Cuando la vida pasa: crítica a ‘Las herederas’, de Marcelo Martinessi

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

25 Jul - 16:30

Forograma de 'Las herederas', de Marcelo Martinessi - Foto: PRIMICIAS

Cuando la vida pasa: crítica a ‘Las herederas’, de Marcelo Martinessi

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

25 Jul - 16:30

La ópera prima de Marcelo Matinessi se enfoca en la vejez, en cómo lidiar con la costumbre y en cómo las circunstancias externas permiten que una mujer pueda ver la vida de otra manera. No desde el relato moral, sino desde una sucesión de acciones y de hechos ante los que ella reaccionará y encontrará otros sentidos.

Es como si el tiempo se hubiera detenido, como si el cine abriera un paréntesis en lo que se proyecta, en lo que se ve en otros filmes.

Chela y Chiquita viven en una relación de pareja desde hace 30 años. Y están en una crisis económica brutal, que las obliga a abandonar su comodidad. Chela —una poderosa Ana Brun— se queda sola porque Chiquita debe cumplir una condena por estafa, en un juicio que le interpuso un banco por no pagar una deuda.

Chela no es útil en casa. Quien hace todo en la relación parece ser Chiquita. Ante esta ruptura de la cotidianeidad, y como resultado de una serie de situaciones que no se pueden controlar, Chela se vuelve la taxista de un grupo de mujeres conocidas y otras desconocidas, hasta dar con Angy. Todo se remueve en la vida de una señora ya grande; empezando por los afectos.

Marcelo Martinessi escribe y dirige su primera película, en la que la luz natural se une a un manejo de cámara en el que parece que los planos quieren mostrar algo y al mismo tiempo ocultarlo. Como si estuviera ahí y al mismo tiempo no. La intimidad de las mujeres se expone con cierto pudor. En las escenas de Chela en soledad, en las tomas que se ve a Chiquita en prisión, cuando ella se masturba, cuando toca un piano desafinado.

El espectador está ahí, con cierta distancia; pero al mismo tiempo hay un filtro, un velo, una sombra. Espectros o detalles necesarios que aportan a la idea un filme en el que hay mujeres que no quieren mostrarse vulnerables, pero que lo son. Chela lo es. Se lo puede ver. Ana Brun —sin experiencia previa en la actuación, siendo este rol el primero que interpreta— contiene universos en sus gestos, en sus movimientos torpes o coordinados.

Ana Brun como Chela, en un fotograma de 'Las herederas'

Ana Brun como Chela, en un fotograma de ‘Las herederas’ Luxbox

Chela se abre a Angy, siente algo por ella, hay un temblor en medio de las costumbres, de la ausencia de la pareja. Esa otra cercanía no deja de suceder en un espacio íntimo, donde incluso no hay música, salvo la que está dentro del relato.

Martinessi apuesta por un filme despojado de cualquier artificio que diga que esto es ficción, porque así el impacto es mayor.

Por eso no resulta nada extraño que Las herederas haya sido seleccionada oficialmente para la edición número 68 del Festival Internacional de Cine de Berlín, ni que Ana Brun se haya llevado el Oso de Plata a Mejor Actriz. El filme consigue emocionar de tal forma que valdría la pena que recibiera más galardones.

Se lo puede ver a través de Netflix.


Las herederas

Dir: Marcelo Martinessi

Guion: Marcelo Martinessi

Elenco: Ana Brun, Margarita Irún, Anna Ivanova

Luxbox / Paraguay

2018

 


Otras recomendaciones

'Stuber', de Michael Dowse

Una nueva pareja dispareja

‘Stuber’, de Michael Dowse

20th Century Fox, Walt Disney Studios, 2019

Una fórmula que no debería fallar: la pareja improbable, el tipo de acción y el comediante.

Dave Bautista (el Drax de Guardians of the Galaxy) y Kumail Nanjani son los protagonistas de esta ‘buddy movie’, en la que un conductor de Uber queda en el medio de una redada policial en Los Angeles, cuando acepta llevar por toda la ciudad a un policía con problemas de comportamiento.

¿La misión? Atrapar al criminal que asesinó a su compañera en la fuerza. Risas y secuencia de acción: receta segura.

'Crawl', de Alexandre Aja

El terror es un cocodrilo hambriento

‘Crawl’, de Alexandre Aja

Ghost House Pictures / Raimi Productios / Paramount Pictures, 2019

Haley va en búsqueda de su padre, Dave, quien no aparece por ningún lado, junto en el momento es que un huracán categoría cinco está a punto del golpear el estado en el que vive: Florida.

Pues lo encuentra y no solo eso: un grupo de cocodrilos hambrientos —movidos de su hábitat por la fuerza de la naturaleza— también los han encontrado. Así que Haley, Dave y su perro, Sugar, deberán escapar y esperar por ayuda en una película que mientras pone al espectador al filo del asiento, también conmueve.

Alexandre Aja deja en claro que sus dotes como director de este tipo de películas no han desaparecido.


Si le interesó esta nota, puede leer:

Noticias relacionadas