El teléfono móvil es el culpable de la omnipresencia laboral del teletrabajo

Tecnociencia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

17 Jul 2021 - 0:05

Ilustración del uso del teléfono para el teletrabajo. - Foto: Orfaith Rivera

El teléfono móvil es el culpable de la omnipresencia laboral del teletrabajo

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

17 Jul 2021 - 0:32

El 62% de los empleados usa su teléfono para actividades relacionadas con su trabajo fuera de su horario laboral, según un estudio de Google y Qualtrics.

La pandemia de Covid-19, con sus confinamientos y normas de distanciamiento social, obligó a la implementación acelerada del teletrabajo en todo el mundo. Las actividades laborales se tuvieron que acoplar sobre la marcha a ese modelo y el teléfono móvil empezó pronto a ganar protagonismo.

La vida laboral se mezcló con la personal en escenarios y horarios destinados a la vida privada, al ocio y al descanso. Esa ha sido la lógica laboral durante casi un año y medio cuando empezaron los confinamientos en todo el mundo.

Esta realidad fue analizada por la multinacional Google y Qualtrics, una firma que investiga sobre los comportamientos de los usuarios y empresas de tecnología. Esa investigación recopila información de más de 3.000 trabajadores de todo el mundo.

Según el estudio, el 34% de los empleados admitió que no puedo resistirse a revisar notificaciones relacionadas con el trabajo fuera del horario de oficina; y al revés, el 29% se preocupó de notificaciones personales en horarios laborales.

Entre los principales pretextos de los trabajadores para no desconectarse de la oficina en horarios familiares destaca la revisión de mensajes, llamadas o correos electrónicos importantes. Seis de cada 10 encuestados justificaron la falta de desconexión con ese argumento.

Omnipresencia laboral

El informe de Google y Qualtrics dice que el 62% de los empleados usa su teléfono móvil para actividades de trabajo fuera de su horario laboral. A estos se suma que la penetración móvil en el mundo alcanzó el 78,05% en 2020, según datos de Statista.

Los momentos más habituales para conectarse a tareas laborales son la hora de levantarse y la de acostarse, el fin de semana o incluso en vacaciones.

El estudio detalla que esta conexión constante tiene que ver con el denominado síndrome Fomo (Fear of missing out) o miedo a perderse algo, que hace referencia a la incapacidad de desconectarse de la vida laboral aun estando en casa.

Las personas que padecen Fomo creen que tener disponibilidad y estar pendientes del trabajo las 24 horas del día los hace más productivos y reconocidos en su empresa.

Noticias relacionadas