La diabetes es una enfermedad costosa que cambia el estilo de vida de quienes la padecen

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

11 Jul - 0:05

Xavier Carrea sufre de diabetes desde 2016. Debe medir su nivel de glucosa una vez al día. - Foto: Jonathan Machado / Primicias

La diabetes es una enfermedad costosa que cambia el estilo de vida de quienes la padecen

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

11 Jul - 15:01

Los medicamentos para combatir la diabetes están gravados con IVA. Los pacientes reclaman por los costos y esperan que el Gobierno retire los impuestos sobre estas medicinas.

Frustración y miedo. Son los primeros sentimientos que experimentan las personas cuando se enteran de que tienen diabetes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 425 millones de personas batallan en el mundo entero con esta enfermedad.

Además, la diabetes es responsable por unas cuatro millones de muertes cada año. 

A pesar de estas cifras, el sistema de salud público ecuatoriano no tiene un registro de cuántas personas padecen diabetes en Ecuador.

Los únicos datos existentes indican que en 2018 se detectaron 34.597 nuevos casos.

  • La diabetes puede matar

    Xavier Carrera narra cómo se enteró que padecía diabetes y cómo cambió su dieta para combatir la enfermedad.

  • Consejos para prevenirla

    No consumir demasiada azúcar, ni alimentos procesados, ni bebidas de cola y hacer ejercicio son los principales consejos para tener una vida saludable.

De esta cifra, el 98,18% padece diabetes tipo 2, cuyas causas son el sobrepeso y la obesidad, es decir, los malos hábitos alimenticios.

Xavier Carrera se enteró que tenía diabetes tipo 2 el 20 de diciembre de 2016.

Dos días atrás estuvo a punto de sufrir un coma diabético porque su glucosa estaba en 400 miligramos (mg) por cada decilitro de sangre, cuando lo normal es que no supere los 100 mg.

Desde ese día su vida cambió. Atrás quedaron la comida chatarra, los postres y las bebidas azucaradas. Las ensaladas y el agua pasaron a ser parte de su dieta diaria.

El cuidado en la comida es fundamental para que las personas diabéticas se estabilicen, dice Freddy Villao, médico especialista en esa enfermedad.

Javier (nombre protegido) padece diabetes tipo 1, que generalmente se presenta en niños y jóvenes por insuficiencia de la hormona conocida como insulina, que controla los niveles de azúcar en la sangre.

Desde los 21 años fue diagnosticado con diabetes. A pesar de que ya lleva nueve años con la enfermedad, todavía no se acostumbra a la dieta sana ni a tener que inyectarse insulina tres veces al día.

Una dieta alimenticia cuidadosa y mucha disciplina son necesarios para evitar un coma diabético.

Él reconoce que no ha sido responsable con su salud. Dice que, debido a su falta de disciplina a la hora de comer, ha estado al borde del coma diabético en cuatro ocasiones.

No me cuido. Es muy difícil hacerlo y más aún cuando eres joven“, se lamenta Javier.

Él relata que uno de los mayores problemas que tienen los pacientes diabéticos es el costo de las medicinas.

“Yo necesito más de USD 100 mensuales para comprar insulina, jeringas y las bandas reactivas para medir mi nivel de glucosa, eso sin contar con los exámenes que debo hacerme dependiendo el pedido del especialista”, agrega.

En esto concuerda Patricio Ñaupar, quien vive con la enfermedad desde los 45 años.

A pesar que la fundación Úlcera del Pie Diabético le entrega gratuitamente los medicamentos, dice que gasta más de USD 120 en los exámenes médicos trimestrales en el hospital Eugenio Espejo, de Quito.

“Además, como vivo en El Empalme (Guayas), gasto en transporte y alimentación cada vez que viajo a Quito para que la enfermedad esté controlada”.

El pie diabético puede derivar en la amputación de un dedo o de toda la extremidad, si no se toman los medicamentos adecuados.

A sus 62 años recuerda que en 2014 estuvo a punto de perder su pie izquierdo, cuando pisó una tachuela.

Ese accidente derivó en el problema conocido como ‘pie diabético’: una úlcera que crece en la planta y que puede terminar en una amputación.

Gracias a que el Hospital del Seguro Social Carlos Andrade Marín le suministró inyecciones de heberprot, una medicina que ayuda a la cicatrización y restauración de los tejidos, pudo controlar la infección a tiempo.

Ñaupar dice que el sistema de salud público ya no entrega el medicamento, por lo que tuvo que acudir a la fundación Úlcera del Pie Diabético.

Miguel Jácome, representante de la fundación, añade que han emprendido una campaña para que las medicinas que necesitan los pacientes diabéticos ingresen al cuadro básico de medicamentos del sistema público.

Pero las autoridades aún no les han abierto las puertas para escuchar su solicitud.

Medicamentos, la barrera para combatir la diabetes

Insulina, metformina, heberprot, tiras reactivas, bombas y glucómetros son algunos de los medicamentos e insumos que las personas diabéticas deben utilizar diariamente.

El asambleísta de Alianza País, Esteban Albornoz, dice que desde noviembre de 2017 solicitó al Pleno de la Asamblea que se retire el impuesto al valor agregado (IVA) a los medicamentos e insumos que utilizan los pacientes diabéticos.

“En Ecuador, las medicinas para combatir la diabetes cuestan el doble o triple de los precios que hay en Colombia o Perú”, se queja Albornoz.

Albornoz espera que en agosto de 2019, las autoridades del Ministerio de Salud Pública y del Servicio de Rentas Internas comparezcan a la Comisión de Salud para que expliquen las razones por las que estos productos tienen IVA.

Miguel Jácome, representante de la fundación Úlcera del Pie Diabético, dice que es urgente que el heberprot se incluya en el cuadro de medicamentos básicos del Ministerio de Salud (MSP).

Alrededor de 10.000 pacientes viven con pie diabético en Ecuador.

Lo pide a nombre de los 10.000 pacientes que conoce que tienen pie diabético.

Xavier Carrera fue diagnosticado con diabetes en 2016. Durante los primeros tres meses acudía a su médico privado con el que gastaba USD 60 de la consulta más USD 100 en medicinas.

Ahora acude cada tres meses a la cita de control en el Hospital Carlos Andrade Marín.

Carrera reconoce que es difícil conseguir esta cita, pero no tiene otra opción.

Noticias relacionadas