Reina de Guayaquil, un concurso que se resiste a morir

Sociedad

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

6 Sep 2019 - 0:02

Las 16 candidatas a Reina de Guayaquil posan junto a la corona que una de ellas ganará. La elección será este sábado 7 de septiembre. - Foto: Cortesía

Reina de Guayaquil, un concurso que se resiste a morir

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

8 Sep 2019 - 19:04

La nueva soberana se elige este sábado 7 de septiembre entre 16 candidatas. La Virreina actual defiende el certamen indicando que les abre las puertas para la labor social. Mientras que una feminista guayaquileña asegura que poner a competir a mujeres por sus atributos físicos es una forma de violencia.

La primera Reina de Guayaquil fue escogida en 1919, por lo que es el concurso de belleza más antiguo del país. Se suspendió temporalmente hasta 1956 y desde entonces se realiza anualmente justo antes de las fiestas de independencia de la ciudad, celebradas en octubre.

Tras la decisión del Municipio de Quito de eliminar el aporte financiero al reinado, otros cabildos analizaron el tema. Otavalo, Latacunga y Loja se sumaron a la tendencia, algo que no ocurrió en Guayaquil.

En la ciudad, el reinado sigue tan vigente como en 1919, asegura la virreina actual Sofía Baquerizo. “Más que auspicio económico, lo que recibimos del Municipio es apoyo para realizar nuestra labor social”.

Baquerizo, relacionista pública y modelo de 25 años, cuenta que nunca estuvo de acuerdo con que el concurso Reina de Quito pierda respaldo oficial y deba realizarse de manera independiente.

Quienes se oponen a los concursos de belleza alegan que éstos son una forma de violencia simbólica, porque cosifican a la mujer. Así opina la activista por los derechos humanos, Valeska Chiriboga.

“La idea de poner a mujeres para ser juzgadas por sus atributos físicos es una de las tantas formas de opresión disfrazada de libertad”, expresa Chiriboga.

Dos razones que sostienen el reinado

Para Sofía Baquerizo una de las razones por la que se mantiene el concurso Reina de Guayaquil es el hecho de patrocinar programas de ayuda social.

“Las puertas se abren cuando vamos a una empresa con nuestra cinta de reina, porque esto da credibilidad”, añade Baquerizo, quien en enero de 2019 inició el Proyecto Sueños.

Esta es una iniciativa que gestiona capacitaciones de educación o emprendimiento. La Virreina asegura que tienen más de 3.000 beneficiados.

En Tarifa, parroquia de Samborondón, el Proyecto Sueños imparte clases de fútbol a niños luego de un convenio con la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

La segunda razón por la que el Reinado de Guayaquil continúa es el financiamiento que recibe de la Municipalidad.

Cada año el concurso cuesta alrededor de USD 100.000, y el Cabildo eleva una convocatoria en el portal de Compras Públicas para elegir al organizador.

Además, el Municipio apoya parte de las actividades benéficas de las reinas electas. En junio entregó USD 57.000 para un programa de arte.

Chiriboga sugiere que debería prohibirse el financiamiento de concursos de belleza con fondos públicos porque cae en contradicciones.

“Por un lado la erradicación de la violencia es política de Estado, y por el otro se financia plataformas de violencia simbólica”, dice.

El debate de la Reina “madre” 

Cuando Quito discutió la continuidad del reinado en la ciudad en julio pasado, Chiriboga recuerda que surgió un debate interesante en el país sobre el auspicio de los gobiernos locales para estos concursos.

En Guayaquil, la discusión giró en torno al embarazo de la actual Reina, Karime Borja. Ella estuvo a punto de perder su corona porque el reglamento del certamen impedía que la soberana sea casada y tenga hijos.

La propia alcaldesa Cynthia Viteri, vía ordenanza, cambió la norma y con ello la maternidad o estado civil dejaron de ser requisitos para ser reina.

Lo ocurrido demuestra que en el puerto principal la figura de eliminar a su Reina nunca estuvo en debate.

Para esta Chiriboga, los guayaquileños y ecuatorianos en general se han “acostumbrado” a tener una reina en la ciudad y elegirla en base a atributos y estereotipos físicos.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas