‘Crossroads’: tres artistas latinoamericanas exponen en Bélgica

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

21 Oct 2020 - 0:05

"Memory landscapes", de Diana Valarezo, obra que forma parte de la muestra "Crossroads", de la galería Martin’s Atelier y la fundación IKAL Independent Art. - Foto: kunstmatrix.com

‘Crossroads’: tres artistas latinoamericanas exponen en Bélgica

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

21 Oct 2020 - 0:05

La ecuatoriana Diana Valarezo forma parte de una exposición que cruza miradas que tienen que ver con la migración, la naturaleza y el desplazamiento.

Si se está en Bruselas, en Bélgica, la galería Martin’s Atelier es el sitio para reunirse, para asistir -con las medidas de bioseguridad necesarias- a la muestra Crossroads.

Y así experimentar la obra reunida de la colombiana Claudia Castillo, la mexicana Ivonne Kennedy y la guayaquileña Diana Valarezo.

Crossroads como encrucijadas, como puntos de encuentro, que laten en las piezas que están hechas con acrílico sobre tela, sobre papel, con óleo sobre tela y con cerámica.

Un encuentro que parece germinar en un tipo de relato.

De esos que definen un lugar de arranque -que puede sugerir la obra de Castillo-, una evidencia del traslado y del viaje -que se siente en lo que tiene Kennedy en la muestra- y una especie de introspección que topa la vida profunda que se está llevando de un lugar a otro -como se percibe en la propuesta de Valarezo.

Desde luego, no tiene por qué ser así. En realidad es una aproximación como visitante, como una especie de confrontación ante los colores y los trazos que integras Crossroads.

Hay un lugar de llegada. Hay un desplazamiento y un recorrido que se puede hacer de forma virtual, que funciona como una manera de cercanía y contacto con una muestra que se puede apreciar en toda su extensión, desde cualquier parte del mundo.

Los tres lugares de encuentro

Tanto la galería Martin’s Atelier, como la fundación IKAL Independent Art están detrás de esta muestra, que reúne obra que, de alguna forma, resuena en una ciudad europea.

Dentro de una idea que se centra en la creatividad como punto de unión.

Y si bien se podría hablar de una mirada exótica -que más que prejuicio es un punto de arranque- la obra de las tres artistas latinoamericanas, más que escapar a esa idea, la rompen y profundizan en sus búsquedas personales.

En la serie de la colombiana Claudia Castillo, titulada Atmósferas, está la idea de un paisaje y de cierta forma de abstracción que parece adquirir una forma a medida que se recorren las formas.

Un arranque en medio de montañas, de aparentes volcanes que parecen que erupcionan, que remueven. En medio de un paraje que funciona como punto de partida.

La obra de la mexicana Ivonne Kennedy ofrece una particularidad para los curadores de la muestra:

«El discurso visual de Kennedy se acerca a temas de la simbología mística, la arquitectura y sus perspectivas, la simetría y las matemáticas en su contenido conceptual y poético».

Esto con un carácter épico en sus imágenes, que se ven ligadas a la idea del traslado. De salir a un lugar para llegar a otro. Hay un punto para llegar.

Ese punto podría estar en la obra de la ecuatoriana Diana Valarezo, con una carrera que abarca al menos tres décadas y que se emplaza por diversos soportes, ya sean pintura, medios mixtos, fotografía, grabado, instalaciones, performance y, en esta muestra, la cerámica.

Lo suyo es el viaje y la memoria -ha estudiado, realizado investigación, obra, expuesto y vivido en países como China, Perú, Senegal, Bélgica y Ecuador.-

Y en Crossroads, la memoria es también un ejercicio celular.

Para la artista, su participación muestra un trabajo personal que se aparece como una forma de recuperar los recuerdos de su infancia.

Cruzados con su retorno a Ecuador, para vivir -su residencia es compartida con Bélgica-.

Y cómo esta vuelta produjo también un encuentro con su interior.

Así hay vida microbiológica en sus cuadros, que ella definió así en un live de Instagram:

«Como reflejo de cómo nos desarrollamos por dentro (…) no solo con relación a lo interno, sino con las constelaciones, las estrellas».

Y también hay cerámica como muestra de lo que resulta al manipular ese pasado: el resultado es algo duro y al mismo tiempo frágil.

Que tiene que ver con recuerdos de la playa -ese momento de libertad relacionado con su padre- y cómo se da contacto con el exterior.

La muestra se puede visitar en línea haciendo clic acá.

Noticias relacionadas