Así llegaron los sobornos de Vitol al bolsillo de Nilsen Arias

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

7 Dic 2022 - 5:28

Letrero al ingreso del edificio sede de Vitol, en Ginegra, Suiza. - Foto: Reuters

Así llegaron los sobornos de Vitol al bolsillo de Nilsen Arias

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

7 Dic 2022 - 5:28

Javier Aguilar, exejecutivo de Vitol, fue acusado ante un Gran Jurado en Nueva York de haber pagado miles de dólares en sobornos para obtener contratos con Petroecuador.

La acusación ante un Gran Jurado de Nueva York contra Javier Aguilar, exejecutivo de la multinacional suiza de comercialización de energía Vitol, muestra con lujo de detalles la ruta de los sobornos que cobraron al menos dos funcionarios de Petroecuador.

Estas coimas fueron cobradas entre 2015 y 2018 y en el centro del caso está el contrato de venta de fuel oil, producido en Ecuador, a la empresa Oman Trading, de Oriente Medio.

Aguilar era un trader que trabajó para Vitol, una empresa de trading con sede en Suiza. Fue procesado en julio de 2020 y se declaró no culpable. El 5 de agosto de 2022, se presentó la acusación contra un Gran Jurado en Nueva York.

Lo interesante es que el proceso de Aguilar conecta otros cinco procesos judiciales que se siguen también en Nueva York.

La acusación contra Aguilar muestra la ruta de los sobornos que llegaron a manos de Nilsen Arias, quien fue el todopoderoso gerente de Comercio Internacional de Petroecuador, durante el correísmo.

Según los documentos del caso, los sobornos también llegaron al bolsillo de otro funcionario del Ministerio de Hidrocarburos, cuyo apellido es Rodríguez.

Con este esquema, Vitol pagó, entre octubre de 2017 y septiembre de 2019, USD 650.000 a Nilsen Arias y USD 270.000 a Rodríguez.

Arias recibió coimas de al menos cuatro empresas que hacían negocios con Petroecuador, y una de ellas es Vitol.

El contrato de fuel oil

En diciembre de 2016, Petroecuador firmó un contrato para la venta de 17,1 millones de barriles de fuel oil, a lo largo de 30 meses, con la firma Oman Trading International (OTI).

El monto del contrato ascendía a USD 300 millones, entregados por adelantado por OTI como préstamo al gobierno ecuatoriano.

Este contrato fue firmado por Pedro Merizalde, entonces gerente general de Petroecuador, y por Talal Al Awfi, quien era el CEO de Oman Trading (OTI).

Una de las filiales de Vitol, a su vez, fue contratada por OTI para comercializar, vender y transportar el fuel oil ecuatoriano.

Para quedarse con este contrato y obtener otros beneficios, Vitol pagó sobornos a Nilsen Arias y a Rodríguez a través de intermediarios.

Las investigaciones de la justicia estadounidense hallaron que los pagos salieron de las cuentas de Vitol en el Reino Unido.

Los sobornos provenían de una comisión de USD 0,25 por barril que pagaba Vitol a los intermediarios Antonio y Enrique Peré Ycaza.

A cambio de los sobornos a Arias y a Rodríguez, Vitol obtuvo información confidencial y privilegiada que le ayudó a hacer sus negocios.

Con la información privilegiada, Vitol logró retirar los embarques de fuel oil en fechas que le permitían reducir costos, evitar sanciones y maximizar sus ganancias.

La mano de los Peré Ycaza

Para disfrazar los sobornos, Aguilar hizo que los pagos que salían desde las cuentas de Vitol en el Reino Unido se dirigieran a nombre de dos empresas con sede en Curazao: Lionel Oil y Zanza Oil.

Ambas firmas fueron creadas por el holandés Lionel Hanst, por orden de Aguilar.

Lionel Oil y Zanza Oil firmaron dos tipos de contratos con Vitol para lavar las transferencias: acuerdos de intermediación y acuerdos de canje de materias primas.

Llama la atención que los contratos se firmaron en abril de 2015, es decir, antes de que Petroecuador vendiera el fuel oil a OTI.

Hanst incluso emitió facturas falsas que enviaba a Vitol periódicamente para justificar el dinero que recibían las dos empresas en Curazao.

Luego, estas empresas -de acuerdo con las instrucciones de Aguilar- hacían los pagos de sobornos a Arias y Rodríguez a través los hermanos Peré Ycaza.

Dentro del esquema de corrupción, los hermanos Peré Ycaza usaron dos empresas: Oil Pacific Ventures Corp., en las Islas Vírgenes Británicas, y Energy Intelligence & Consulting Corp., en Panamá.

Para disfrazar los pagos, estas dos empresas firmaron contratos falsos de consultoría con Lionel Oil y Zanza Oil.

Y con estos contratos falsos se oficializó el pago de la comisión de USD 0,25 por barril de fuel oil, de donde salieron los sobornos para Arias y Rodríguez.

Oil Pacific Ventures y Energy Intelligence & Consulting emitieron periódicamente las facturas falsas para ‘justificar’ los pagos.

“Los equatorenos”

Por ejemplo, un grupo de 39 facturas fue enviado por Antonio Peré a Lionel Hanst el 7 de marzo de 2018.

Hanst reenvió este correo a Aguilar, en el que le preguntaba cómo proceder con “los equatorenos”.

Días después, Vitol transfirió USD 750.000 a la cuenta de Zanza Oil en Curazao. Y Hanst envió un reporte a Aguilar en el que le dice:

-Recibí varias facturas de Ecuador, básicamente las facturas hasta octubre de 2017. El total es 1,434K (1,4 millones). 510K ya se pagaron, por lo que están pendientes 924K. Dame tu OK para comenzar a hacer los pagos.

A lo que Aguilar responde:

-Está bien… sigamos. Pero haz pagos por no más de 150K y hazlos cada 15 días. Tienen que ser pacientes.

Entre mayo y junio de 2018, Zanza Oil hizo tres pagos por 201.306 euros (unos USD 233.514 al cambio de la época) y otro por USD 19.283 a cuentas de Oil Pacific Ventures en las Islas Caimán.

Luego, Antonio Peré Ycaza ordenó transferir USD 250.000 a una cuenta de Nilsen Arias en Portugal.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas