Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

3 Abr 2021 - 0:05

Dos enfermeras durante sus actividades en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Quito Sur, el 28 de agosto de 2020. - Foto: Hospital Quito Sur

Patricio Rojas: Si más personas se infectan, pueden aparecer más variantes de Covid-19

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

3 Abr 2021 - 0:05

Luego de un año de pandemia, el mundo vive una combinación peligrosa: la aparición de nuevas variantes y la falta de prevención.

En el noveno programa de Hable con el experto, de PRIMICIAS, el investigador de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), Patricio Rojas, explica los efectos de las nuevas variantes de Covid-19 en Ecuador.

El científico detalla cuáles son las variantes del virus detectadas hasta ahora, sus características y las formas de frenar la expansión.

¿Cómo se producen las variantes del SARS-CoV-2?

La mutación de los virus es un proceso natural, que ocurre con todos los organismos biológicos.

El coronavirus es un virus RNA, que puede mutar, pero a diferencia de otros similares, su genoma es bastante más grande. 

Y tiene una proteína que le ayuda a hacer correcciones cuando el material genético se copia. Su oportunidad de hacer mutaciones es reducida en comparación a otros virus. 

Las variantes aparecen porque la pandemia en muchos sitios no está controlada como ocurre en Ecuador.

Además, se están infectando miles de personas en todo el mundo simultáneamente cada día. 

Eso es preocupante, porque mientras aumenta la posibilidad de infecciones a más personas, mayor es la probabilidad de que aparezcan mutaciones. La gran mayoría de las mutaciones no van a cambiar en nada al virus.

Normalmente, los organismos de las personas eliminarían el virus en unos días de 10 a 14 días. Pero cuando comienzan a infectarse personas en donde el virus podría tener una permanencia más allá de lo habitual, por ejemplo, personas con inmunosupresión, el virus tiene la oportunidad de crear mutaciones. 

“Esto es un proceso natural del virus. Solo si nosotros frenamos la transmisión, la oportunidad de que aparezcan estas variantes se reduce drásticamente”.

Patricio Rojas, médico investigador.

Con las vacunas damos una ventaja a que puedan generar su efecto que es la inmunidad de rebaño. 

¿Cuáles son las características de estas variantes?

La variante B.1.1.7 es sobre la que más datos tenemos. Fue detectada por primera vez en Gran Bretaña, y es mucho más transmisible. Entre un 50 a 70% más contagiosa que las variantes previas.

También tiene una mayor mortalidad, hasta un 30 y 60% más. Ventajosamente, la mayoría de las vacunas que estamos utilizando, si bien se reduce un poco la eficacia; siguen funcionando bastante bien contra el virus. 

La variante de Nueva York, que ha sido detectada ya en Guayaquil, no en Quito, todavía se está estudiando.

Estos estudios demoran y no se hacen aquí en el país, porque requieren manejar el virus en el laboratorio. Para eso se necesita un laboratorio especializado, que no hay en el país. Así que disponemos de lo que venga de afuera. 

Con la variante B.1.351, detectada por primera vez en Sudáfrica, todavía no sabemos si es más transmisible, pero definitivamente la eficacia de algunas vacunas es muy mala. 

Por ejemplo, por eso se suspendió la vacuna de AstraZeneca en Sudáfrica, porque no prevenía la enfermedad en las personas que se vacunaban. 

Al parecer con las de Pfizer y Moderna, hay una protección adecuada.

Y con la de Brasil, la P1 y P2, son más transmisibles, pero todavía no se tienen datos respecto a la vacuna. 

Pero ¿qué es lo que tienen en común estas tres variantes? Tienen un mayor grado de transmisibilidad y eso es preocupante. 

Si alguien tuvo Covid-19, ¿puede reinfectarse con una de estas variantes?

Es un escenario probable. Por ejemplo, la variante sudafricana, sabemos que sí hace una evasión al sistema inmune. Así que podría ocurrir que una persona se pueda infectar con una de estas nuevas variantes.

Sabemos que el sistema inmune de las personas responde de forma diferente con infección natural, el tiempo varía de una persona a otra.

Por eso se les pide a las personas que ya han tenido la infección que se sigan cuidando, porque no están completamente inmunizadas.

“La reinfección podría ser más leve, tal vez asintomática, pero el problema es que pueden infectar a los que están en su casa”.

Patricio Rojas, médico investigador.

Un detalle es la infección natural y otro es por la vacuna. Con la vacuna la inmunidad que se genera aparentemente es mucho más fuerte y dura más tiempo.

Hasta ahora se tienen los datos de las personas que llevan seis meses de aplicada la vacuna, y los anticuerpos neutralizantes estaban presentes y en buena cantidad.

En los próximos meses sabremos si la inmunidad se puede mantener por más tiempo, esperemos por lo menos un año.

¿Cuáles son los efectos de las variantes en la pandemia?

Ahora tenemos una combinación de tener nuevas variantes, sumado a que las personas no se cuidan. Esto es un fenómeno en todo el mundo. 

Comienzan a decir que las mascarillas no sirven, o que las medidas de aislamiento no sirven. También piensan que todo esto es una mentira y la gente sigue teniendo reuniones sociales.

Sabíamos que esto iba a pasar, si la gente se expone, más casos en gente joven iban a aparecer.

Algo de lo que no se habla comúnmente, es que si bien pueden salvarse, tienen consecuencias que duran varios meses. Es lo que se llama Covid-19 crónico, que ya se ha reportado en varios países y Ecuador no es una excepción.

¿Cómo frenamos la expansión de las variantes? 

Solo es posible con las medidas de bioseguridad. La primera es la mascarilla, que no es solo ponérsela, sino que debe formar un sello alrededor de la nariz, y boca. 

Los virus están en gotículas, pequeñas, grandes, en aerosoles y la mascarilla justamente lo que hace es hacer de filtro. Si no puedo asegurarla bien, entonces uso dos mascarillas.

El siguiente punto, son los ambientes cerrados, mal ventilados, donde me podría confiar y quitar la mascarilla y compartir ese ambiente con otras personas. Ahí es un gran riesgo. 

En espacios cerrados, puedo tener la mascarilla bien puesta, mantener la distancia, pero probablemente eso no sea suficiente si yo voy a permanecer mucho tiempo en ese lugar.

Hay que mejorar la ventilación, abrir ventanas y puertas. Si eso no es posible, hay que tratar de utilizar filtros de alta eficiencia para despejar el aire. 

Se requieren realizar las actividades al aire libre. Que la mayoría de las personas que puedan hagan teletrabajo y eviten ir a las oficinas. 

Otro gran riesgo son las personas asintomáticas o incluso las presintomáticas; es decir, antes de desarrollar los síntomas ya pueden transmitir.

Y esa persona puede sentirse sana, no tose, no tiene temperatura, no siente nada, pero puede transmitir el virus. 

Noticias relacionadas