Series médicas: Covid-19 se convierte en el nuevo protagonista

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

3 May 2021 - 0:05

El personaje central de 'Grey's Anatomy', Meredith Grey (interpretado por la actriz Ellen Pompeo) se contagió de Covid-19 en la temporada 17 del show y terminó intubada. - Foto: ABC

Series médicas: Covid-19 se convierte en el nuevo protagonista

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

3 May 2021 - 0:05

El show debe continuar y los programas de televisión, sobre todo los dramas médicos, han decidido tomar a la pandemia de Covid-19 por el mango y usarla en sus historias.

Se trata de usar lo que le ha pasado al mundo por una especie de compromiso moral dentro del ambiente del entretenimiento. 

Quizás porque, incluso desde la ficción, se está contando algo sobre la realidad.

“Me habría sentido avergonzado, no habría podido salir de mi casa si no hablábamos de esto a lleno, responsablemente”, son las palabras de David Schulner, el responsable de la serie New Amsterdam, en una nota de Deadline

Y Schulner no se queda ahí: “No habría podido mirarme en un espejo… somos un show en un hospital ambientado en la ciudad de Nueva York, y fue un imperativo moral de nuestra parte contar esta historia”.

En New Amsterdam este “imperativo moral” se vive en los primeros minutos del primer episodio de la tercera temporada, con una elipsis narrativa que impacta. Se ve la enfermedad, el sufrimiento de los pacientes, de la gente que fallece, los doctores anímicamente afectados, los doctores que se contagian, el personal médico que fallece.

Hasta que llega la vacuna. 

Así, en esta temporada todo funciona en un momento en el que se busca regresar a la normalidad. Los personajes siguen usando mascarillas en algunos episodios, en ciertos sitios. Se hacen pruebas a la gente que llega a emergencias, se les pregunta si han sido testeados.

La gente con cáncer que tuvo que interrumpir el tratamiento porque en el hospital estaban colapsados, ven cómo su enfermedad no se ha detenido y mueren.

Personajes que eran partes de las subtramas de las series, no sobrevivieron. El doctor Vijay Kapoor, uno de los protagonistas -interpretado por Anupam Kher- se enferma de Covid-19 y queda con un problema cardíaco como secuela, que casi lo lleva a la muerte.

El trauma en esta serie se mueve por las consecuencias y por cómo se enfrentan a otros conflictos en la historia, mientras la pandemia es sombra. Kapoor, por ejemplo, decide renunciar a su puesto.

No es que la pandemia se diluye, se convierte en el lienzo del resto de la temporada. Incluso en el costo económico que representa en el tema médico.

Este “imperativo moral” de New Amsterdam llevó a que la serie, ya en pleno desarrollo de los primeros meses de pandemia decidiera no lanzar el penúltimo episodio de su segunda temporada. En él hablaban de una epidemia mortal en Nueva York y en cómo la trataban. No hay anuncios sobre si ese episodio, ya listo, saldrá alguna vez.

Grey’s Anatomy siempre va a ganar

En su temporada número 17, la serie creada por Shonda Rhimes -dejó el puesto como showrunner en 2017- apostó por lo alto frente a la pandemia. Porque el personaje central, Meredith Grey, se contagió de Covid-19 y hasta permaneció intubada y sin capacidad de respuesta por varios capítulos.

Lo que tuvo un servicio narrativo importante, sobre todo para los fanáticos que han seguido por casi dos décadas a esta serie. 

Porque Meredith, interpretada por la actriz Ellen Pompeo, pasa mucho tiempo en una especie de limbo -una playa- en el que puede reencontrarse con personajes que han muerto. Entre ellos su esposo, el doctor Derek Shepherd -Patrick Dempsey-, que falleció en la temporada 11 y George O’Malley -T.R. Knight-, que murió en la temporada cinco. 

De esta manera hay una especie de despedida y de una forma de cerrar el ciclo para estos personajes. Y también darle algo de resolución a lo que los fanáticos esperaban.

Eso no significa que el tema médico se quede de lado, pese a que la serie casi nunca se enfocó en lo noticioso para crear sus arcos argumentales. 

Las implicaciones de la enfermedad aparecen en esta temporada, incluyendo el impacto en el equipo médico y en la forma de  trabajar. En un nivel personal, la doctora Miranda Bayley -interpretada por Chandra Wilson- ve cómo el Covid-19 se lleva a alguien querido. El ejercicio fue el de transformar la manera de enfocar lo médico.

“Habría sido un irresponsable de nuestra parte, con toda la oportunidad que nos brinda ser un programa tan antiguo, no mostrar, dar luz y poner cara a básicamente la historia médica más grande de nuestra vida. Esa que potencialmente podría cambiar todo el rostro de la medicina para siempre”, dice Zoanne Clack, productora y consultora médica de la serie, en la misma nota de Deadline.

Pero no solo se trata de contar la pandemia y enterrarse en ella. Se trata, también, de ofrecer algo de escape y entretenimiento, en un momento de tensión. Algo así como entender que se trata de dar algo que no se tiene: normalidad.

Eso es un poco lo que tienen en claro David Shore, el creador y productor ejecutivo de The Good Doctor, otra serie que se tomó al menos dos episodios para contar la pandemia: “Somos un show sobre esperanza y queremos volver a la normalidad. Y si bien no siempre nuestras historias son felices, son historias sobre esperanza. Por eso quisimos volver rápidamente a ese mundo al que queremos regresar más temprano que tarde”.

Hablar de la pandemia, pero sobrepasarla

The Good Doctor va por su cuarta temporada. Y en el arranque de esta última, le dedicaron dos episodios a la pandemia, con resultados duros. Una enfermera querida muere y los doctores tratan de hacer lo posible por curar y tratar a pacientes que van presentando síntomas que, en el momento del rodaje apenas se conocían y que ahora están más que claros.

Incluso eso revela otra de las dificultades médicas en la pandemia: el ir conociendo cada vez más detalles del coronavirus. La enfermera  Deena Petringa -interpretada por Karin Konoval- se contagia de un paciente que no presentaba síntomas respiratorios, sino estomacales.

Esta serie, si bien tiene un fuerte componente médico -siendo probablemente la más realista en este ámbito-, decide enfocarse en lo afectivo, en lo emocional. 

En la imposibilidad de un cierre adecuado entre el paciente y sus familiares. Hay toda una secuencia de las despedidas a través de tablets y teléfonos, con gente enferma, inconsciente e intubada, que es realmente dolorosa.

De todas las series, The Good Doctor es la que golpea más.

La gente tiene miedo, busca cuidarse, y curar a pesar de no saber a qué se están enfrentando. Eso hace que los dos primeros episodios impacten. Pero la pandemia se disipa para el tercero.

Al inicio de ese capítulo, el actor y productor ejecutivo de la serie, Freddie Highmore aparece en pantalla como él y explica lo que va a pasar en la serie: que ya no hablarán más de la pandemia, sino que se enfocarán en ese mundo que todos quieren que ya esté aquí, el de la pospandemia.

Eso sí, pide a los televidentes que se sigan cuidando, porque esto no ha pasado.

Y así, de esta manera, el coronavirus hasta cambió la forma de hacer y ver series médicas.

Noticias relacionadas