Lucha sangrienta por el control de los narconegocios y el sicariato se evidencia en cárceles

Cárceles: tierra de nadie

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

17 Jun - 15:34

Un grupo de PPL en el interior de una celda. - Foto: Cortesía Ricardo Camacho

Lucha sangrienta por el control de los narconegocios y el sicariato se evidencia en cárceles

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

17 Jun - 15:34

‘Tierra de nadie’, un calificativo que define a la perfección lo que sucede dentro de los llamados centros de rehabilitación del país, donde los cabecillas de cuatro mafias organizadas libran una lucha a muerte por el control del poder en las cárceles y de los negocios ilegales internos y externos, como el narcotráfico y los asesinatos por encargo.

El cruento asesinato del convicto William Poveda, alias Cubano, que fue acribillado, decapitado e incinerado el 11 de junio de 2019 en el Centro de Privación de Guayaquil, adyacente a la Penitenciaría del Litoral, es consecuencia de la guerra que protagonizan dos bandas: ‘Los Cubanos’ y ‘Los Choneros’.

Esa tarde, los reos del pabellón de la zona denominada “máxima especial” también retuvieron durante varias horas a un grupo de oficiales del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), que habían ingresado al penal con la intención de liberar a El Cubano.

En el sistema carcelario para nadie es desconocida la disputa existente entre bandas que operan desde el interior de las prisiones por el control de sus negocios ilegales, dijo a PRIMICIAS el exsubsecretario de Rehabilitación Social, Ricardo Camacho.

La guerra a muerte entre Choneros y Cubanos tiene en común que las dos bandas están metidas en el negocio del narcotráfico.

Además de las dos bandas, en la disputa también intervienen alias Junior y alias Papelito, cabecillas de otras mafias organizadas que operan en las cárceles ecuatorianas.  

Los Choneros y Los Cubanos participan en negocios de narcotráfico y tendrían nexos con los carteles mexicanos de drogas.

Aparte del tráfico de estupefacientes, Los Choneros, liderados por alias J.L. (un prisionero que está a cerca de graduarse de abogado), participan en actividades de sicariato, según Camacho.

 

Decomiso de droga en Ecuador en 2018

 


 

 

El Cubano, heredero de Gerald

El Cubano fue un hombre de gran poder. En los corrillos de la prisión se comentaba que era el heredero de Washington Prado Álava, alias Gerald, un narcotraficante ecuatoriano que fue capturado en la ciudad colombiana de Ipiales, en abril de 2017.

Gerald fue extraditado a Estados Unidos en diciembre de 2018, donde recibió una condena de 19 años y medio de prisión por enviar a ese país más de 250 toneladas de cocaína entre 2016 y 2017 a través de la ruta del Pacífico.

Alias Gerald aceptó su culpabilidad y se acogió a la figura de cooperación eficaz con la justicia estadounidense.

En Estados Unidos, Gerald también enfrentó cargos por sicariato y tráfico de personas.

Hay bandas pero nadie hace nada

“Desde el primero hasta el último funcionario del sistema de rehabilitación sabe que existen las bandas”, dice Camacho. Las organizaciones criminales estarían plenamente identificadas por la Unidad de Inteligencia Penitenciaria.

La pregunta es ¿por qué no cambia el estado de cosas?

Después del narcotráfico, el tráfico de armas y el tráfico de personas, “trabajar en la cárcel es el cuarto mejor negocio del mundo”, dice Camacho.

Santiago Cuesta, consejero presidencial.

Santiago Cuesta, consejero presidencial. Twitter El Universo

Las cárceles del país son el “epicentro de la criminalidad”, añade Daniel Pontón, catedrático en materias de seguridad del Instituto de Estudios Nacionales (IAEN).

De ahí que el control de esos centros sea vital no solo para los cabecillas de las bandas sino para ciertos funcionarios que lucran con los negocios que se mueven tras las rejas.

Todo se compra y se vende: para evitar un asalto, para respirar durante la permanencia en prisión, para ir al médico e incluso para obtener una de las celdas con mejores condiciones se paga, dice el investigador.

En esto está involucrado cierto personal administrativo corrupto.

El control es vital no solo para los cabecillas sino para ciertos funcionarios corruptos que lucran de los negocios.

Ante la ausencia del Estado no resulta extraña la violencia, un problema que ya es de vieja data. En el año 2000 hubo una revuelta de presos que dejó 35 muertos en el expenal García Moreno de Quito, recuerda Pontón.

A Pontón le extraña que todos los episodios violentos ocurridos casi a semana seguida desde que entró en vigencia del estado de excepción (decretado por el presidente Lenín Moreno el 16 de mayo de 2019) hayan sido registrados en videos que fueron viralizados de inmediato en redes sociales.

Esto apunta, opina Pontón, a provocar una crisis capaz de generar una recomposición de las alianzas entre bandas y funcionarios corruptos. “También hay de los otros, decentes, incorruptibles”, matiza.

Los cambios de autoridades “siempre generan un movimiento de piezas dentro del sistema y reconfiguran las fuerzas del poder y del control”, añade.

Gabinete de Seguridad

El presidente Lenín Moreno se reunió el 13 de junio con su Gabinete de Seguridad en Guayaquil. El cónclave produjo tres decisiones:

  • Carta al Consejo de la Judicatura

    El Ministerio del Interior enviará un comunicado al Consejo de la Judicatura para que las resoluciones de los jueces no se interpongan y no contradigan las decisiones disciplinarias que se adoptan dentro la SNAI que es la entidad que maneja la rehabilitación penitenciaria.

  • Seguridad física en las cárceles

    Conseguir tecnología como cámaras, escáners y elementos de control que permitan prevenir la entrada de armas que luego serán utilizadas en actos de violencia.

  • Reclasificación de las personas privadas de libertad

    Reclasificación de los detenidos, según el grado de peligrosidad, comportamiento y el delito por el que están presos.

La esposa de alias el Cubano dice haber recibido amenazas de muerte.

Cinco guardias controlan pabellones de 800 internos

  • En el Centro Regional de Privación de Libertad hay 4.072 reos. 
  • Son cinco guardias penitenciarios para controlar pabellones de 800 internos.
  • En la Regional hay 140 guías en total.
  • En la Penitenciaria hay 10.000 internos, la capacidad es de 5.000. Tienen 145 guías. 
  • En los pabellones de la Penitenciaría no hay cámaras de vigilancia. Nunca fueron instaladas.
  • La Regional sí tiene cámaras: 400 en total. Tienen un escáner en cada filtro de entrada. Son tres filtros
  • En la Regional tienen una silla de cavidades, donde se sientan los visitantes para revisarles si tienen algún objeto metálico introducido. 
Fernando Carrión: “En Ecuador existen 17 carteles mundiales de droga”

Entrevista

Fernando Carrión: “En Ecuador existen 17 carteles mundiales de droga”

El profesor investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) explica a PRIMICIAS que, a partir de 2001, la distribución y consumo de las drogas cambia en el mundo.

La entrevista completa aquí

Noticias relacionadas