Cómo saldrá adelante la industria del cine en el nuevo año

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

2 Ene 2021 - 0:05

Separaciones entre puestos se han instalado en los cines de China, como en este, en Ichikawa, en diciembre de 2020. La idea es evitar los contagios de coronavirus. - Foto: REUTERS / Yomiuri

Cómo saldrá adelante la industria del cine en el nuevo año

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

2 Ene 2021 - 0:05

Con los anuncios de Warner Bros. y Disney, con el crecimiento del streaming y restricciones todavía en el acceso a salas de cine, este 2021 se podría transformar en “el año en que todo cambió” para el cine.

Warner Bros. Pictures tenía su ojo puesto en el estreno navideño de WW 84Mujer Maravilla 1984-, porque quería que probar un punto: el económico.

Justo en medio de la pandemia que ha instalado la idea de que el mundo del cine deberá enfocarse en una especie de estructura híbrida.

Así como se puede ir a salas de cine -con los resguardos necesarios- se puede ver la misma película en casa, al mismo tiempo.

Esa será la apuesta de Warner Bros. Pictures para 2021.

Y la prueba de fuego fue WW 84, que se pudo ver simultáneamente en salas y a través del servicio de HBO Max. Y los datos revelados por el estudio son claros: USD 85 millones de recaudación a escala mundial en su estreno.

El mejor estreno del año pandémico para Warner. Que incluso anunció que se hará una tercera parte de la saga de la Mujer Maravilla.

Y, al mismo tiempo, sin ofrecer cifras, Warner reveló que al menos la mitad de los suscriptores de la plataforma HBO Max vieron la película el día de su estreno. Y que el servicio registró una actividad triplicada a lo que suele tener regularmente los viernes.

Esto lo han ligado al estreno de la película que dirige Patty Jenkins.

Y si el panorama parece ser el marcado por Warner, con el resultado de este experimento, 2021 será un terreno híbrido para los estrenos de cine. Lo cual no va a beneficiar a las salas.

Porque, en medio de una pandemia, la gente va a preferir quedarse en casa.

Y eso, sin contar con que la emisión simultánea vía streaming también se vuelve combustible de piratería. En sí, podrían ser no buenas noticias para la experiencia en salas.

“Esto va a cambiar para siempre la manera en que vemos el negocio de las películas”, declaró el productor Jason Blum -responsable del Blumhouse- al LA Times:

“Es lo más grande que le ha pasado a la industria del cine en mi tiempo”.

Lo que pasó y se viene en Latinoamérica y el mundo

En Latinoamérica, y precisamente en Ecuador, este sistema híbrido todavía tendría que medirse. Habría que esperar que suceda un estreno en simultáneo, ya que plataformas como HBO Max todavía no se pueden ver por acá y Disney+ no ha lanzado su artillería.

Para Gonzalo López, gerente general de Multicines, pese a que hay estudios que apuestan por el streaming y que eso podría afectar el desempeño de 2021, la perspectiva es otra:

“Vemos con optimismo 2021, confiamos que se incrementará la visita de nuestros clientes al cine, conforme tengamos mayor cantidad de estrenos”. 

López tiene razón, en 2020 la mayoría de estrenos de Hollywood -los blockbusters- se cancelaron y pasaron para 2021. Y eso se notó en las expectativas comerciales del año: “Estamos al 25% de lo que presupuestamos inicialmente para el 2020″, asegura.

Eso, está en línea con lo que marca al estudio anual del sector mediático y de entretenimiento de PricewaterhouseCoopers (PwC), que afirma que en 2020, los ingresos del sector del cine registraron su más fuerte contracción en casi 21 años.

Esto se reafirma con los datos presentados por un reporte hecho por la empresa de análisis de consumos digitales Omdia, que asegura que en 2020 la industria del cine en todo el mundo perdió USD 32 mil millones.

Una reducción de ingresos del 71,5% frente a lo que sucedió en 2019. Las cifras son brutales.

En entrevista con MarketWatch, la directora de PwC, CJ Bangah, confirmó que no hay manera de que la industria del cine regresa a los niveles pre pandemia, al menos, no hasta 2024.

Eso, junto a un nuevo nivel de competencia -ahora las películas se ven en casa- va a definir una nueva forma de relación entre las películas y los espectadores, de acuerdo a Bangah.

‘No Time to Die’, la última película de Daniel Craig como James Bond, se estrenará en abril de 2021

Sin embargo, hay un detalle que ella define en su conversación y que abre ventana de salvación: para Bangah, la experiencia de la sala, el acceso a películas y la nostalgia han jugado un papel importante para que la gente vuela a salas este año.

Esto es algo no se puede dejar de lado.

Para López, de Multicines, esto ofrece dos direcciones a seguir. La primera tiene que ver con las medidas de seguridad y “la otra es continuar con nuestra estrategia de innovación en infraestructura y servicio, tales como nuestros nuevos formatos como 4D, autocines, entre otros”.

Ofrecer esa parte de la experiencia que no se vive en casa.

El cine como experiencia social

El nacimiento del cine fue social. Fue en un sótano del Gran Café de París, en el salón Indio, el 28 de diciembre de 1895, que los hermanos Auguste y Louis Lumière realizaron la primera proyección de su invento, el cinematógrafo.

Hubo gente ahí. Personas que pagaron su entrada para ver, colectivamente, o que el nuevo invento prodigaba. Quizás las dinámicas han cambiado en 125 años, pero el objeto sigue siendo el mismo.

La experiencia de ir a las salas de cine involucra salir y estar en contacto con otras personas. Algo que, de acuerdo con el cineasta Diego Araujo, es lo que no se ha perdido y no se va a perder.

Y en ese sentido, él apuesta por esa experiencia híbrida: salas y streaming.

Algunas de las películas que se pueden ver a través de Zine.

Algunas de las películas que se pueden ver a través de Zine. PRIMICIAS

En charla con PRIMICIAS, el realizador ecuatoriano -que reside en Noruega- dio su perspectiva sobre el complicado panorama del cine como industria este 2021.

Pero, lo hace con una particularidad: así como habla de lo que sucede en salas, también se refiere a la experiencia de ver películas vía web y cómo esta debe y va a mutar este año, sobre todo, en el terreno de lo independiente. Esto porque Araujo es una de las cabezas detrás de la plataforma Zine.Ec, especializada en películas latinoamericanas, sobre todo las ecuatorianas.

Para Araujo, que el cine de Hollywood utilice el formato de estreno simultáneo -el “day and date“, como se lo suele llamar- que se usa en el terreno del cine independiente, es una evidencia de cómo la pandemia ha acelerado este cambio.

Y esto se refleja también en lo que ha pasado con Zine.ec y lo que se viene para 2021:

“Hemos encontrado que es un mercado difícil, que hay una gran variedad de plataformas en las que la gente tiene para elegir (…) Pero hemos descubierto cosas como estas alianzas con festivales, por un lado, y hemos entrado en el tema educativo”.

Han colaborado con universidades, como la Salesiana, en promover proyección de película y en hacer posibles conversaciones con los directores y directoras de los filmes que se alojan en la plataforma.

En 2021 plantean mantener este camino abierto, para formar audiencias, tanto en colegios y universidades. Con un sentido educativo.

El terreno de los festivales para 2021

En 2020, casi la totalidad de los festivales de cine pasaron a formato digital. Los que fueron presenciales, se realizaron con una serie de medidas de seguridad y de aforo limitado.

No hay manera de que sucede de otra forma en 2021. Al menos hasta el cambio de la situación con la pandemia.

Pero en ese caso, la posibilidad de una experiencia híbrida se abre también como alternativa.

Virginia Sotomayor, una de las directoras de EQUIS Festival de Cine Feminista de Ecuador, encuentra en este terreno un camino a seguir. Sobre todo luego de haber realizado ya dos ediciones, la primera presencial y la segunda en línea.

Y encontrar que entre ambas opciones hay elementos a utilizar y a los que recurrir para que la experiencia de un festival sea mejor.

El panorama no queda claro. 2021 seguirá siendo un año de ensayo y de error, probablemente de pérdida para la industria -en esto se incluye el cine independiente- y de cambio en la forma de consumos.

Quizás, por lo pronto, queda acostumbrarse a que ver películas sea, definitivamente, algo híbrido. Porque no hay otra alternativa más fuerte, por el momento.

Noticias relacionadas