Miedo y aumento de muertes desatan crisis de cadáveres en Guayaquil

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

2 Abr 2020 - 0:05

Ciudadanos con trajes de protección descansan junto a un grupo de ataúdes en un camposanto de Guayaquil, el 1 de abril de 2020. - Foto: API

Miedo y aumento de muertes desatan crisis de cadáveres en Guayaquil

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

2 Abr 2020 - 0:05

Desde el 24 al 30 de marzo, la Policía registra 400 fallecidos, cuyos cuerpos han sido recuperados de las viviendas. No todos han muerto debido a coronavirus, aclaran las autoridades.

Carmen Padilla perdió a su tía abuela el domingo 29 de marzo por la tarde. “El cuerpo estuvo en casa hasta el miércoles” cuando, gracias a gestiones propias, lograron enterrarla.

Mientras eso ocurría, la familia abandonó el hogar, porque temía que permanecer y dormir en un ambiente cerrado, junto a un cadáver, podría resultar peligroso para su salud.

Llamaron innumerables veces al ECU911, para que les ayudaran a levantar el cadáver, pero nunca nadie respondió al otro lado de la línea.

Historias como esa hacen que exista la sensación de que en Guayaquil la crisis sanitaria se ha salido de control.

En circunstancias normales en Guayaquil mueren, en promedio, 64 personas por día, según la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

Pero debido a la emergencia por coronavirus, en la ciudad el número de fallecidos ha aumentado, reconoce el Gobierno, aunque no especifica a cuánto asciende el promedio diario de defunciones.

Miedo a los cuerpos

Los entierros y las cremaciones no se tramitan pronto. Al incremento de muertes se suma que el temor al contagio que sienten quienes trabajan en las funerarias privadas.

De manera que el manejo de los cadáveres ha quedado, en la práctica, en manos del Estado y eso ha terminado por desbordar la capacidad de recuperación de cuerpos.

Más allá del dolor de la pérdida, los deudos deben prolongar por varios días su pesar.

No hay quien recoja los cadáveres y con el clima de Guayaquil (esta semana la temperatura osciló entre los 25 y 30 grados centígrados y hubo una humedad del 66%) los cuerpos se descomponen más rápidamente.

Para no estar encerrados con un cadáver en descomposición, algunas personas han decidido sacar a sus muertos a la vereda hasta que alguien los recoja. Esas lamentables imágenes hicieron que Ecuador se convirtiera en el ejemplo de lo que hay que evitar en esta pandemia.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, usó a Ecuador como ejemplo de lo que puede llegar a pasar si la pandemia se sale de control, lo hizo en dos publicaciones en Twitter.

¿Cuáles son las cifras reales?

Es complicado aventurar un número, pues cada institución habilitada en la emergencia sanitaria maneja cifras distintas.

La Policía asegura que en los últimos seis días se realizaron 400 levantamientos de cadáveres en los domicilios en Guayaquil.

“Muchos por muerte natural y enfermedades preexistentes”, aclara el general Patricio Carrillo, comandante general de la institución.

La denominada Fuerza de Tarea, creada por el Gobierno y liderada por Jorge Wated con el propósito de solucionar esta crisis, estima en 115 los fallecidos durante la última semana.

Mientras que la Gobernación de Guayas asegura que solo el 1 de abril se recuperaron 50 cadáveres en la ciudad.

PRIMICIAS intentó esclarecer el número de fallecidos que aún se encuentran en las viviendas o en los hospitales y especificar cuántos han muerto por coronavirus.

El COE Nacional derivó la consulta al Servicio de Riesgos. El ECU911 dijo que el Ministerio de Salud Pública (MSP) debía dar la cifra. La Armada, a cargo de la Zona de Seguridad en Guayaquil, designó a la Fuerza de Tarea Conjunta para dar la información.

Hasta el cierre de esta edición, el MSP no contestó el requerimiento. Esta falta de información agrava el panorama en Guayaquil, la ciudad con más contagios de Covid-19 en Ecuador, con más de 1.300 casos.

Sin capacidad para enterrar a los muertos 

La emergencia sanitaria obligó al cierre de las funerarias privadas o éstas simplemente limitaron su servicio. Según el Gobierno, el 56% de las 6.000 muertes que se registran en el país en promedio cada mes ocurre en los hogares de las víctimas.

En esos casos, las funerarias privadas acuden a los domicilios, retiran los cuerpos, los visten, maquillan y se encargan de los trámites, pero la crisis desatada por la pandemia del coronavirus dio al traste con esos servicios.

Viviana Olivares, propietaria de la funeraria Olivares, dice que actualmente “solo vendemos los ataúdes y los familiares tienen que venir a retirarlos. Todos los servicios están suspendidos, incluida la formolización” para preservar mejor los cuerpos.

Ocurre porque los trabajadores de las funerarias no quieren tener contacto con los muertos por miedo a contagiarse de coronavirus. Ellos no tienen los trajes de protección especiales que usan los médicos.

Por eso los familiares de los fallecidos, ya sea por Covid-19 o por otra causa, deben hacer la gestión por su cuenta.

Un familiar tiene que llamar al ECU911 y esperar que las camionetas de medicina legal de la Policía, que funcionan para los casos de muertes violentas, acudan al levantamiento del cadáver.

Y es en el ECU911 donde se produce el primer cuello de botella, según Wated. El Estado no tiene la capacidad para suplantar el rol de las funerarias privadas y de atender tantos pedidos.

Si bien la Gobernación del Guayas ha destinado cuatro vehículos de Criminalística para retirar los cuerpos, esto no es suficiente.

Por eso se producen casos de muertos que llevan hasta cinco días en sus casas, ante la preocupación de familiares y vecinos. En otros casos, los fallecidos son colocados en las veredas.

El féretro de un fallecido aguarda por el servicio de funeraria en Guayaquil.

El féretro de un fallecido aguarda por el servicio de funeraria en Guayaquil.  

El comandante de la Policía, Patricio Carrillo, dijo que las funerarias privadas que se nieguen a brindar los servicios, podrían ser sancionadas. Pero hasta ahora el temor al contagio es superior que el miedo a una sanción.

En los cementerios es otra historia 

El COE Nacional dispuso que los cuatro cementerios de Guayaquil atiendan hasta las 17:00. Por el toque de queda estos cerraban antes del mediodía, agravando el trámite de entierro.

Por ello había imágenes de familiares protestando en las afueras de los camposantos, pugnando por conseguir el servicio. La opción de cremar fue la primera orden el Ministerio de Salud para tratar a los fallecidos por Covid-19.

Pero en Guayaquil solo hay tres crematorios: Junta de Beneficencia, Jardines de la Esperanza y Parques de la Paz. Todos colapsaron ante la demanda, porque solo pueden llevar a cabo 24 cremaciones al día.

Ahora el ministerio cambió de disposición e indicó que los cuerpos pueden ser sepultados. En una entrevista a la cadena BBC, el comandante de la Armada Darwin Jarrín, a cargo de la militarización en Guayaquil, aseguró que hasta el 2 de abril todos los fallecidos serán enterrados.

Noticias relacionadas