Los “robots asesinos” suman detractores entre países y ONG

Tecnología

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

22 Oct - 0:03

Colectivo frente a la sede de Naciones Unidas en Nueva York durante la Asamblea General en 2018. - Foto: Human Rights Watch

Los “robots asesinos” suman detractores entre países y ONG

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

22 Oct - 0:03

Una campaña internacional, impulsada por 130 organizaciones no gubernamentales y apoyada por decenas de países, llevó a la ONU una petición para que se negocie un tratado que prohíba los llamados “robots asesinos”, armas autónomas capaces de operar sin instrucciones humanas.

Para estas organizaciones, la falta de respuesta por parte de la comunidad internacional está permitiendo que empresas tecnológicas y un pequeño grupo de países avancen sin obstáculos en el desarrollo de estos “robots asesinos”.

“Creemos que pasan del umbral de lo aceptable y, por eso, deben ser prohibidas”, explicó en una conferencia de prensa la coordinadora de la campaña, Mary Wareham, de Human Rights Watch (HRW).

Aunque los países de la ONU discuten el asunto desde hace años en Ginebra, hasta el momento no hay ningún tipo de regulación.

Según HRW, hasta ahora, 29 han pedido han pedido explícitamente la prohibición de los robots asesinos: Argelia, Argentina, Austria, Bolivia, Brasil, Chile, China (solo el uso), Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Egipto, Ghana, Guatemala, Irak, Jordania, México, Marruecos, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú, el Estado de Palestina, Uganda, el Vaticano, Venezuela, Yibuti y Zimbabue.

La nueva campaña busca impulsar un tratado que prohíba estas armas y ve necesario aumentar la presión sobre los Gobiernos para que accedan.

“La gran mayoría de países quiere avanzar y lanzar las negociaciones, pero están siendo frenados por los países (…) que van mas avanzados”

Mary Wareham, coordinadora de la campaña.

Los más “problemáticos”, aseguró, son Rusia y Estados Unidos. También están invirtiendo en “robots asesinos” naciones como China, Corea del Sur, Israel y, pendiente de confirmarse, Turquía e Irán.

Las armas autónomas se definen como sistemas capaces de seleccionar objetivos y decidir cuándo lanzar un ataque por sí mismos, sin intervención de un humano.

“Permitir que máquinas, en teoría a través de algoritmos, decidan qué es un objetivo y atacarlo es una de las enormes razones por las que consideramos que cruzan un rubicón y son extremadamente poco éticas e inmorales”.

Jody Williams, Premio Nobel de la Paz 1997.

En los últimos días, los responsables de la campaña que llegó a la ONU han llevado su mensaje a las oficinas de varias empresas tecnológicas como Microsoft o Amazon.

Dentro de la industria, gigantes como Google se han distanciado de este tipo de productos y figuras como Elon Musk, el fundador de Tesla, han llamado en más de una ocasión a prohibir los “robots asesinos”.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas