Desenchufarse en feriado: las redes se ponen en modo relajado

El Chat

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

7 Ago 2021 - 0:04

Logos de las aplicaciones y herramientas más usadas en Internet. - Foto: PRIMICIAS

Desenchufarse en feriado: las redes se ponen en modo relajado

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

7 Ago 2021 - 0:04

Empieza el feriado, a propósito del Primer Grito de Independencia que se celebra el 10 de agosto. Y ‘desconectarse’ es un exhorto de las redes en pro del descanso familiar.

“Puedes pedirme cualquier cosa que quieras, excepto tiempo”, decía Napoleón Bonaparte, pero entre el teletrabajo, el confinamiento por la pandemia de Covid-19 y las tareas personales, las horas se nos escapan como agua entre los dedos.

Enhorabuena, se avecina un feriado para volver a ocuparnos de nosotros mismos, de la familia, de nuestro mundo interior.

Llega un puente en que los usuarios de las redes sociales se activan en modo: ‘desconectarse’.

Pero los internautas saben que es un reto dejar el teléfono a un lado. Sin mirar la pantalla, sin escudriñar en Twitter o sin verificar si hay algún nuevo mensaje o espiar un ratito ‘el Face’.

Eso dicen, pero no pueden dejar el celular. ¿Será que nos hemos convertido en una civilización hiperconectada, adicta a ver mensajes a toda hora?

Si ya tiene dolores de cuello por estar pegado al móvil, come espiando la pantalla o ni come con tal de ver el teléfono, podría tener el síndrome Fomo (Fear of missing out) o miedo a perderse de algo. Hasta nombre tiene la cosa.

Quizá se le haga lejano un escenario desenchufado de este mundo saturado de información y regresar a la placidez de tomar un libro en el silencio de la sala de su casa…

O reencontrarnos con esos lazos sentimentales… Porque, parafraseando a la gran ensayista francesa, Marguerite Yourcenar, puede que los lazos se desaten pero son irrompibles.

¿Mar o bosque? He ahí el dilema, todo ambiente y paisaje valen al momento de buscar la desconexión y el ‘reseteo’.

A fin de cuentas, un feriado es un regalo de tiempo que se nos da y Jorge Luis Borges lo sabe. Aprovéchelo: tiene valiosos días por delante.

Noticias relacionadas