Antinarcóticos investiga posible creación de ‘microcarteles’ en Ecuador

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

15 Mar 2022 - 0:03

La Policía halló un laboratorio de droga en Mataje, Esmeraldas, el 11 de marzo de 2022. - Foto: Policía Nacional

Antinarcóticos investiga posible creación de ‘microcarteles’ en Ecuador

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

15 Mar 2022 - 0:03

Luego de nueve meses de operaciones de inteligencia, Antinarcóticos encontró un laboratorio de cristalización de cocaína en Mataje (Esmeraldas), que pertenecería a Los Tiguerones.

Lo que parecía el hallazgo de un típico laboratorio rústico de procesamiento de cocaína en la selvática zona de la frontera con Colombia, se convirtió en una señal de alerta para las unidades Antinarcóticos de Ecuador.

Tras nueve meses de investigaciones, y cinco operativos policiales previos en Guayas, las autoridades determinaron que el laboratorio hecho de madera, donde se procesaban 500 kilogramos de cocaína a la semana, tenía el sello de la banda de Los Tiguerones.

Esta organización criminal se disputa el control carcelario y de las rutas del narcotráfico en Ecuador, principalmente contra Los Choneros.

La guerra entre bandas dejó 320 personas muertas en las cárceles del país en 2021.

Agentes antinarcóticos precisan que el laboratorio, hallado el 11 de marzo de 2022 en la zona de Mataje, en Esmeraldas, servía para la cristalización de cocaína.

Es decir, que los miembros de la banda recibían la pasta base de Colombia y la procesaban en Ecuador con ácido sulfúrico y bicarbonato de sodio.

Luego la convertían en clorhidrato de cocaína, que posteriormente se enviaba a los centros de acopio y plataformas de distribución en los puertos marítimos del país.

El objetivo final era sacar la cocaína hacia los mercados de Estados Unidos y Europa.

La Unidad de Investigación Contra el Tráfico Ilícito para el Consumo Interno de la Policía (Uctci) asegura que en el laboratorio había “actividades de producción, refinación, almacenaje, comercialización, distribución, transporte y comercialización de sustancias ilícitas”.

Por este caso hay once sospechosos detenidos en manos de las autoridades.

La economía de los ‘microcarteles’

La vinculación de Los Tiguerones con el laboratorio en Mataje ha llevado a la Policía a plantearse la hipótesis de una posible conformación de ‘microcarteles’ del narcotráfico.

Estas organizaciones existen para reducir los costos logísticos en el procesamiento y transporte de narcóticos.

Recibir la pasta base de cocaína desde Colombia y cristalizarla en Ecuador significa también disminuir los riesgos de incautación de los cargamentos en la frontera, ya que una vez empaquetada en el país, las bandas pueden moverla por sus propias rutas.

Aquí aparece otra organización que se disputa el control de la zona con Los Tiguerones y que ha sido identificada por Antinarcóticos. Se trata de los ‘Gánsters’, que tienen influencia en Esmeraldas, San Lorenzo, Eugenio Espejo y Mataje.

La Policía vio el nexo con Los Tiguerones luego de extraer información telefónica en los operativos Rescate, Manglar, Manglar 2, Pacífico y Pascuales, en los que se decomisaron más de 800 kilos de cocaína.

Para Antinarcóticos existe la posibilidad de que el laboratorio hallado en Mataje, donde se incautaron celulares, USD 20.000 y ocho armas, pertenezca a una organización colombiana, que encargó a Los Tiguerones la administración, traslado y entrega de narcóticos.

Sin embargo, la Policía no descarta la posibilidad de que bandas delictivas nacionales puedan tener ya sus laboratorios en la frontera norte para procesar cocaína.

El coronel Mario Pazmiño, exjefe de Inteligencia Militar, asegura que Ecuador está en una etapa de creación de micro carteles nacionales, en la que “cada una de las bandas, como Los Choneros, Los Tiguerones o Los Lobos, intenta independizarse”.

Los ‘cristalizaderos’

Y el primer paso, advierte Pazmiño, es la entrega de la administración de los llamados ‘cristalizaderos de cocaína’ de las organizaciones internacionales a las bandas delictivas locales.

A los grandes carteles, como los mexicanos Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa, les interesa reducir los costos de la cadena de traslado de cocaína desde Colombia, por los que pagaban aproximadamente entre USD 30.000 y USD 50.000 por tonelada.

“Ahora compran la pasta base, la cristalizan en Ecuador y venden la cocaína en USD 500.000. Ese es el esquema”.

Mario Pazmiño, exjefe de Inteligencia Militar

El riesgo en la zona del Putumayo colombiano, fronteriza con las provincias amazónicas de Ecuador, apunta Pazmiño, aumenta por la presencia del comando Vermelho, de Brasil.

El temido Comando Vermelho, que nació en las cárceles de São Paulo (Brasil), ya ingresó a la zona con la ayuda del grupo irregular colombiano Comandos de Frontera para disputarse las rutas con los carteles mexicanos.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas