Lunes, 22 de abril de 2024

Valentina Centeno propone que militares apoyen a la Policía en seguridad interna

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

15 Ago 2023 - 5:56

La abogada Valentina Centeno busca llegar a la Asamblea por la alianza ADN, que promueve también al candidato presidencial Daniel Noboa. La candidata explica las propuestas de su alianza para este año y medio en funciones.

Valentina Centeno, candidata a asambleísta nacional por la alianza ADN, durante un evento este 8 de julio de 2023.

Autor: Estefanía Celi

Actualizada:

15 Ago 2023 - 5:56

Valentina Centeno, candidata a asambleísta nacional por la alianza ADN, durante un evento este 8 de julio de 2023. - Foto: FB Valentina Centeno

La abogada Valentina Centeno busca llegar a la Asamblea por la alianza ADN, que promueve también al candidato presidencial Daniel Noboa. La candidata explica las propuestas de su alianza para este año y medio en funciones.

La lista de candidatos a asambleístas nacionales de la alianza ADN está encabezada por Valentina Centeno, quien correrá en su primera elección el próximo 20 de agosto. Esta coalición está conformada por los movimientos Mover (antes Alianza PAIS) y Pueblo, Igualdad y Democracia (PID), y apoya la candidatura de Daniel Noboa a la Presidencia.

Centeno no tiene mayor experiencia política. Según los registros de la Contraloría, entre 2021 y 2022 trabajó en el Ministerio del Deporte, como coordinadora zonal y luego como Subsecretaria de Desarrollo de la Actividad Física.

Es abogada, y espera llegar a la Asamblea para trabajar en tres ejes: empleo, seguridad y educación. Cree que los tres temas son complementarios, por lo que son necesarias reformas nuevas.

En entrevista con PRIMICIAS, Valentina Centeno cuenta cuáles son las propuestas que su alianza llevará a la Asamblea.

Se prevé que la próxima Asamblea no tenga una bancada de mayoría sino muchas pequeñas. ¿Cómo trabajar así y llevar adelante una agenda?

Bueno, definitivamente es parte de las habilidades que tienen que desarrollar los asambleístas. No solamente es legislar y fiscalizar, sino también la habilidad de llegar a consensos por una agenda país.

Esto creo que se hace más sencillo cuando se tiene claro cuáles son esos consensos a los que uno quiere llegar desde el primer minuto.

Nosotros, como bancada legislativa, tenemos una agenda clarísima de cuáles son nuestros pilares para la Asamblea, y que están, primero, liderados por el empleo; segundo, la seguridad, y tercero, la educación.

En empleo, queremos hacer una reforma a la Ley de Sostenibilidad Fiscal para que podamos retomar los beneficios o los incentivos tributarios por la generación de empleo en sectores estratégicos. En Ecuador no existe una normativa, sobre todo tributaria, que sea atractiva para la inversión en sectores estratégicos, y eso también abona a que las empresas estén quebrando.

Por lo tanto, promovemos que se generen exoneraciones al impuesto a la renta, al impuesto a la salida de divisas, siempre y cuando existan mayores plazas de empleo

En segundo lugar, una reforma a la LOES, porque promovemos que se redistribuyan las competencias de la Senescyt, que se elimine el sistema nacional de admisiones, este examen que vulnera y atenta a la libertad de los jóvenes para estudiar lo que quieren y dónde quieren y que además trae burocracia.

Finalmente, una reforma parcial a la Constitución, que esto ya está en curso en la Asamblea, para las competencias de las Fuerzas Armadas. El artículo 158: apoyar que las competencias de las Fuerzas Armadas también sean en el orden interno, como fuerza complementaria a la Policía Nacional.

Que no solo se queden en las fronteras, cuidando la soberanía del Estado, que es la competencia actual, sino que también bajo un procedimiento establecido liderado por el Presidente, el Consejo de Seguridad Pública, las FF. AA. puedan estar en las calles a defender la vida a los ecuatorianos y en sectores estratégicos también en los puertos, sobre todo que no tienen una presencia militar fuerte.

Esas propuestas se sumarían a los cientos de proyectos que tiene represada la Asamblea. ¿Cómo avanzar a la par de salir de este trabajo represado?

Daniel Noboa, cuando presidió la Comisión de Desarrollo Económico, recibió cientos y cientos de reformas represadas. Sin embargo, se puede hacer una priorización y, a través de un procedimiento que está establecido en la ley, fusionar leyes. Se puede ir analizando las distintas reformas o las distintas leyes que tratan la misma materia y se hace una unificación, sacando los artículos que realmente están obsoletos, que ya no tienen cabida en el país y dejando los que definitivamente necesitan de un análisis.

Él logró hacerlo y quedarse con una comisión de solo 23 leyes para el análisis de la Comisión. Se pueden utilizar estos mecanismos para priorizar las leyes que son importantes con una visión país: seguridad, empleo, educación.

He escuchado en varias propuestas, incluso en el debate, los candidatos coinciden en que es necesario una reforma total a la agro en este país, sobre todo con miras a planificación, capacitación, acciones en cuanto a la utilización del agua, un sistema eficiente de irrigación.

