La violencia sexual, una amenaza que no se percibe en su real dimensión

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

9 Jun - 15:28

La violencia sexual, una amenaza que no se percibe en su real dimensión

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

9 Jun - 15:28

El estudio ‘Una mirada profunda al acoso escolar en Ecuador’, elaborado por Unicef y el Ministerio de Educación señala que las principales agresiones que ocurren en los planteles educativos son el ciberacoso, uso de apodos, robo de pertenencias y la difusión de rumores.

En el estudio ‘Una mirada profunda al acoso escolar en Ecuador’, elaborado en 2015 por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef​) y el Ministerio de Educación, no aparecen los delitos sexuales entre estudiantes como una de las causas de violencia escolar.

Un problema que, la organización Rescate Escolar, advierte ahora es una realidad en las aulas. El caso más escandaloso, y que puso el tema en el debate, fue el abuso de 43 niños en la unidad educativa Aampetra.

El informe dice que las agresiones, ciberacoso, uso de apodos, robo de pertenencias y rumores eran los principales tipos de violencia que se habían detectado.

El dato concluyente que generaba mayor preocupación para la Unicef es que “casi el 60% de los estudiantes entre 11 y 18 años ha sido víctima de un acto violento en la escuela. Esto significa que tres de cada cinco estudiantes ha sufrido violencia por parte de sus compañeros”.

El informe también hace una diferencia entre la violencia escolar y el acoso.

Este último significa que el niño o adolescente ha recibido al menos cuatro actos violentos del mismo tipo.

A escala nacional, el acoso escolar afecta al 23% de estudiantes entre 11 y 18 años, es decir que uno de cada cinco estudiantes ha sufrido un acto violento de manera reiterativa.

La violencia sexual debe tomarse en cuenta

Aunque el tema de la violencia sexual no estaba entre esas alertas, se trata de un tema que no se puede ignorar. Oficialmente no existen cifras, pues muchas víctimas no denuncian y otras son ignoradas por sus maestros.

La activista Sybel Martínez, representante de la organización Rescate Escolar, asegura que la violencia escolar ocurre en instituciones educativas públicas y privadas. Ese colectivo que ha denunciado casos violentos en escuelas y colegios.

Ella alerta que los casos de violencia no se llevan a cabo únicamente desde el lado de los docentes o autoridades, “sino que ahora son los estudiantes los que violentan a sus compañeros”.

“Cuando los jóvenes ven que hay impunidad en delitos, la cadena de violencia crece”, dice. “Las escuelas han dejado de ser espacios seguros para los niños”, opina.

Además, relata que en función de los casos que se han hecho públicos se puede inferir que la presencia de redes de trata de personas y pornografía al interior de las escuelas y colegios.

Martínez cree que las escuelas prefieren ocultar los casos de violencia sexual para que el nombre de la institución no se vea afectada. “Esta acción perjudica directamente al niño porque no existe reparación integral”.

La experta reconoce que en Ecuador hay leyes que están orientadas a proteger a los estudiantes. Sin embargo, cree que se deben fortalecer los programas de protección para los estudiantes.

Martínez dice que la falta de protección también se evidencia cuando los estudiantes deben rendir su versión en reiteradas ocasiones.

“Seguimos un caso de violencia sexual en La Maná (Cotopaxi), en donde las niñas recrearon las escenas de sus violaciones más de 15 veces. Esta revictimización genera daños psicológico en las chicas”.

Sybel Martínez

La vocera de Rescate Escolar dice que no se han logrado contabilizar estos casos porque las instituciones educativas ponen trabas para la recolección de información. “No sabemos si el Ministerio de Educación cuenta con este tipo de estadísticas”.

PRIMICIAS solicitó información al Ministerio de Educación, pero hasta el cierre de este reportaje no obtuvo respuesta.

Noticias relacionadas