R.E.M. tiene canciones precisas para levantar el ánimo

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

11 Abr 2020 - 0:05

Con "It's the End of the World as We Know It (And I Feel Fine)", R.E.M creó una canción clásica, sin duda. - Foto: Diego Corrales, PRIMICIAS

R.E.M. tiene canciones precisas para levantar el ánimo

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

11 Abr 2020 - 0:05

El clásico tema de la banda de Estados Unidos -y que está en su quinto disco- volvió a tener relevancia debido a la pandemia de coronavirus.

Una banda que para su disco Document, de 1987, ya estaba encaminada a ser la maravilla que llegaría a ser. Una unidad a prueba de todo. Un cuarteto que sabía por donde moverse.

Música hecha para levantar el ánimo y un cantante capaz de escribir las letras más directas y crípticas.

Acompañada de melodías para que todo el mundo pueda seguir la canción.

La particularidad de R.E.M con It’s the End of the World as We Know It (And I Feel Fine) radica en el mismo sentido que da su nombre: hay un exceso aquí.

Del tipo que se pone nervioso ante el cambio de las cosas, la transformación absoluta.

Esa sensación de peligro creciente, de que el mundo se va a terminar y que no hay mucho más por hacer.

No extraña para nada que en pleno terror por la pandemia del coronavirus el tema volviera al Billboard Hot 100 y que sus descargas hayan aumentado un 184%.

A veces es solo cuestión de encontrar la canción precisa.

Flujo de conciencia en Sol mayor

Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry -guitarrista, bajista y baterista, respectivamente- venían trabajando junto al vocalista Michael Stipe con una estructura clara para una canción:

El ritmo para arriba, alegría y fiesta. Todo en clave de Sol mayor.

Y en el medio buscaban la paradoja, con una letra que pusiera en evidencia algún tipo de desesperación.

Llevaban tiempo dándole vueltas a esto, pero no conseguían dar en el clavo. Habían armado un tema que titularon Public Service Announcement, que ya tenía el tempo, los acordes y algo de la melodía.

Pero faltaba algo más.

De golpe, el flujo de conciencia como medida para la letra, en una especie de ejercicio de incontinencia verbal. El mundo, para Michael Stipe, estaba en peligro y estaba decidido a mostrarlo en una letra imposible, rápida, con una melodía monótona y efectiva.

Que en el coro revienta hasta el Olimpo del pop.

Dylan como inspiración

Un sueño como evidencia. Stipe soñó en una fiesta donde había gente con iniciales LB: Lenny Bruce, Lyndon Johnson, Lester Bangs, Leonid Brehznev… y él era el único que no cumplía con esa norma.

La imagen se quedó en la canción.

Una suerte de irrealidad y de locura, en la que la fiesta del mundo, en plena Guerra Fría, dejaba en evidencia a bandos que no tenían la razón: el soviético y el estadounidense.

Y en el medio la sensación de final y la incapacidad de hacer algo para evitarlo.

Algo así como sucede ahora. Más que dar esperanza, R.E.M. lo que hace es ironizar el momento. Con una pizca de humor.

Ese corazón sangrante que vuelve lo humano más humano.

“Equipo por equipo, los periodistas desconcertados, engañados, atados, recortados /
Mira ese avión volando bajo, bien, entonces /
Oh oh, desbordamiento, población, grupo común /
Pero esto servirá, sálvate, sírvete
El mundo satisface sus propias necesidades, escucha el sangrado de tu corazón”.

Una canción que tiene en Subterranean Homesick Blues, de Bob Dylan, su principal punto de referencia, y que es un llamado a que, en tiempo de crisis, lo único valioso está en escuchar al corazón.

No es mensaje, es pedido a gritos. Necesario.

Se puede escuchar el disco Document aquí: 

Otras recomendaciones

'Jesucristo Superstar', de Camilo Sesto

El musical, pero en español

‘Jesucristo Superstar’, de Camilo Sesto

Ariola, 1975

El disco de la versión oficial en España del musical de Tim Rice y Andrew Lloyd Weber se acredita a Camilo Sesto, quien lo llevó a las tablas españolas e interpretó a Jesús.

Una de esas joyas pop por excelencia. Grandes canciones, orquestaciones e intérpretes en cada una de sus partes. Obviamente, hay que escuchar Getsemaní (Oración del Huerto), ese tema monumental.

'Segall Smeagol', de Ty Segall

Un homenaje necesario

‘Segall Smeagol’, de Ty Segall

Ty Segall, 2020

Un Ep que funciona como tributo al disco Nilsson Schmilsson, del gran músico Harry Nilsson. Ty Segall es esa especie de genio del indie de Estados Unidos que en tiempos de cuarentena por coronavirus es capaz de grabar seis canciones en su casa.

Que incluye una versión poderosa de la canción Coconut. Un trabajo para escuchar en “repeat” hasta el final de los tiempos.

Noticias relacionadas