Las pantallas de celulares, computadoras y televisores pueden dañar su vista

Tecnología

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

6 Ago - 19:52

La excesiva exposición a la luz azul afecta la visión - Foto: Pixabay

Las pantallas de celulares, computadoras y televisores pueden dañar su vista

Autor:

Valentina Rodríguez

Actualizada:

6 Ago - 19:52

Según un estudio de The Vision Council, las personas pasan más de ocho horas al día expuestas a pantallas de computadora, luces LED, celulares y pantallas que emiten luz azul. Este tipo de luminosidad ocasiona daños que van desde cansancio visual hasta degeneración macular.

La luz que puede percibir el ojo humano está conformada por por rayos rojos, naranjas, amarillos, verdes y azules. Estos últimos provienen del sol y de fuentes artificiales, como bombillas LED y pantallas de tabletas, televisores, ordenadores o celulares.

Estos rayos son lo que se conoce como luz azul y se han convertido en una fuente de preocupación para la salud visual. Esto por el auge de la pantallas y su presencia en las rutinas laborales y personales de la modernidad.

Según expertos de la organización The Vision Council, la exposición a las pantallas electrónicas y a la luz LED es mayor a la que se recibe de la luz solar.

Según un estudio de The Vision Council:

  • El 30% de los adultos pasan nueve horas diarias o más delante de un dispositivo digital.
  • Uno de cada cuatro niños pasa tres horas diarias o más frente a pantallas.
  • Los adultos admiten mirar sus teléfonos unas 100 veces al día.

El estudio concluye que es necesario tomar precauciones ya que la luz azul de esos aparatos puede producir diferentes efectos que impactan en la visión. Sensación de agotamiento, cansancio visual, cataratas y degeneración de las células retinales, son algunos de esos efectos.

¿Por qué causa daño?

Alrededor del 25% de la luz visible es de color azul, pero no todos los rayos azulados son perjudiciales para la salud. Su potencial de peligro depende de la longitud de las ondas.

Mientras la longitud de onda es mas corta, requiere más energía y por lo tanto es más dañina. Así, la luz azul tiene una longitud de entre 380 y 500 nanómetros, mientras que la roja alcanza los 750 nanómetros y es la menos riesgosa.

  • La luz azul-morada o azul-violeta tiene la longitud de onda más corta y por eso es la que tiene más energía. La exposición a esta luz puede ocasionar: fatiga, estrés visual y la aparición precoz de la degeneración macular, una de las principales causas de ceguera en el mundo y habitualmente asociada a la edad.
  • La luz azul-turquesa no tiene tanta energía y trae importantes beneficios para la salud. Se encarga de regular los ciclos de sueño y vigilia, la temperatura corporal, los procesos cognitivos y de memoria. Está relacionada con un mecanismo de protección natural de la retina que protege a los ojos frente al exceso de luz, además contribuye a la agudeza visual.

¿Cómo afecta la luz azul?

Las fuentes de luz azul artificial son las más nocivas para los ojos. Los LED y las pantallas tienen un porcentaje mucho más alto de luz azul que las fuentes naturales, esto ocasiona problemas severos en los ojos y la visión si existe una exposición prolongada.

Según Carla Aguirre, coordinadora de optometría de Óptica Los Andes, algunos de los problemas más habituales causados por la luz azul son:

  • Daño en la retina: afecta a las células de la mácula, un tejido sensible a la luz situado en el fondo del ojo. Dichas células no tienen capacidad de regeneración, por lo que puede provocar ceguera a largo plazo.
  • Degeneración macular: aunque este trastorno se asocia al envejecimiento, está apareciendo en personas cada vez más jóvenes, debido al uso excesivo de dispositivos con pantallas.
  • Síndrome visual informático: los síntomas son: dolor de cabeza, insomnio, fatiga visual, estrés visual e irritación en los ojos. Se produce cuando se tiene que ver en condiciones de poca o mucha luz y si se requiere enfocar durante mucho tiempo la vista.
  • Alteración de los ritmos circadianos: este es un trastorno asociado con el sueño. La luz emitida por las pantallas reduce la producción de una hormona que da la señal de ir a dormir. Ocasiona dificultad para conciliar el sueño.

Consejos para cuidarse 

  1. Colocar los ojos a una distancia adecuada de los dispositivos con pantalla. La computadora debe ubicarse a 63 centímetros, la tableta a 28 centímetros y los ‘smartphone’ a 23 centímetros.
  2. Respetar la regla 20-20-20. Es decir que cada 20 minutos de trabajo frente a una pantalla se debe descansar 20 segundos observando a 20 pies (seis metros) de distancia.
  3. Usar filtros de luz azul. Estos retienen 20% de la luz azul-violeta, que es perjudicial, pero dejan pasar luz azul-turquesa, beneficiosa para la salud.
  4. Usar lagrimas artificiales si se siente los ojos resecos, irritados o duele parpadear. Es necesario que estas sean recetadas por un especialista.
Noticias relacionadas