El retorno de libros de editoriales independientes

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

31 Ago 2020 - 0:03

Editoriales como Turbina, La Caída, Tinta Ácida y Cadáver Exquisito apuestan por sacar nuevos libros en medio de una época complicada. De eso se trata. - Foto: Diego Corrales / PRIMICIAS

El retorno de libros de editoriales independientes

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

31 Ago 2020 - 9:42

Desde julio, títulos nuevos aparecen en el catálogo de algunas editoriales independientes de Ecuador. En medio de la crisis, los libros permanecen.

El trabajo editorial se detuvo por varios meses en Ecuador. Quizás menos tiempo del que otras industrias estuvieron detenidas. 

Pero se detuvo.

Y el que se detuviera por pocos meses no es necesariamente un mérito o una evidencia de que el mercado editorial independiente está en su mejor momento. Tener una editorial es un esfuerzo constante que incluye encontrar el método preciso y las librerías adecuadas para que sus libros circulen.

En realidad, el esquema laboral en las editoriales tiene sus particularidades.

Pocas personas trabajando y en un gran porcentaje del trabajo se hace desde casa. Y al ser casi una labor que nace de la pasión por los libros, son otras actividades las que terminan por subsidiar el trabajo de editores y editoras.

No en todos los casos, desde luego, pero sucede en la gran mayoría.

A veces, una sola persona revisa que el manuscrito esté listo y se encarga de la diagramación. En otras hay más de dos personas en una editorial independiente. Con suerte son cinco. 

Ecuador es territorio de editoriales independientes. Los nuevos libros que se publican en el país depende del compromiso de hombres y mujeres que cumplen un rol importante.

El de permitir que circulen ideas, el que las historias, los versos y las reflexiones tengan más vida en otras lecturas. Ese rol, en época de confinamiento, se vuelve imprescindible.

Editorial Turbina cambió sus planes 

Desde Quito, y con un camino que empezó en 2016, Editorial Turbina ha sido responsable de la publicación de obras por escritores y escritoras tanto nacionales como del extranjero.

Así, en su catálogo hay textos de Mónica Ojeda, Sabrina Duque, Leonardo Valencia, Gabriela Ponce y de Juan Carlos Arteaga. La lista sigue.

Y su dinámica editorial también  ha significado tener ediciones ecuatorianas de obras de Ariana Harwicz, Alberto Giordano y Sergio Chefjec, entre otros.

Y en 2020 el panorama no debía ser distinto. Es más, había cosas que estaban casi listas y armadas y solo era cuestión de que llegara la fecha definida para que aparecieran.

Y llegó la pandemia y los libros se detuvieron, no pudieron llegar a las librerías y las presentaciones se cancelaron.

Pero las cosas empezaron a cambiar a partir de julio.

Juan Pablo Crespo, editor de Turbina, cuenta en este vídeo qué se quedó en paréntesis y cómo lo están retomando.

Editorial Turbina debió cambiar de panorama este año. Es probable que no hagan más publicaciones en lo que queda del 2020 -el pasado 26 de agosto hicieron el lanzamiento virtual de Te digo algo, de Glenda Rosero– y se enfoquen en darle fuerza a la venta de su catálogo.

Esto, porque a pesar de que parezca lo contrario, la editorial ha tenido ventas que no esperaba, una vez que las librerías reabrieron. Especialmente porque algunas permiten la entrega a domicilio.

Crespo da una razón de por qué ha sucedido esto y reflexiona sobre cómo se ha resignificado la lectura en este momento de pandemia y la responsabilidad adicional que esto le da a las editoriales.

Editorial Turbina ha apostado por lo digital, ya sea para el lanzamiento de sus libros y para abrir un campo de venta directa de su catálogo; aunque a la cabeza está la relación que mantienen con librerías independientes, que son el canal de distribución más abierto para sus publicaciones.

Tinta Ácida, desde Manta

Nació en 2015, pero de inmediato paró. En 2017 retomó actividades y sigue, hasta ahora, funcionando como un espacio de difusión de la literatura hecha, principalmente, en Manabí.

Tinta Ácida Ediciones tenía algunas cosas planeadas, entre lanzamientos de nuevos libros de narrativa, así como actividades para promover a sus autores y un catálogo que, hasta el momento, va por los 15 títulos.

Hace poco lanzaron su último libro, en un proceso de coedición que más que aligerar costos se basa en dar espacio y presencia a otras editoriales independientes nuevas de su provincia. El tema sí que es de pasión.

Afiche promocional del más reciente libro publicado por Tinta Ácida Ediciones:

Afiche promocional del más reciente libro publicado por Tinta Ácida Ediciones: “Pasarela de Tierra”. Facebook / Tinta Ácida Ediciones

Como lo explica el poeta Alexis Cuzme, una de las cabezas de Tinta Ácida.

Al no ser la labor económica central con la que se mantienen quienes hacen la editorial, no es que Tinta Ácida haya sufrido en términos de dinero. Sin embargo eso no significa que no le den la atención que se merece.

A dos meses de retomar actividades, los cambios se han ido dando y las dificultades de siempre están ahí -especialmente para poner en librerías no independientes sus publicaciones-, pero eso no baja los ánimos.

Es probable que a pesar de la pandemia haya dinámicas que no cambien. Y eso obliga a las editoriales independientes a buscar mecanismos para generar sus lectores.

Como lo dice Cuzme, al hablar de un proyecto que tienen en mente y que han desarrollado en el tiempo de confinamiento.

“Engendros”, libro de cuentos de Diego Maenza, es otra de las más recientes publicaciones de Tinta Ácida Ediciones. Facebook / Tinta Ácida Ediciones

Desde Cuenca, La Caída 

Como parte de Corredor Sur Editores, la editorial La Caída también vio su trabajo disminuido en tiempos de pandemia. Porque debió parar actividades, como casi todas.

Ahora, en este nuevo momento, en el que aparecen nuevos títulos -como Fractura Primaria, de Roxana Landívar-, hay dos situaciones que la editorial tiene muy clara:

    1. El tema de los libros pasa por la presencialidad, entonces nada de lanzamientos virtuales. Cuando se pueda, harán eventos con los libros publicados en esta época.
    2. Han podido resistir porque quien realmente la tiene complicado en estos momentos son las librerías, sobre todo las independientes, porque los costos son otros, así como la manera de funcionar. Y hay una conciencia alrededor de eso.
Anuncio de venta de libro

Anuncio de venta de libro “Fractura Primaria”, de Rocana Landívar, por parte de La Caída Editorial. Facebook / Corredor Sur Editores

Para Germán Gacio, motor de Corredor Sur Editores y de La Caída, 2020 iba a ser un año ambicioso, con varias publicaciones -entre ellas traducciones-.

Estaba todo listo para arrancar en función de los tiempos de la editorial -que tienen mucho que ver con ferias de libros nacionales e internacionales- . Pero, de golpe, el mundo.

Él lo cuenta mejor en este audio.

La Caída Editorial, entonces, ha reformulado lo que queda del 2020 y reducirá el número de títulos que pensaba publicar.

La idea es no detenerse, peor en este momento de mayor confusión. Porque para Gacio, el rol del editor -y de las editoriales independientes- no ha cambiado.

“Un editor termina siendo como alguien que intenta ponerle un poco orden a tanto ruido, a tanto caos, a tanta información que hoy”.

Germán Gacio

Lo que sí ha cambiado es el tema numérico, que obliga a replantearse varias cosas.

Nuevos y próximos lanzamientos 

Un libro premiado

“El vuelo de la tortuga”, de Ernesto Carrión

Cadáver Exquisito, 2020

Esta es la novela con la que Ernesto Carrión ganó el Premio Miguel Donoso Pareja, que entrega la Feria Internacional del Libro de Guayaquil, en 2019. El escritor la anunció para fines de agosto.

Momento de poesía

“Poesía reunida”, de Roy Sigüenza

Severo Editorial

De próxima salida, Severo editorial ha juntado toda la poesía del gran Roy Sigüenza. Todo en un solo volumen que recoge la obra del poeta desde 1990 hasta 2020.

Tres relatos e ilustraciones

“¿Cómo estás?”, de Salvador Izquierdo

Editorial Festina Lente, 2020

Un libro que recopila tres cuentos de Salvador Izquierdo -escritor ganador del último Premio Joaquín Gallegos Lara, por su novela El nuevo Zaldumbide- y que incluye las ilustraciones de Natalia Espinosa, Luciana Musello y Ernesto Proaño. El libro se lo puede pedir aquí.

Noticias relacionadas