Cinco libros dignos de incluir en la lista de lecturas para 2021

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

6 Ene 2021 - 17:42

Libros premiados, recomendados por figuras internacionales, publicados en Ecuador y escritos por gente nacida en el país: si se trata de leer hay mucho todavía por leer este 2021. - Foto: PRIMICIAS

Cinco libros dignos de incluir en la lista de lecturas para 2021

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

6 Ene 2021 - 17:42

Entre las recomendaciones para el 2021 está el libro de una ecuatoriana sobre la inmigración en Estados Unidos. Dos novelas aclamadas y dos textos para reflexionar durante los próximos 365 días.

Una novela ganadora del Premio Herralde y que está en varias listas de lo mejor del 2020, con justa razón.

El libro de una ecuatoriana que escribe en Estados Unidos sobre la experiencia de latinos indocumentados, que es su propia experiencia. Y que Barack Obama recomendó como una de sus mejores lecturas del año pasado.

La nueva novela de Mauro Javier Cárdenas.

Una joya narrativa escrita por un poeta de Estados Unidos, de origen vietnamita, quien en una entrevista llegó a decir: “Queerness saved my life” (Lo queer salvó mi vida).

Y un hermoso texto de un autor argentino, que recoge su diario en Facebook, en el que se percibe su transformación de ensayista a comentarista de lo humano. Libro, además, publicado en una versión ecuatoriana.

Cinco libros, cinco posibilidades y paréntesis que valen la pena para un año que empieza y que debe empezar a ser mejor. Acá estas recomendaciones:

  • “Nuestra parte de noche”, de Mariana Enríquez

    “Nuestra parte de noche”, de Mariana Enríquez PRIMICIAS

    ¿Puede el horror ser terreno de lo hermoso? Desde luego. Ya está demostrado hace rato. Pero lo que hace Mariana Enríquez con esta novela es elevar esta posibilidad a un nivel que no se podía considerar posible hasta este momento.

    Si bien con Nuestra parte de noche Enríquez ganó el Premio Herralde de Novela en 2019, es recién en 2020 que los lectores y lectoras pudieron experimentarla. Una historia en varios tiempos y registros, con un amor en medio de un culto terrible y una oscuridad que crece y un hijo de ese amor que debe ser cuidado para que nada se lo trague.

    Un grupo de amigos que luchan por conocer la verdad. Un chico que crece con dolor, porque a veces la protección de los padres no necesariamente es plácida.

    Esta es una historia que duele y emociona, sobre todo por los lazos que se construyen y las personas que aparecen, se ponen en contacto y se enfrentan a todo, en defensa de esos lazos.  Incluso al horror de demonios y seres de otros lados.

    Casi 700 páginas de pura precisión literaria.

  • “The Undocumented Americans”, de Karla Cornejo Villavicencio

    “The Undocumented Americans” es un libro que subvierte la imagen de los indocumentados en Estados Unidos. Son personas y vaya qué personas. PRIMICIAS

    Este es un libro que fue finalista del National Book Award del 2020, en Estados Unidos. Entró a las listas de los mejor del año de varios medios de ese país y hasta Barack Obama lo incluyó entre sus lecturas preferidas.

    Todo más que merecido. 

    Porque lo que consigue Karla Villavicencio Cornejo -ecuatoriana de nacimiento, que llegó a Estados Unidos a los cinco años y que no tiene por el momento un estatus migratorio legal- es una serie de retratos de migrantes latinos y de experiencias en las que el indocumentado no es necesariamente sujeto de compasión. 

    No es el “pobrecito” en todas sus páginas. Es alguien que hace cosas, que se enfrenta, que encuentra mecanismos, que lucha por la legalidad, que es escondido, dejado de lado, que ha tomado la decisión de ir a Estados Unidos para tener mejores ingresos.

    Lo que cuenta Villavicencio -que incluye su propia experiencia- no es el sufrimiento: es lo que el desplazamiento ha generado. Y el resultado es brillante. 

  • “En la Tierra somos fugazmente hermosos”, de Ocean Vuong

    Con esta, su primera novela, Ocean Vuong consigue no borrar su poesía, pero sí ponerla al servicio de una historia que quería contar. Diego Corrales / PRIMICIAS

    ¿Qué se puede decir de esta novela, que le haga justicia a la profunda humanidad que hay en sus páginas? Un joven gay le escribe una carta eterna y larga a su madre vietnamita, que no sabe leer.

    Una carta para explicar por qué prefiere escribir. Una confesión de su vida y de la vida de su familia.

    De por sí eso ya abre múltiples lecturas. Pero, sobre todo, un hermoso terreno de indagaciones, de dolores, de amores que surgen y se rompen. Ocean Vuong ha hecho una maravilla que debería ser leída por todo el mundo, hasta el final de los tiempos. 

    ¿Por qué? Porque lo que más necesita el ser humano es conmoverse. Quizás para que la empatía tenga sentido, más allá de esos yunques en forma de ideas, que hacen al mundo un lugar desesperante.

  • “Aphasia”, de Mauro Javier Cárdenas

    “Aphasia”, de Mauro Javier Cárdenas PRIMICIAS

    La segunda novela del ecuatoriano Mauro Javier Cárdenas se publicó a inicios de noviembre de 2020. Está en inglés y habrá que esperar un poco para su versión en español.

    Su título hace referencia a ese trastorno cerebral que impide la comunicación en quien lo padece, porque afecta al lenguaje.

    Y vaya que eso revela mucho aquí: un hombre divorciado hace un recorrido por las vidas que pudo vivir, por su rol como padre y, sobre todo, como hermano de una mujer en pleno brote psicótico.

    Todo en una fragmentación que ayuda a que la historia se dispare en muchas direcciones, para confluir en un deseo tan común como importante: ser mejores personas, a pesar de todo.

  • “El tiempo de la improvisación”, de Alberto Giordano

    “El tiempo de ka improvisación”, de Alberto Giordano PRIMICIAS

    La escritura del yo funciona cuando arriesga, cuando el yo se mira a sí mismo para mirar lo demás. No para exponerse, no para decirse, porque eso es tedioso.

    Que un texto consiga emocionar, desde una posición particular, es un regalo.

    Más aún cuando se trata de un libro como este, originalmente publicado en 2019 en Argentina y que tuvo su versión ecuatoriana en 2020 con editorial Turbina. Que recoge los fragmentos de un diario vía Facebook que el académico Alberto Giordano fue armando entre 2017 y 2018.

    Giordano es providencial. Como docente, enseña y explica, al mismo tiempo, conmueve. Habla de conocimientos, de autores, de la gente cercana a él, y abraza. 

    Esa es la medida de un libro poderoso, que funciona como continuación de El tiempo de la convalecencia, de 2017.

Noticias relacionadas