Cada alcalde se inventa una nueva imagen para Quito

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

6 Ago - 19:44

Los alcaldes de la capital han cambiado la imagen institucional, según sus gustos. - Foto: cortesía Ministerio de Turismo

Cada alcalde se inventa una nueva imagen para Quito

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

6 Ago - 19:44

Las últimas tres administraciones de la capital han renovado la imagen y el logotipo del Municipio. Los alcaldes buscan dejar su sello para obtener réditos políticos.

El anuncio del reemplazo del logotipo del Metro de Quito es el último capítulo de las modificaciones de la imagen que ha sufrido la ciudad durante las tres últimas administraciones.

Aunque los cambios no iniciaron con esas administraciones, sino han sido una suerte de tradición.

El alcalde Jorge Yunda no tardó en sumarse a esa tendencia, que se replica en todo el país. El 23 de mayo de 2019, apenas con nueve días en funciones, cambió la imagen institucional y el eslogan que manejó Mauricio Rodas.

El nuevo logotipo del Municipio adoptó los colores azul y rojo y la leyenda: ‘Quito grande otra vez’. Un proceso, que según la Alcaldía, no tuvo costo.

Con eso empezó a borrar la huella personal que Rodas se esmeró en dejar en toda la ciudad. No solo en vallas y publicidad, sino en las unidades de trolebús que se sumaron al sistema y en las paradas, que aún lucen los colores de Suma, partido político que auspició su candidatura.

Rodas, a su vez, hizo lo posible por reemplazar la imagen usada por su antecesor, Augusto Barrera, quien utilizó los colores rojo y azul de la bandera quiteña.

Cambió también el nombre: ‘Quito, Distrito Metropolitano’ por ‘Quito, Alcadía’.

Barrera hizo lo propio con la imagen institucional empleada por Paco Moncayo, quien usaba: ‘Quito, Alcaldía Metropolitana’ con colores blanco y rojo.

Cambios cosméticos y sin incidencia

Andrés Seminario, experto en marketing político, explica que se trata de “cambios ‘cosméticos’ que no aportan al desarrollo de la ciudad y no tienen incidencia en mejorar su administración”.

El experto cree que se debería trabajar en la construcción de una imagen en la que participen los actores que forman Quito: ciudadanos, turistas, empresarios y autoridades. Eso con el objetivo de recoger las características más importantes de Quito y proyectarla a largo plazo.

Luis Pástor, CEO de Advance Consultora, afirma que las autoridades ecuatorianas confunden la marca de su administración con la marca ciudad.

“Medellín, París o Barcelona han construido y posicionado marcas representativas que trascienden lo que las autoridades de turno hacen en sus administraciones”.

“Los alcaldes o prefectos aspiran a dejar su sello personal sin caer en cuenta que la ciudad es la que se debe posicionar al interior y exterior del país”, apunta Pastor.

Los dos especialistas concuerdan en que las autoridades son las más beneficiadas de estos procesos porque pueden mostrarlos como logros al momento de rendir cuentas de su labores o cuando terminan sus períodos.

El concejal por la Izquierda Democrática, Bernardo Abad, dice que los cambios en la imagen municipal se han dado por las diferentes ideologías políticas que han tenido los alcaldes.

Esto ha ocasionado que cada autoridad implemente su propia visión de ciudad en los logotipos y eslóganes. “Lo que se debe hacer es crear una imagen que perdure en el tiempo y que represente la esencia de la capital”.

Abad dice que propondrá el siguiente manejo de imagen para el transporte público de Quito:

Las redes sociales también son parte del cambio de imagen

 

El cambio de imagen que la alcaldía de Jorge Yunda llevó a cabo fue adaptado a la imagen de todas las instituciones que dependen del Municipio.

Andrés Sotomayor, experto en redes sociales, dice que en la actualidad la comunicación es un proceso integral en que todas sus aristas deben estar conectadas: redes sociales, comunicación interna y relaciones públicas.

Para él es importante que una institución o empresa establezca una imagen fuerte para consolidarse ante su públicos internos pero, sobre todo, ante sus clientes o, en el caso de una Alcaldía, ante la ciudadanía.

Sotomayor agrega que “cuando la comunicación es integral, los mensajes llegan con claridad, lo que se traduce en réditos políticos“.

Noticias relacionadas