Viernes, 21 de junio de 2024

Ribadeneira: "50% de aspirantes a las universidades no consigue cupo"

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

19 Feb 2022 - 0:05

El titular de la Senescyt, Alejandro Ribadeneira, dice que mantiene diálogos con los rectores de las universidades para lograr un incremento del 10% en los cupos.

Autor: Jonathan Machado

Actualizada:

19 Feb 2022 - 0:05

El secretario de la Senescyt, Alejandro Ribadeneira, en su oficina, en noviembre de 2022. - Foto: Senescyt

El titular de la Senescyt, Alejandro Ribadeneira, dice que mantiene diálogos con los rectores de las universidades para lograr un incremento del 10% en los cupos.

Las bajas calificaciones en el examen de acceso a la universidad y la inclinación que tiene la mayoría de estudiantes por carreras 'tradicionales' como Derecho, Medicina y Educación impiden que alrededor de 100.000 bachilleres accedan a la educación superior.

En entrevista con PRIMICIAS, el titular de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), Alejandro Ribadeneria, explica que esa cifra es alta, pues corresponde al 50% de quienes buscan una plaza en las universidades.

Ribadeneria cree que el problema pasa, precisamente, porque los estudiantes limitan sus posibilidades con las carreras tradicionales. Aunque también considera que las universidades deben promocionar de mejor manera sus carreras para llamar la atención de los aspirantes.

Estamos a las puertas de un nuevo proceso de ingreso a las universidades. ¿Cómo está el proceso y cuántos cupos habrá este semestre?

Quiero empezar diciendo que, hace algunas semanas, implementamos un sistema de nivelación para facilitar el ingreso de los aspirantes al sistema de educación superior.

Se trata de una serie de preguntas que les permiten familiarizarse con las que se toman en el examen de ingreso. Hemos tenido una gran acogida: más de 300.000 personas ingresaron a la plataforma y creemos que será de gran ayuda al momento de rendir el test.

Por otra parte, estamos trabajando con las universidades y escuelas politécnicas para conseguir un incremento de los cupos.

En el semestre anterior pasamos de 90.000 cupos a más de 120.000, es decir, un incremento de más del 30%.

Actualmente, estamos en un proceso de diálogo entre la Senescyt y las instituciones de educación superior para tener más cupos porque ya tenemos alrededor de 200.000 estudiantes inscritos para rendir el examen.

¿Cuántas plazas más habrá?

Hay que ver la realidad que tienen las universidades. El hecho de que vayamos a regresar a la presencialidad no implica que no puedan existir algunas carreras semipresenciales o híbridas. Por eso todavía no podemos vislumbrar cuál va a ser el real incremento de cupos que vamos a tener.

Aspiramos a tener un incremento del 10%. Esa sería nuestra aspiración que, sin embargo, está supeditada a la autonomía, a la responsabilidad y a las posibilidades que tiene cada una de las instituciones de educación superior.

¿Este incremento sería en las universidades e institutos privados por su capacidad económica?

Pienso que también habrá más cupos en las instituciones públicas porque hay algunas que han creado nuevas carreras.

La Escuela Politécnica Nacional, por ejemplo, tiene aprobadas dos carreras técnicas tecnológicas superiores que serán lanzadas este semestre.

Lo que tenemos que hacer es promocionar la validez y el prestigio de esas carreras porque hay personas que creen que las carreras técnicas son de menor calidad y eso no es así.

Es necesario que los aspirantes entiendan que esas carreras son buenas porque son de corta duración y permiten una rápida inserción en el mercado laboral.

¿Cuántos estudiantes no pueden ingresar a las universidades?

¿Cuántas carreras se han creado en el último año?

El último dato del que disponemos dice que en el país se crearon 544 carreras entre junio y diciembre de 2021. De esa cifra, 244 fueron en universidades particulares autofinanciadas, 113 en particulares cofinanciadas y 197 en las públicas.

Sin embargo, tenemos que seguir trabajando en facilitar la creación de carreras para que los aspirantes tengan más opciones.

¿Cuáles son las carreras que necesita el país?

La reforma propuesta por el presidente Guillermo Lasso no ha sido tratada en la Asamblea y por eso usted mencionó cambios al Reglamento de la Educación Superior. ¿Qué cambios se harán?

Estamos terminando esos cambios. El día de ayer (viernes 18 de febrero) se terminó la primera revisión de la reforma del Reglamento General de la Ley de Educación Superior para romper algunos candados.

Estos cambios apuntan a que la juventud ecuatoriana pueda tener una carrera que le permita conseguir un empleo.

Actualmente, el Consejo de Educación Superior puede demorarse seis meses en aprobar la creación de una carrera cuando eso debería ser inmediatamente.

Si una universidad abre una carrera es porque ha hecho estudios de factibilidad y pertinencia. Lo que tienen que hacer las autoridades es verificar la calidad de esa carrera cuando se haya implementado y hayan salido una o dos cohortes.

Si la carrera es exitosa, pues continúa y si no lo es, se cierra progresivamente sin perjudicar a los estudiantes.

No creo que exista un Consejo Superior Universitario o un instituto que se atreva a crear una carrera que sabe que no es pertinente o que no tiene la calidad suficiente.

Usted había mencionado que había carreras que deberían cerrarse por su poca demanda. ¿Se van a cerrar?

Hemos hablado de las carreras que han sido menos demandadas en las universidades y en los institutos.

Estamos viendo que en las universidades las carreras más demandadas siguen siendo Derecho, Medicina, Enfermería y Administración.

Pero, hay otras que tienen menos interés, pero que pueden ser interesantes como Gerencia y Liderazgo, Innovación y Emprendimiento.

En el caso de Gerencia y Liderazgo solo tiene un 20% de aceptación en los cupos ofrecidos. ¿Por qué pasa eso? Puede ser que no exista una adecuada promoción de la carrera o que su contenido no sea bueno y, con el actual sistema, no se pueden hacer cambios sobre la marcha.

Con relación al cierre de las carreras, eso es una decisión de las universidades. Ellos deben tomar acciones para que esas carreras tengan mejor prestigio y mayor interés.