Domingo, 23 de junio de 2024

Atlas del cerebro: el primer mapa para entender al ser humano

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

31 Oct 2023 - 5:59

El cerebro humano está formado por 86 billones de neuronas y los científicos de 10 institutos de Salud lograron identificar pasajes antes desconocidos.

Atlas del cerebro humano

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

31 Oct 2023 - 5:59

Ilustración del cerebro humano, revelado por el proyecto BigBrain 2025. - Foto: Instituto Nacional de Salud de EE.UU.

El cerebro humano está formado por 86 billones de neuronas y los científicos de 10 institutos de Salud lograron identificar pasajes antes desconocidos.

Las neuronas del cerebro humano son descritas como las finas ramas de los árboles en un bosque oscuro y solitario, según el libro “The Beautiful Brain”, de autoría del pionero de la neurociencia moderna, Santiago Ramón y Cajal. 

Ramón y Cajal decía que el cerebro de primates humanos y no humanos es un lugar “impenetrable y desordenado”.

Y por ello se necesita de un atlas o un mapa para entenderlo. Con esto en mente, 10 institutos de Salud emprendieron la misión de construir un atlas del cerebro humano.

La única intención del proyecto es entender "qué hace humanos a las personas y cómo se diferencian de los monos", sus 'primos' más cercanos.

Se trata de la iniciativa BigBrain 2025, cuya inversión asciende a USD 680 millones, con miles de benefactores y personas pendientes de su desarrollo.

En octubre, se liberaron 24 artículos publicados en Science y otras revistas científicas con los primeros hallazgos.

¿Qué es un atlas del cerebro? PRIMICIAS lo explica en el siguiente video:

Principales hallazgos

"Sin duda, es la descripción más completa del cerebro humano a este nivel, y la primera para muchas regiones cerebrales", afirmó el neurocientífico Ed Lein a la revista del MIT, tras la publicación del atlas.

Hasta ahora, dice Lein, quien forma parte del equipo que elaboró el atlas cerebral, la neurociencia se había centrado en estudiar áreas del cerebro vinculadas a la memoria, aprendizaje y lenguaje.

Pero la mayor parte de la diversidad celular de este órgano se “encuentra en estructuras evolutivas más antiguas” y al interior del cerebro. 

Los científicos a cargo han detallado en este primer atlas los primeros cambios epigenéticos del ser humano, que comprenden todos los compuestos químicos encontrados en el ADN.

En otro 'paper' o reporte científico descrito por la revista Science, se efectuó una comparación entre las células y proteínas del cerebro humano y los primates, como gorilas, chimpancés y macacos, revelando similitudes en tipos, proporción y hasta la orientación espacial de las células.

Y uno de los descubrimientos más fascinantes abarca la relación entre los monos titíes y el ser humano.

Los investigadores sostienen que las células de este tipo de mono en edad temprana guardan la misma proporción que las células adultas, revelando que las propiedades celulares de un adulto tienen vinculación con los orígenes de su vida.

¿Para qué sirve el atlas?

"El objetivo del atlas es comprender mejor el inventario de las células cerebrales: dónde están, cómo se desarrollaron, cómo trabajan juntas y cómo regulan sus actividades", dice el profesor John Ngai, director de la iniciativa detrás del mapa cerebral.

Es decir, se trata una referencia valiosísima, aseguran los científicos, porque ayudaría a la Medicina a entender mejor enfermedades surgidas en el cerebro, como la depresión, esquizofrenia y el Alzheimer. 

Imagen referencial. Una mujer que padece alzhéimer de espaldas en su vivienda, el 9 de mayo de 2023.

Imagen referencial. Una mujer que padece alzhéimer de espaldas en su vivienda, el 9 de mayo de 2023.  CLEMENT MAHOUDEAU / AFP

Con respecto al Alzheimer, el neurocientífico Lein, explicó que los médicos pueden comparar el deterioro cognitivo de pacientes enfermos con células del atlas.

Para elaborar este proyecto, los investigadores usaron tejidos cerebrales congelados y procedentes de un biobanco.

Estos tejidos se trituran y se perfilan las células para estudiarlas y ver cómo se expresan y compartan los genes. Luego, se los compara con las imágenes del cerebro del donante.