Todo o casi todo funciona mal en el Banco del Seguro Social – BIESS

Economía

Autor:

Ivonne Gaibor

Actualizada:

7 Ene 2020 - 0:05

El Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social cumplió nueve años de funcionamiento. - Foto: Twitter / @BiessEcuador

Todo o casi todo funciona mal en el Banco del Seguro Social – BIESS

Autor:

Ivonne Gaibor

Actualizada:

7 Ene 2020 - 14:17

Inversiones acumuladas en el sector público, créditos entregados sin documentos y alta morosidad, errores en el registro contable y hasta personal no calificado. Un informe interno del BIESS, al que accedió PRIMICIAS, revela el calamitoso estado de la entidad financiera.

El BIESS cumplió 10 años con mala salud y una crisis de identidad. Un informe enviado a los integrantes del Directorio del Seguro Social, con fecha 20 de diciembre de 2019, muestra todos los problemas de gestión que tiene la institución.

En 18 páginas el documento revela que, tras una década de funcionamiento, es necesario “emprender la gigante tarea de regularizar la situación del banco y sentar una base para una gestión técnica y profesional del BIESS”. Porque, eso, al parecer no ha sucedido hasta ahora.

PRIMICIAS presenta las principales novedades reportadas por las autoridades del banco:

  • Hipotecarios sin documentación

    Hasta el 20 de diciembre de 2019, el BIESS había colocado USD 7.106 millones, con una tasa promedio de 8,29%, en préstamos hipotecarios.

    ¿El problema?

    El 78 % de las carpetas de los solicitantes tiene problemas documentales. Para corregir eso, dice el BIESS, es necesario “emprender un proyecto gigantesco y costoso de regularización de más de 210.000 operaciones hipotecarias”.

    Ese trabajo debería empezar en enero y tomará algunos meses. 

  • Cartera vencida

    Es, dice el informe, “el indicador es el más alto si lo comparamos con el sistema financiero, llegando en noviembre de 2019, al 7,8%”. Y ese es solo el inicio de los problemas.

    1. No existen gestión de cobranza pre judicial ni coactivas. Hay 17.000 créditos hipotecarios con más de 120 días de mora: son más de USD 748 millones.

    2. No existe remate judicial de bienes. Este mes, enero de 2020, el BIESS espera hacer el remate de los primeros 11 bienes de 127 disponibles.

    3. El Banco llevó a la justicia el caso de 11 viviendas en Babahoyo en el que se entregó el dinero sin que existiera el respaldo del bien. Casos similares se están investigando en Guayaquil, Portoviejo y Quito. Por estos supuestos errores, las autoridades del BIESS prácticamente reemplazaron a toda el área de operaciones y proveedores externos.

    La preocupación en el BIESS ante estas cifras es que, con esos problemas más el índice de desempleo en el país, “la cartera más afectada de todo el sistema es la hipotecaria del BIESS”.

  • Inversiones: el Estado es el mayor beneficiario

    Es de conocimiento público: el BIESS es el principal financista del Estado en el mercado interno. Unos USD 7.747 millones están concentrados, dice el informe, en más de 57 tipos distintos de instrumentos de inversión transables y no transables emitidos por el Estado.

    ¿Los problemas?

    El primero, esa cifra violenta el principio base de las inversiones (diversificar el portafolio), lo que aumenta el riesgo.

    El segundo, el BIESS y Finanzas han detectado y están regularizando descuadres por casi USD 1.000 millones.

  • 42 fideicomisos inmobiliarios paralizados

    Desde 2009, el BIESS participa en varios “negocios fiduciarios” que suman USD 541 millones. Son 60 entre estratégicos, de administración e inmobiliarios. 

    Solo inmobiliarios son 42, pero “casi todos (USD 281 millones) están paralizados, o en liquidación, en instancias judiciales y extrajudiciales”, algunos desde hace 4 años.

    La actual administración dice que solo ha identificado 10 fideicomisos inmobiliarios que podrían activarse.

    El rendimiento de estas inversiones bordea el 4.28% anual.

    Y hay dos problemas adicionales con estos negocios: las inversiones son consideradas renta fija, “sobrepasando nuevamente el sentido común sobre el resultado financiero de esa inversión; y, en algunos casos, los derechos fiduciarios son propiedad del BIESS, pero están contabilizados en las cuentas del IESS.

  • Deficiente gestión de personal

    Hay de todo un poco en la gestión de los recursos humanos del banco: desde una alta rotación del personal de libre remoción, pasando por conflicto de intereses hasta funcionarios no calificados.

    1. En 10 años, el BIESS ha tenido 13 gerente generales, entre titulares y suplentes, 23 subgerentes de operaciones y 32 coordinadores jurídicos, la gran mayoría encargados.

    2. El BIESS está bajo el control de la Superintendencia de Bancos pero, a pesar de eso, hay personal de carrera de la Superintendencia en comisión de servicios en el banco: hubo un analista de seguridad de la información, un subgerente de riesgos, dos expertos en inversiones estratégicas, en asesor de gerencia, un director de mercado de valores y un director de fondos complementarios. Eso configuraría conflicto de interés.

    3. En 2019, el BIESS tenía 606 funcionarios. De ellos, el 48% con nombramientos definitivos y provisionales. Y, de ellos, el 28% estaba en la Coordinación de Tecnología, pero el 50% no posee la competencia en programación y desarrollo tecnológico.

En términos generales, dice el informe del BIESS, la situación financiera de la institución a corto plazo no reviste mayor riesgo. Pero, coincidiendo con el informe actuarial del fondo de pensiones, que se aprobó a finales de 2019, a largo plazo “el resultado muestra la fragilidad del sistema y lo vulnerable, debido a malas decisiones”.

Solo que esa afirmación también puede ser muy optimista. El BIESS ni siquiera puede cerrar con absoluta certeza sus balances generales.

Entre octubre y noviembre, la actual administración ha firmado cuatro reportes con los balances y hay una conclusión: “los estados financieros no presentan la razonabilidad de las cifras en cuanto a su adecuado registro (…)”.

Una institución con crisis de identidad

“¿Para qué existe el BIESS? ¿Qué es el BIESS? ¿Hacia dónde debe ir el BIESS? ¿De quién es el BIESS? ¿Qué función cumple y cuál debería ser objeto?”

La administración de la institución dice que, para transformar la entidad, deben responderse esas preguntas. Al parecer, el rol del banco no está claro después de 10 años de existencia.

Pero, por ahora, dice el informe, lo único seguro es que el BIESS es propiedad de los afiliados, jubilados, pensionistas y patronos que aportan a la Seguridad Social.

Sin embargo, se lamentan las autoridades, el Banco está considerado como una entidad de la banca pública, el poder Ejecutivo -a través de su delegado y del ministerio de Finanzas- tiene voto dirimente y es tratado como un Ministerio o Institución Financiera del Estado.

Por eso, también, dice el informe, se debería resolver para qué existe el BIESS; es un administrador de fondos, banco comercial o banco de inversión, y cómo debería estar gobernada esta institución.

En búsqueda de respuestas, este informe fue enviado al Directorio del Seguro Social, a la Secretaría Anticorrupción, a la Junta de Regulación, así como a los representante de Ecuador ante el BID y los delegados de la CAF y el Banco Mundial en Ecuador.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas