‘Sexting’, la riesgosa práctica que combina distanciamiento y placer

Tecnología

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

27 Jun 2020 - 0:05

Imagen ilustrativa de una mujer practicando sexting frente a su computadora durante la cuarentena. - Foto: Reuters

‘Sexting’, la riesgosa práctica que combina distanciamiento y placer

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

3 Jul 2020 - 10:02

Países como Argentina, Países Bajos y Suecia recomendaron a los ciudadanos practicar ‘sexting’ para evitar el contacto físico y así disminuir las posibilidades de contagio de covid-19.

Las autoridades sanitarias de estos países, además, sugirieron las citas en línea y la masturbación. Todo en línea con la idea del distanciamiento social, pero intentando mantener la intimidad y la sexualidad.

Pero es precisamente el derecho a esa intimidad lo que despierta las dudas en torno a la seguridad de esta práctica sexual. Pues frente a lo gratificante que puede resultar el ‘sexting’ se esconde un riesgo potencial a la intimidad.

Las fotos, audios o videos sugerentes, que sirven para el ciberplacer pueden convertirse en insumos de chantaje o de agresión sexual, si es que se filtran a terceras personas y se comparten por chats y redes sociales.

Gabriel Llumiquinga, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Ciberseguridad, dice que “antes se pensaba que era solo una práctica realizada por adultos, pero en los últimos años se ha registrado un incremento considerable de esta práctica entre adolescentes“, aunque en Ecuador no existen datos sobre esta práctica.

El experto en ciberseguirdad señala que es una práctica que inicia cuando existen “altos niveles de confianza” entre los protagonistas. El problema dice, es qué tan duradera es esa relación de confianza.

Quienes decidan por esta práctica deberían analizar el tiempo que conocen a su pareja, la confianza y si es que realmente vale la pena exponer la intimidad a través de medios de comunicación instantáneos.

“Los riesgos a los que se exponen las personas que practican ‘sexting’ casi siempre se derivan en temas de extorsión, acoso, afectación a la imagen personal e incluso podría afectar su integridad física“, señala Llumiquinga.

Rodrigo Proaño, profesor de la Universidad UTE, explica que quienes son más vulnerables ante el acoso o violación de derechos son los más jóvenes, debido a su inocencia y la confianza que pueden llegar a desarrollar con extraños.

Proaño recuerda que hay sujetos malintencionados que se ganan la confianza de los menores, para luego exponer y compartir las fotos o videos con terceros por el simple hecho de “divertirse”.

Eso es un tema muy serio. La viralización de contenido íntimo puede dejar complejas secuelas psicológicas en quienes son víctimas de esta práctica, sean menor o adultos, añade.

Paula Yépez, docente de psicología de la Universidad de las Américas (UDLA), dice que la filtración de imágenes, puede degenerar en ciberbullying, que el acoso por vía virtual, y eso generar “estrés, ansiedad y depresión“.

Yépez, que ha investigado sobre el ‘sexting’ en el país, reconoce que es una nueva práctica sexual, y que en la mayoría de ocasiones “se realiza con una persona conocida” o con una “pareja, sea formal o no”.

Además, dice que el ‘sexting’ no responde a estrato económico o condición social específico.

‘Sexting’ seguro 

Para sextear de manera segura se deben seguir al menos cuatro pasos:

  • No practicarlo con extraños: no compartir fotos o videos íntimos con desconocidos. Una de las principales bases del ‘sexting’ es la confianza entre los usuarios, lo que permite estar seguro de que ninguno de los dos va a dar un mal uso a esas imágenes.
  • Evita ser identificado en las fotografías: cuando envíe contenido sexual procure que no se identifique su rostro, tatuajes o marcas de nacimiento. Debe evitar que de fondo de la imagen salgan fotografías u objetos que se puedan reconocer con facilidad.
  • Utilizar aplicaciones seguras: para ‘sextear’ es recomendable usar apps con sistema de encriptación de mensajes, de esta forma solo los dos usuarios de la conversación tendrán acceso a los videos y fotografías. Evite utilizar Messenger, Twitter. o Instagram. Una buena opción es Signal ya que permite fijar un tiempo de autodestrucción para los mensajes, así como la aplicación Telegram.
  • Desactivar el almacenamiento automático de las fotografías: servicios como WhatsApp, Google Photos o iCloud guardan automáticamente todas las imágenes de su teléfono en la nube. Esto puede ser un problema si alguien más tiene acceso a sus espacios privados en Internet.
Noticias relacionadas