Médicos ecuatorianos vacunados contra el Covid-19 cuentan sus historias

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

28 Dic 2020 - 0:05

De izquierda a derecha, los cuatro médicos que recibieron la dosis de la vacuna: Carolina Vivar, Carolina García, María Elisa Samaniego y Andrés Rivera. - Foto: PRIMICIAS

Médicos ecuatorianos vacunados contra el Covid-19 cuentan sus historias

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

28 Dic 2020 - 15:38

Cuatro médicos, que viven en Estados Unidos, están entre los primeros ecuatorianos que recibieron la vacuna de la farmacéutica Pfizer. Ninguno ha presentado efectos secundarios.

Entre el 15 y el 19 de diciembre de 2020, María Elisa Samaniego, Andrés Rivera, Carolina Vivar y Carolina García recibieron la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 de la farmacéutica Pfizer.

Ellos son cuatro médicos ecuatorianos que residen en Estados Unidos y que se han enfrentado a la pandemia que ya deja más de 80 millones de contagios y 1,7 millones de fallecidos en el mundo.

El proceso -cuentan- duró alrededor de 15 minutos. Y aunque fue gratuito, el Gobierno estadounidense ha decidido que la aplicación de la vacuna no sea obligatoria.

Estos ecuatorianos coinciden en que la lucha contra el Covid-19 ha sido un proceso agotador tanto físico como psicológico.

Pero dicen que la llegada de la vacuna abre la esperanza para evitar un número mayor de casos y de muertes por coronavirus.

En enero de 2021, el Ministerio de Salud ecuatoriano prevé que 50.000 de las vacunas de Pfizer lleguen al país para empezar la aplicación en médicos, en personas de la tercera edad que viven en geriátricos y en sus trabajadores.

A continuación, PRIMICIAS le da a conocer los testimonios de los cuatro médicos.

Una de las primeras

María Elisa Samaniego tiene 28 años y llegó a Estados Unidos en 2018 para estudiar un posgrado en Neurología.

Calcula que fue uno de los primeros ecuatorianos en el mundo en ser vacunada, pues fue inmunizada el 15 de diciembre de 2020. Apenas un día después de que Estados Unidos haya empezado la campaña de vacunación.

Samaniego, quien trabaja en el hospital Spectrum Health, señala que no sintió ningún efecto adverso. “Solo tuve un poco de dolor en el brazo, pero eso es algo que ocurre con cualquier vacuna”.

La doctora anima a los ecuatorianos reciban la vacuna, ya que “las investigaciones han demostrado que las personas que desarrollan efectos secundarios son muy pocas“.

Y aunque la vacuna no es obligatoria, recomienda colocársela porque es la principal herramienta para frenar el avance de la enfermedad.

“Hubo sensación de nerviosismo”

A las 11:00 del 19 de diciembre de 2020, Andrés Rivera llegó al Elmhurst Hospital de Nueva York, uno de los que ha recibido la mayor cantidad de pacientes de Covid-19 en Estados Unidos. Fue allí donde se colocó la primera dosis de la vacuna.

Luego de que le recordaran que su aplicación no es obligatoria, Rivera, de 28 años, fue vacunado en el hombro derecho.

El estudiante de Pediatría recuerda que únicamente sintió dolor en el brazo durante el día que recibió la vacuna. “Me monitorearon en una sala durante 20 minutos antes de continuar con mis labores normales”.

Agrega que no sintió frío a pesar de que los frascos que contienen las dosis deben permanecer a menos 70 grados Celsius.

El médico debe estar atento ante la posible aparición de algún efecto secundario. Si eso ocurriera debe comunicarse inmediatamente con el hospital para recibir atención urgente.

Rivera, quien llegó a Estados Unidos en julio de 2020, recibirá la segunda dosis el 9 de enero de 2021, a las 10:00.

Seguimiento diario

Las neurólogas Carolina Vivar y Carolina García también recibieron la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos. Vivar lo hizo el 18 de diciembre de 2020 y García, un día después.

Vivar, de 36 años, dice que el hospital Strong Memorial (Nueva York), en el que trabaja desde hace seis meses, le envía todos los días un formulario para monitorear su estado de salud e identificar algún posible efecto secundario.

Para ella, la vacuna es una señal de esperanza, pues hasta antes de su desarrollo “cada día de servicio se había convertido en momentos de terror”.

“El día que me notificaron que estaría en el primer grupo que recibiría la vacuna sentí alivio, esperanza y me sentí privilegiada”.

Carolina Vivar

“El día de la vacunación fue un día lleno de emociones indescriptibles. En el hospital entero se sentía un ambiente de alegría y de celebración que no había visto antes”, dice Vivar, quien recibirá la segunda dosis el 8 de enero de 2021.

García, al igual que Vivar, debe llenar un formulario diario en el que puede dar a conocer si ha desarrollado un efecto secundario. Esta disposición la recibió mientras era vacunada en la clínica Brain Health Center de Atlanta.

“Solo sentí dolor en el brazo izquierdo. Es una sensación como la que se siente con cualquier otra vacuna. Es un proceso rápido y normal”, señala.

García, de 35 años, recibirá la siguiente dosis recomendada el 9 de enero de 2021.

Noticias relacionadas