El Apocalipsis visto con humor, de la mano de Rafael Lugo

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

14 Mar 2020 - 23:34

Con su novela "Tripa Mistic", Rafael Lugo de aleja de sus temas recurrentes y regala a sus lectores una graciosa aventura sobre el fin de los tiempos. - Foto: Diego Corrales, PRIMICIAS

El Apocalipsis visto con humor, de la mano de Rafael Lugo

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

14 Mar 2020 - 23:46

´Tripa Mistic´ es una desopilante narración sobre el final de los tiempos. Y se acompaña con la biografía de Billie Holiday y la poesía de Ida Vitale.

Tripa Mistic

Rafael Lugo Naranjo

Editorial La Caracola, 2019

218 páginas

USD 15

En momentos de temor y de sensación de final ¿viene bien reírse un poco? La respuesta está implícita y para eso lo único que se necesita es un buen objeto generador de risas.

Tripa Mistic es el libro preciso para eso.

Marcadamente ecuatoriana -las referencias que generan mucha gracia están ligadas a la idiosincrasia nacional-, esta novela funciona en muchos niveles, sobre todo, porque en cada episodio / capítulo –Tripa Mistic está presentada no como novela, sino como la Primera Temporada de la historia– tiene por objetivo desacralizar todo.

Desde la figura omnipotente de Dios, hasta la idea de un héroe quiteño, con la misión de salvar la humanidad sobre sí, en este libro hay un paseo simultáneo por dos historias que poco a poco se van juntando.

Una tiene que ver con Dios y sus hijos, especialmente uno, el Brayan. Y otra con un “accidente” natural que hace que el cráter del Cotopaxi se mueva y cambie de dirección.

No hay perfección aquí y todas las bajezas que comete Dios, por ejemplo, tienen también su eco en uno de sus hijos y en la imagen del héroe de la historia.

La novela de Lugo está escrita con un estilo que se preocupa más porque la historia avance, que por encontrar belleza en la disposición de las palabras o en el uso de comparaciones -que en su mayoría generan carcajadas-. Sí, la pregunta fuera ¿es buena literatura? La respuesta sería otra pregunta: ¿cómo definir la buena literatura en este momento?

Rafael Lugo ha dado un salto inmenso con esta novela, a diferencia de sus otros libros de ficción -las novelasVeinte, 7 y 207, esa especie de trilogía que lo mantuvo ocupado varios años-.

Aquí se está ante alguien que ha encontrado la manera de colocar su sentido del humor por escrito; dentro de la ficción, claro.

Lo que él ya había conseguido con sus artículos de prensa, es ahora una de las fuerzas más contundentes de su narrativa: con el humor, el buen humor, se lanza una carcajada y pueden entrar en el lector las ideas precisas, mientras la boca está abierta ante la risa.

Billie Holiday

Carlos Sampayo y José Muñoz

Salamandra, 2015

80 páginas

USD 29

Esta novela gráfica de Moño y Sampayo cuenta la historia de la cantante estadounidense. Una vida para nada sencilla.

Esta novela gráfica de Moño y Sampayo cuenta la historia de la cantante estadounidense. Una vida para nada sencilla.  Diego Corrales, PRIMICIAS

Una de las novelas gráficas y homenajes más perfectos que se hayan realizado.

Todo en el marco del tributo, como una muestra de amor, de esta dupla clásica de argentinos dedicados al cómic, desde la escritura y la ilustración: Carlos Sampayo y José Muñoz, respectivamente.

Billie Holiday es un relato duro y, al mismo tiempo, impresionante. Es la vida de la cantante, vista en blanco y negro, triunfante y dolorosa. Toda una apuesta alrededor de los diversos tonos que una historia de estas características puede tener.

Tonos como esa voz de oro que Holiday dejó a la humanidad.

“Queríamos respetarla en nuestra admiración, agradecerle su ser, agradecer lo que canta en ella, asustarnos de sus debilidades (…) enojarnos con sus chupasangres, amarla, entrar en ella, en sus hermanos, en el hondo cante”.

José Muñoz, en conversación con Jesús Jimenez para RTVE, en 2015

Este paseo por esta vida marcadamente trágica -abusada sexualmente a los 14 años, fue prostituta, fue agredida por hombres de diversas formas y buscó refugio en las drogas- es también una historia de triunfo, sobre cómo el arte encuentra los resquicios para aparecer.

Eleanora Fagan Gough, su nombre real, murió en 1959, a los 44 años.

La policía que no la dejaba en paz y le impedía actuar en ciertos locales, puso a dos agentes a custodiar a la moribunda Billie Holiday. Sampayo y Muñoz toman ese dato y lanzan un guiño.

Uno de los policías que la acompañaba era Alack Sinner, el detective creado por ambos artistas y que es figura importante del mundo del cómic.

Un cruce que funciona como muestra de cariño: al contar la vida de la mujer, aparece es hombre que entra en contacto con ella, como ese último gesto de cercanía de Muñoz y Sampayo con Holiday.

Procura de lo imposible

Ida Vitale

Fondo Económico de Cultura, 2018

117 páginas

USD 5

“Procura de lo imposible”, de Ida Vitale Diego Corrales, PRIMICIAS

Ida Vitale es monumental. Se llevó el Premio Cervantes en 2018, año en el que también la Feria Internacional del Libro de Guadalajara le otorgó el premio FIL de Literatura en Lenguas Romances.

Ida Vitale es gigante. Sigue activa a sus 96 años, ha publicado libros de poesía, ensayos, estudios críticos. Y es a través de la poesía que la experiencia del lector o lectora de Vitale se convierte en una conexión poderosa.

Como queda demostrado en Procura de lo imposible, un libro que editado en 1998 sigue siendo una joya absolutamente actual.

Porque la Ida Vitale poeta más presente y diáfana se encuentra en estos versos, en los que el pensamiento intelectual se estrella con una forma tan cercana de construir el verso.

En este conjunto de poemas, Vitale se interna en ocho espacios distintos, en los que divide el poemario.

Cada uno de ellos sirve para mostrar ese sentido de emoción ante lo que sucede alrededor, lo que se filtra con la observación. Puede ser la naturaleza -ríos y aves a la cabeza- o los objetos que la rodean -como calendarios, vidrios, o ventanas-, en el medio siempre hay esta noción de que a través de la contemplación se pueden construir versos que emocionen, incluso por encima de la capacidad de entenderlos.

Y no es que Vitale sea complicada de leer. En realidad este poemario fluye y se lo puede releer con la misma emoción inicial. El asunto pasa porque, aquí, el azar sirve como método para generar imágenes y así, el sentido podría escaparse a veces.

Pero, esto no resta belleza. La belleza no se trata de entenderla, sino de experimentarla.

Noticias relacionadas