Los teléfonos más fáciles y los más difíciles de reparar

Tecnología

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Ago - 16:23

Los componentes internos de un teléfono inteligente pueden resultar un desafío para la reparación. - Foto: Pixabay

Los teléfonos más fáciles y los más difíciles de reparar

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Ago - 16:23

Los teléfonos inteligentes se han convertido en una de las piezas clave en la vida diaria de las personas. Pero su reparación puede ser, en ocasiones, un infierno para los técnicos.

Esto ocurre debido a la cantidad de componentes que los ‘smartphone‘ tienen en su interior. Para lograr que los teléfonos inteligentes sean también cámaras de fotos y videos, grabadoras de sonido, microcomputadores e incluso funcionen como billetera móvil, varios componentes electrónicos minúsculos deben coexistir al interior del dispositivo.

La empresa de reparación telefónica iFixit, analizó varios dispositivos móviles para conocer el nivel de dificultad a la hora de repararlos.

Para ello se tomaron en cuenta ciertos parámetros como la dificultad de abrir los dispositivos, sus tipos de sujetadores internos, y el reemplazo de sus repuestos.

A continuación un listado de los 10 teléfonos que pueden ser el paraíso o el infierno para los técnicos, ordenados en función de su grado de facilidad para la reparación, desde el más fácil hasta el más difícil.

Xiaomi Redmi Note 3

Xiaomi Redmi Note 3

Lanzado en 2015, es uno de los más fáciles en reparar gracias a que, aún cuando no tiene ningún tornillo externo, la carcasa trasera es muy fácil de quitar.
La batería de este dispositivo también es de fácil acceso y extracción.

Shift 6m

Shift 6m

El fabricante proporciona algunas guías de reparación de sus terminales. Incluso envía un destornillador con el teléfono, que tiene todos los tornillos del mismo tamaño y con el mismo tipo de cabeza. Las reparaciones de la batería y la pantalla suelen ser de fácil acceso y reparación.

iPhone 7

iPhone 7

La batería es de acceso directo. Retirarla requiere desatornilladores especiales y conocimiento de técnicas de eliminación del adhesivo que las sostiene, pero no es una tarea complicada.

Huawei P9

Huawei P9

Sus componentes modulares con contactos tipo muelle, además del cableado cuidadoso y mínimas cantidades de adhesivo hacen que la reparación sea económica y sencilla. La batería también es de acceso directo.

iPhone 6s

iPhone 6s

El ensamblaje de la pantalla es el primer componente en salir al momento de la reparación, lo que simplifica las tareas. Para remover la batería se requiere un destornillador pentalobular (de cinco puntos de contacto) y conocimiento sobre la técnica para remover adhesivo, que en este caso es bastante sencillo.

Samsung Galaxy Fold

Samsung Galaxy Fold

La mecánica necesaria para el pliegue del teléfono se puede desgastar con el tiempo, dañando las bisagras y la pantalla, lo que implicara un eventual reemplazo. La fragilidad  y la falta de protección de la pantalla principal hace que esta deba reemplazarse en poco tiempo, lo cual es costoso. Reemplazar la batería es posible, pero complicado. Los solventes ayudan, pero pueden dañar los soportes de la pantalla.

Samsung Galaxy S10

Samsung Galaxy S10

El vidrio pegado en la parte trasera y frontal implica un gran riesgo de ruptura y hace que las reparaciones sean difíciles.
El reemplazo de la batería también es complejo.

Huawei Mate 20 Pro

Huawei Mate 20 Pro

Sus vidrios frontales y traseros pegados representan un mayor riesgo de ruptura y dificultan el inicio de las reparaciones. El arreglo de la pantalla también requiere mucho desmontaje mientras se combate con un adhesivo resistente utilizado en este teléfono.

Samsung Galaxy S7 Edge

Samsung Galaxy S7 Edge

La pantalla tiene que removerse incluso para reemplazar el puerto USB y corre el riesgo de destruirse durante la separación. El cristal trasero y frontal hacen que sea doble el riesgo de ruptura y el adhesivo resistente del cristal trasero hace difícil el acceso al dispositivo.

Essential Phone

Essential Phone

Su puerto USB-C está soldado a la placa madre y el teléfono no tiene toma para audífonos, lo cual somete al puerto de carga a más desgaste. Cuenta con lineas casi invisibles y grandes cantidades de adhesivo, por lo que cualquier intento de reparación podría causar incluso más daño del que se pretende reparar.

Noticias relacionadas