Quito lleva la delantera en ciudades resilientes de Ecuador

Sociedad

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

20 Nov 2022 - 5:29

Minga de limpieza en el sector de La Gasca, en Quito, tras el aluvión de febrero de 2022 que dejó 28 fallecidos. La capital fue reconocida como ciudad nodo resiliente. - Foto: API

Quito lleva la delantera en ciudades resilientes de Ecuador

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

20 Nov 2022 - 5:29

En total, 35 localidades del país, 33 de ellas cantones, se inscribieron a la iniciativa ‘Desarrollando Ciudades Resilientes 2030’ de la ONU. Este reconocimiento les permitirá acceder a recursos y programas de cooperación internacional.

Resiliencia es la capacidad para adaptarse a una situación adversa. Esa es la fortaleza que la Organización de Naciones Unidas (ONU) busca construir en los países, a través de su iniciativa ‘Desarrollando Ciudades Resilientes 2030′ o MCR2030.

El lanzamiento de la propuesta en Ecuador se realizó el 11 de noviembre de 2022 con autoridades de la Cancillería y del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR).

Ese día, 35 localidades del país quedaron formalmente inscritas. Entre ellas, 33 municipios, una prefectura y una parroquia de Latacunga:

  • Municipalidades: Quito, Espejo, Pimampiro, Mira, Ibarra, Tulcán, Antonio Ante, Latacunga, Salcedo, Pujilí, Ambato, Penipe, Pelileo, Riobamba, Pallatanga, Chunchi, Santa Cruz, Daule, Salinas, El Empalme, Guaranda, Caluma, Guayaquil, San Cristóbal, Santo Domingo, Carlos Julio Arosemena Tola, Durán, Pangua, Alausí, Cumandá, Baños, Babahoyo y Portoviejo.
  • Prefectura de Cotopaxi.
  • GAD Parroquial Mulaló.

Para Cristian Torres, director del SNGR, es necesario trabajar en desarrollar ciudades resilientes, debido a los niveles de vulnerabilidad y exposición a diferentes amenazas.

“Con esto contribuimos al desarrollo del país, puesto que las amenazas en algún momento se materializarán y deberemos estar preparados para responder”, señaló a PRIMICIAS.

A esto le sumamos, dijo, los efectos del cambio climático, que nos obliga a adaptarnos a las situaciones climáticas extremas que podríamos atravesar.

Mediante esta iniciativa, Naciones Unidas apunta a fortalecer capacidades locales en tres etapas: comprender, planificar e implementar.

Según la ONU, el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas. Solo en América Latina y el Caribe, la región más urbanizada del mundo, el 81% de su población habita estas áreas.

“Ese crecimiento acelerado no ha ido acompañado de procesos adecuados de planificación y existe una expansión de asentamientos en zonas de riesgo. De allí la importancia de desarrollar la resiliencia y estrategias de reducción y gestión de riesgos“, manifestó a PRIMICIAS Nahuel Arenas, jefe de la Oficina Regional para las Américas y el Caribe.

En este proceso, Quito lleva ventaja y está camino a convertirse en una ciudad nodo resiliente. Es decir, que su experiencia servirá como ejemplo al resto de territorios nacionales.

Su experticia data de 2017, cuando participó en la iniciativa 100 Ciudades Resilientes (100RC), de la Fundación Rockefeller.

Sylvana Lara, directora subrogante Metropolitana de Gestión de Riesgos de Quito, manifestó que gracias a ese programa se pudieron identificar amenazas o eventos intensivos y extensivos.

Entre los intensivos o recurrentes, constan inundaciones y movimientos de masa. Y los extensivos van desde sismos, hundimientos hasta erupciones volcánicas.

“El aluvión del sector de La Gasca, de enero de 2022, que dejó 28 fallecidos, sirvió para detectar debilidades y puntos a fortalecer”, sostuvo a PRIMICIAS.

Al momento, la capital cuenta con 22 comités de gestión de riesgos, en barrios como Santa Isabel, Valle del sur, Santa Clara del Común, entre otros.

“Estamos trabajando en prevención para reaccionar de forma anticipada. Lo hacemos a través del fortalecimiento institucional, trabajo comunitario y desarrollando la parte tecnológica de los sistemas de alerta temprana”, detalló.

Esto incluye la implementación de sirenas conectadas, mensajes de texto vía celulares y megáfonos. La preparación ante el aumento de la actividad del volcán Cotopaxi concentra los esfuerzos actuales.

Con esta experiencia, Quito asesorará a 20 de las 35 localidades inscritas en el programa de la ONU.

Programas internacionales para las ciudades resilientes

La ONU lanzó en 2022 esta iniciativa, pero aclara que una ciudad no se convierte resiliente al inscribirse.

“Las ciudades miembros de MCR2030 se comprometen con el desarrollo constante de la resiliencia. Este es el único requisito para integrar la iniciativa. No podemos dejar a ninguna ciudad por detrás en esta tarea”, agregó Arenas.

Las ciudades que cuentan con una estrategia y un plan local de resiliencia acceden a programas de financiamiento que brindan las organizaciones socias de la iniciativa.

“Construir un plan de acción es el primer paso para que una ciudad pueda buscar financiamiento. Es necesario saber lo que se va a financiar”, insistió.

Precisamente, Quito tiene actualmente varios convenios de cooperación internacional. Con Japón, por ejemplo, suscribieron un convenio en julio de 2021 para elaboración de un mapa de riesgos sobre movimientos en masa y sistemas de alerta temprana.

Además, para estrategias en el plan de uso y gestión de suelo. El acuerdo, por cuatro años, asciende a USD 5 millones, presupuesto japonés invertido en tecnología, conocimiento y desarrollo de estrategia.

En marzo de 2022 terminó un convenio con Italia, en proceso de renovación, sobre gobernanza y propuestas para fortalecer la ordenanza del Sistema Metropolitano de Gestión de Riesgos.

Actualmente, la Alcaldía cuenta con el plan ‘Responde Quito’, enfocado en la respuesta y la recuperación frente a emergencias y desastres. Para el 24 de noviembre próximo, está previsto un simulacro de sismo de 5,1 de magnitud.

Para que una localidad se beneficie con estos recursos, debe certificar previamente que no tiene capacidad técnica para acceder a financiamientos.

En América Latina y el Caribe, MCR2030 cuenta con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). También la Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI).

Además de financiamiento, las ciudades resilientes dispondrán de herramientas tecnológicas, como el Quick Risk Estimation Tool o el Scorecard, que servirá para autoevaluar sus capacidades ante desastres.

A la iniciativa de Naciones Unidas se han inscrito 1.464 ciudades a escala mundial, 696 están en 13 países de América, desde México hasta Argentina.

En total, la ONU suma 17 ciudades nodo resilientes, de las cuales cuatro están en Latinoamérica: México D. F., Medellín (Colombia), Campinas y Recife (Brasil).

Noticias relacionadas