El trueque, una práctica que resurge durante la crisis sanitaria

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

13 Jun 2020 - 0:03

Michell Luna en uno de sus truques en Guayaquil. - Foto: cortesía

El trueque, una práctica que resurge durante la crisis sanitaria

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

13 Jun 2020 - 10:21

La pérdida de empleo es una de las principales causas para que las personas opten por intercambiar productos y servicios, en un intento por evitar el uso del dinero.

Michell Luna es una abogada guayaquileña de 33 años que durante la crisis sanitaria fue invitada a ser parte de la página de Facebook Trueque Guayaquil.

En esta comunidad, que ya tiene más de 17.000 miembros, se ha revivido una antigua formas de intercambio: el trueque.

Luna dice que aceptó ingresar al grupo porque “vi que se intercambiaban productos atractivos y de buena calidad”. Pronto se volvió en una integrante importante y muy activa.

Se unió el 9 de mayo de 2020 y en apenas un mes ha concretado 117 trueques. Esto es casi cuatro intercambios diarios, por lo que en la comunidad se ganó el sobrenombre de ‘La reina del trueque”.

Incluso creó el hashtag #TRUEQUEExitosomilu en el que publica los trueques que hace en toda la ciudad de Guayaquil.

Luna está orgullosa de los cambios que ha logrado. “Intercambié una máquina de ejercicios elíptica casi nueva por una botella de whisky y dos licras de ejercicios por otro licor”.

También recuerda que obtuvo una mesa de cristal a cambio de una consola de videojuegos, además de plantas por unos zapatos de fútbol y un microscopio antiguo por un parlante.

Dos integrantes de Trueque Guayaquil intercambian productos, el 12 de junio de 2020.

Dos integrantes de Trueque Guayaquil intercambian productos, el 12 de junio de 2020. Facebook Trueque Guayaquil

Luna afirma que los intercambios le han ayudado a redecorar su casa intercambiando productos que no necesita por artículos decorativos.

Espera que al finalizar la pandemia, el trueque se mantenga como una práctica cotidiana de las personas para practicar un tipo de comercio más justo.

Otro miembro de Trueque Guayaquil es Aldo Vivas, quien dedica su tiempo libre al arreglo de computadoras, celulares y otros dispositivos electrónicos.

Debido al confinamiento y a la falta de recursos económicos por la perdida de su empleo se unió Trueque Guayaquil, en donde ha podido concretar 12 intercambios.

Ha obtenido dispositivos de memoria móviles (‘flash memory’) hasta empanadas de queso como forma de pago. Él cree que esto le ha servido para minimizar el impacto de la crisis.

Estos trueques se concretaron gracias a Rebeca Donoso, chef y creadora de Trueque Guayaquil, una iniciativa que nació apenas el 2 de mayo de 2020.

Dice que un intercambio que hizo con una amiga fue motivó la creación de la comunidad. “Necesitaba un cargador para el celular y en esos días ningún local estaba abierto. Mi amiga me lo dio a cambio de un pastel”.

Trueque Guayaquil tienen reglas que sus integrantes deben cumplir para mantener el respeto y la armonía:

  • Ser amable y cordial.
  • Solo se permite intercambios y no ventas.
  • Es necesario subir fotos del bien que se oferta.
  • No se permite el intercambio de animales.
  • Está prohibido el intercambio de sustancias ilegales.
  • No se permite hacer bullying, ni usar lenguaje ofensivo.
  • Las quejas se hacen por interno.

Donoso dice que lo más importante es que las personas puedan suplir una necesidad cubriendo las de otras sin que esto signifique el uso del dinero, “sobre todo en una época en la que más de 200.000 personas han perdido su empleo”.

Espacios de intercambio

Las redes sociales no son los únicos espacios en los que el trueque ha ganado fuerza. También hay colectivos sociales que se dedican a esta práctica.

El Centro Sociocultural El Útero es uno de ellos. Este colectivo quiteño se caracteriza por ofrecer espacios que funcionan como oficinas a cambio de servicios de video o fotografía que promocionen sus actividades.

Su coordinadora, Luz Albán, dice que el trueque se implementó desde el nacimiento del centro, en 2018, pero cree que tras la crisis esta práctica aumentará.

Es por eso que tiene previsto realizar eventos en los que también se intercambien conocimientos. Por ejemplo, dice, “yo soy profesora de danza y puedo recibir clases de guitarra”.

El objetivo, explica, es que el trueque no sirva solo para el intercambio de productos sino de experiencias entre la comunidad.

Una forma de minimizar la crisis

Belén Bustamante y Martina Álvarez crearon la página Trukana en la red social Facebook después de que Álvarez, fotógrafa de profesión, se viera impedida de renovar su marca por la llegada de la pandemia.

Recuerda que conoció a una diseñadora a la que propuso intercambiar sus servicios. Ella le tomaría fotos y recibiría un logo nuevo para su marca.

Trueque de la página de Trukana, el 10 de junio de 2020.

Trueque de la página de Trukana, el 10 de junio de 2020. Facebook Trukana

Con esta experiencia nació la página que ahora tiene más de 18.000 miembros. Al igual que en Trueque Guayaquil está prohibida la venta de productos. Solo se aceptan intercambios.

Bustamante dice que Trukana ha ayudado a minimizar el impacto de la crisis porque “muchas personas no tienen dinero para comprar productos que necesitan, pero sí tienen artículos para intercambiarlos”.

David Morales pertenece a tres grupos en los que el trueque es la herramienta para conseguir y deshacerse de objetos.

Dice que ha intercambiado bienes con más de 50 personas desde que perdió su empleo en medio de la crisis sanitaria. Entre los productos que ha obtenido están: una licuadora, una laptop, una pequeña mesa de madera, videojuegos y un celular.

Noticias relacionadas