Cuatro datos desconocidos del Covid-19 tras dos años de pandemia

Tecnociencia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

17 Ene 2022 - 0:05

Personal médico mientras toma una prueba PCR de detección de coronavirus en el centro de Salud Pichincha Humana, en Quito. - Foto: EFE/José Jácome

Cuatro datos desconocidos del Covid-19 tras dos años de pandemia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

17 Ene 2022 - 0:05

Los científicos aún no han podido responder ciertas interrogantes del Covid-19 como dónde surgió exactamente, o cuál será la siguiente variante del virus.

La aparición del SARS-CoV-2 sorprendió a la comunidad científica en 2020 y pese a que existen vacunas eficaces, hay todavía interrogantes.

Es así que tras dos años de pandemia aún se desconoce dónde y cómo se originó el virus, o la cantidad de partículas que una persona necesita para contagiarse. Tampoco hay respuestas sobre cómo los anticuerpos pueden evitar la infección y cuál ha sido la evolución específica de la enfermedad.

PRIMICIAS consultó con dos expertos para conocer cómo avanza la ciencia en encontrar respuestas para estos cuatro datos aún desconocidos:

El origen del SARS-CoV-2

Existe un sinnúmero de teorías del origen del virus, algunas que apelan a la conspiración y otras aterrizadas a la realidad.

Paúl Cárdenas, director del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), explica que posiblemente nunca se conozca cómo surgió el SARS-CoV-2.

En febrero de 2021, un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a China para investigar el origen y concluyó que el virus, probablemente, surgió de los murciélagos, pero dijeron que se necesitaba estudiar más.

Por su parte, la inteligencia de Estados Unidos reconoció dos teorías sobre la aparición del virus y descartó que se trate de un arma biológica creada.

La primera considera la transmisión de animal a humano y la segunda, pero menos probable, es una fuga de laboratorio.

China ha rechazado la teoría de que el virus se filtró en un accidente de laboratorio.

Diego Simancas, epidemiólogo e investigador de la Universidad UTE, dice que hasta el momento no existe evidencia de que el virus haya sido creado o modificado genéticamente.

Partículas suficientes de contagio

Otra de las grandes preguntas para la comunidad científica es la cantidad de virus necesaria para que una persona se infecte.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) dicen que “no se ha establecido la dosis infecciosa de SARS-CoV-2 necesaria para transmitir la infección“.

Mientras que el epidemiólogo ecuatoriano Simancas asegura que debido a la aparición de las variantes más contagiosas y el tiempo más reducido de exposición, se necesitan pocas partículas para el contagio, aunque no se sabe cuántas.

Por su parte, Cárdenas explica que sí se conoce que el virus se disemina por aerosoles y no solo por transmisión aérea.

“Parece que la cantidad de partículas virales necesarias es mucho menor a la que previamente pensábamos“, agrega.

Además, Cárdenas dice que es complicado saber la dosis infectiva desde que entra por las vías respiratorias.

La única manera de conocer este dato, según Cárdenas es con voluntarios, es decir medir los contagios controlados.

Pero es imposible comparar la infección del virus por las diferentes variantes que existen.

Anticuerpos que evitan la infección

Los investigadores tampoco saben qué cantidad de anticuerpos debe tener una persona para estar protegida contra la enfermedad.

A esto se conoce como correlato de protección, es decir indicadores de que el cuerpo humano se blinda contra la infección.

Según los expertos, es necesario identificar la cantidad mínima de anticuerpos que ofrecen protección para dar una respuesta inmediata a la vacunación.

Cárdenas, de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), recuerda que las vacunas que actualmente previenen complicaciones, aún no logran evitar los contagios.

Evolución del virus

El investigador Cárdenas señala que un punto clave que nunca se logrará identificar es cómo evolucionará el virus.

“Todas las variantes han surgido de manera independiente. Es decir, beta no surgió de alfa, gamma no surgió de beta”, añade.

Por ello, el experto dice que no se puede predecir cuál será la siguiente variante, “pero probablemente se origine en un sitio donde haya poca vacunación”.

Noticias relacionadas