Luces en un año oscuro: tres avances científicos que permitió la pandemia

Tecnociencia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

3 Oct 2020 - 0:05

Un trabajador de la salud usa un hisopo para evaluar a un hombre en un lugar de prueba de la enfermedad del coronavirus en Houston, Texas, Estados Unidos el, 18 de agosto de 2020. - Foto: Reuters

Luces en un año oscuro: tres avances científicos que permitió la pandemia

Autor:

Nelson Dávalos

Actualizada:

12 Oct 2020 - 15:34

Secuenciación en tiempo récord, diagnóstico acelerado, colaboración y desarrollo de la vacuna son algunos de los avances de la ciencia en torno a la pandemia.

Parece que ha pasado un largo tiempo desde la primera vez que se escuchó “el nuevo coronavirus”, pero en realidad aún no se cumple un año desde diciembre de 2019, cuando se reportó la aparición del primer caso del Covid-19 en el mundo, en Wuhan-China.

Aquel virus fue tan agresivo que le bastó tres meses para alcanzar la magnitud de una pandemia. En menos de un año el Covid-19, que es la enfermedad causada por este virus ha dejado más de un millón de muertos y ha contagiado a más de 34 millones de personas a escala global.

A pesar de lo trágico de esas cifras y que el panorama a futuro aún no es claro, la pandemia ha dejado temas positivos desde el punto de vista científico. El investigador en Biología Molecular y Celular, Santiago Guerrero dice a PRIMICIAS que la ciencia tuvo una respuesta rápida en tres aspectos.

1. Secuenciación en tiempo récord 

El objetivo principal de los investigadores al conocer la existencia del Sars-Cov-2 era identificar su huella digital, es decir su material genético y cómo muta día a día.

Generalmente descifrar el genoma de un virus lleva meses, incluso años, según Guerrero. Sin embargo, el 10 de enero de 2020, científicos del Instituto de Virología de Wuhan, publicaron la primera secuencia genómica del virus.

Según la revista Nature se han registrado 12.000 mutaciones en el genoma del Sars-Cov-2 desde que las autoridades chinas reportaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la existencia del nuevo coronavirus, a finales de diciembre de 2019.

En Ecuador el 12 de marzo de 2020, apenas dos semanas después de la llegada del primer caso, un equipo de la Universidad San Francisco (USFQ) logró descifrar el código genético del virus, y llegó a la conclusión que era un 99,6% parecido al de Wuhan.

Han pasado seis meses y el mismo equipo de trabajo de la USFQ ha logrado descubrir 52 cepas distintas del Sars-Cov-2 en el país. Según Guerrero, nunca antes se había secuenciado tan rápido ese número de muestras para encontrar las diferentes cepas o tipos de virus.

Un diagnóstico acelerado

Las pruebas PCR y las pruebas rápidas han sido las aliadas de las autoridades sanitarias para identificar los casos positivos sintomáticos y asintomáticos.

Sin embargo, tras seis meses de la declaración de pandemia aún es un desafío para los estados procesar con agilidad las muestras en países con limitaciones como Ecuador.

Guerrero explica que a pesar de que en Ecuador aún hay limitaciones sobre el diagnóstico rápido, en el mundo las herramientas de edición genética son un elemento para el desarrollo de nuevas técnicas de diagnóstico molecular.

Posible vacuna en tiempo récord 

Desarrollar una vacuna toma habitualmente de 10 a 15 años.

Sin embargo, los estudios de vacunas contra el coronavirus han avanzado de una manera particularmente rápida y en menos de un año, investigaciones de Rusia, China, Estados Unidos y Reino Unido ya están en su tercera fase de pruebas, aplicando las primeras dosis a miles de personas alrededor del mundo.

Guerrero dice que nunca antes se ha visto un despliegue tecnológico tan grande para crear una vacuna. Las farmacéuticas se han unido a estados y universidades para lograr obtener resultados prometedores y veloces.

Algunos laboratorios incluso han afirmado que si todo sale bien en la última etapa de pruebas, es posible una vacuna a finales de 2020, para que se distribuya en 2021.

Noticias relacionadas