Usted plantea una agenda nueva y trabajar sobre las leyes represadas, pero nuevamente le pregunto, ¿cómo negociar sin una mayoría? Al final se necesitan votos...

Vamos a conversar y a sentarnos ante una mesa a debatir sobre contenido y sobre lo que necesitan los ecuatorianos. Lo que ha sucedido en la Asamblea es que, dependiendo de la bancada de donde viene la ley, ya se sabe cuál va a ser la votación de la oposición o del grupo a fin.

Eso es lo que nos tiene inmersos en la crisis política, económica y social, histórica, que vive este país. Si la ley la proponen los correístas, la bancada del Gobierno votaba en contra; si la ley la ponía la proponían los lassitas, la bancada del correísmo votaba en contra. Eso no puede seguir sucediendo.

Recordemos que para tener una mayoría, es necesario con los votos de todos y seguramente también con los votos de la bancada ADN. Por lo tanto, nos vamos a sentar con todos, con una agenda país para aprobar y apoyar aquellas leyes que benefician a los más necesitados y no a los intereses políticos, partidistas o personales de los asambleístas.

En cuanto a la agenda de fiscalización, ¿a dónde proponen que se dirija? ¿Al Gobierno de Lasso?

La fiscalización en nuestra agenda tiene algunas prioridades.

Primero, en el sistema de salud, es necesario fiscalizar cómo se están llevando a cabo las compras públicas. Tenemos datos de que hay proveedores de juguetes, proveedores de llantas que también son proveedores de la medicina en los hospitales. Eso no puede ser posible. Vamos a dar mucho énfasis a la fiscalización en el sistema nacional de contratación pública, sobre todo en salud porque no pueden jugar con la vida de los ecuatorianos.

También tenemos que fiscalizar el uso de los recursos que lleguen a los hogares de los campesinos y campesinas afectados por el Fenómeno de El Niño.

El gobierno saliente ya ha mencionado cifras de cuánto se va a invertir para mitigar y fondos de emergencia para los hogares. Sin embargo, eso va a tener que ser fiscalizado para que realmente llegue a los bolsillos de los más necesitados y afectados por el fenómeno.

Yo nací y crecí en Manabí, soy de Portoviejo. Por lo tanto, también vamos a fiscalizar los fondos de la reconstrucción de las provincias afectadas por el terremoto (de 2016), que es un tema pasado, pero que tiene que ser transparentado en cuanto a cifras.

Finalmente, la fiscalización en la ejecución del presupuesto. No puede ser posible que el Ministerio de Transporte esté a la mitad de año y no haya ejecutado ni siquiera el 40% de su presupuesto.

El presidente Lasso propuso una reforma tributaria como decreto ley económico urgente. ¿Van a revisarla?

Los decretos ley con los que ha gobernado el presidente saliente van a tener que ser revisados, aprobados o derogados por la Asamblea Nacional.

No han sido decretos ley menores, tenemos algunas reformas al sistema tributario, al impuesto a la renta.

Si tenemos algunos otros decretos que pasen la revisión de la Corte Constitucional, van a tener que ser revisados definitivamente.

¿El juicio político a Lasso debería retomarse en la nueva Asamblea?

El juicio político del presidente Guillermo Lasso no es una prioridad para la Asamblea y para la bancada ADN.

Creo que quien pretenda que esa sea la prioridad al sentarnos en nuestra curul desconoce realmente las urgencias que tiene nuestro país. ¿Cuáles son esos temas en los que deberíamos de enfocarnos? Empleo, seguridad, educación, salud, agro.

Tenemos un país que se está cayendo a pedazos en las calles, nos están matando. Tenemos falta de protección desde el Estado, a la vida y a la seguridad de los ecuatorianos, como para pensar que debemos desgastarnos en un juicio político que además ya sucedió.

Finalmente, ¿cómo levantar la imagen de la Asamblea, que al finalizar cada periodo legislativo está por los suelos?

Haciendo el trabajo. Lo importante es hacer el trabajo y dar resultados.

Es cierto que tenemos una pésima credibilidad, vergüenza de nuestros representantes, los jóvenes tienen apatía para participar en política. Sin embargo, si no lo hacemos nosotros y en este momento de crisis, si no damos ese paso al frente, los jóvenes, las mujeres, vamos a seguir permitiendo que el país se lo lleven en peso, que tengamos a los mismos políticos de siempre y no vamos a tener un cambio ni una renovación.

Creo que va a ser importante la agenda legislativa clara, la habilidad para poder generar consensos.

Pero también es importante la comunicación. Creo que los asambleístas han fallado en comunicar aquellas acciones positivas y, de esta forma, generar más participación con la comunidad. Vamos a tener una presencia activa en medios de comunicación y redes sociales para que la gente escuche y se entere de las cosas que están pasando en la Asamblea.

Pero que también se sepa de aquellos asambleístas que están votando y diciéndole no al progreso, diciéndole no al desarrollo y diciéndole sí a la clase política de toda la vida.

Ícono lo más leídoLo más leído