agua dulce, aunque menos que el agua de mar; lo que encarece su tratamiento para potabilizarla.

Son las 03:00 en Durán, una ciudad asentada a la orilla del río Babahoyo frente a Guayaquil, y se escucha un camión que hace sonar su potente corneta de aire. Es un tanquero, la forma más segura de abastecerse de agua en esta ciudad.

Con el ruido del vetusto camión, se prenden las luces de las casas y pronto emergen de las casas personas en pijama para llamarlo y comprar el líquido vital.

Cada tanque de 55 litros se vende por USD 0,80. “Es el precio oficial, pero acá le cobran la necesidad“, asegura Manuel Tite, que dice que paga USD 1 y hasta USD 2, por cada tanque. “El tanque vacío cuesta USD 5, para llenarlo es USD 1. Tengo tres tanques que me alcanzan casi una semana“, asegura.

A precio oficial, Tite pagaría cerca de USD 10 mensuales para abastecerse de agua, pero la realidad es distinta. “Se me van USD 20 o USD 30 al mes en agua“, asegura este obrero que gana el salario básico básico de USD 400.

La falta de agua en Durán es tan vieja como la ciudad, que era una parroquia de Guayaquil y fue elevada a cantón el 10 de enero de 1986. Durán es básicamente una ciudad dormitorio. A diario miles de obreros y oficinistas cruzan el río para llegar a Guayaquil y trabajar.

El río se ve y no se toca

Durán tiene 315.724 habitantes, según datos del INEC a 2019. Es la octava ciudad más grande del Ecuador. La ciudad creció a orillas del río Babahoyo, que la cruza de norte a sur y hace preguntar a sus habitantes el porqué de la falta de agua, si están junto a la fuente.

“El agua del río Babahoyo no es agua apropiada para tratarla directamente, es un agua altamente salobre”, dice el alcalde Dalton Narváez en una entrevista radial. “El costo de tratamiento de esa agua es cien veces más que el actual“, añadió.

El agua salobre significa que es un agua con alto grado de salinidad; tiene más sales que el agua dulce y menos que el agua de mar.

Narváez, militante socialcristiano, explica que en Dubai se hace un tratamiento de ósmosis inverso para potabilizar el agua de un río de similares características que el Babahoyo. “La factura saldría en USD 600 mensuales. Si lo haces, la gente no va a pagar lo que cuesta”, dice.

La factura de agua en Durán, en promedio, es de USD 10 dólares, para los que tienen el servicio. Pero para abastecerse, hay que incurrir en otros gastos.

“Llenar una cisterna cuesta entre USD 35 y USD 40”, explica Susana Carrera. “Pero esa agua es solamente para baños y para el aseo. Se cocina con agua de bidones”. El precio de cada bidón de 20 litros de agua oscila entre USD 1 y USD 3, según la calidad.

El alcalde Narváez sostiene que en su administración aspira a terminar la primera de seis fases de un plan maestro que en 30 años garantizará el servicio de agua a su ciudad.

Protestas por la falta de agua

Ciudadanos de Los Helechos, reclaman en la alcaldía de Durán por la falta de agua.

Ciudadanos de Los Helechos, reclaman en la alcaldía de Durán por la falta de agua. PRIMICIAS

Rosa Gómez es una madre de familia que vive en el barrio Los Helechos, de Durán. El 6 de octubre fue junto a sus vecinos al municipio a pedir, nuevamente, agua para su sector.

“No es de ahora el problema de que en Durán no hay agua”, dice, mientras sostiene un cartel en la puerta de acceso a la oficina del alcalde. “Aquí venimos cada vez y cuando a la alcaldía a pedir agua y nos toman el pelo”, señaló.

Noticias relacionadas