Jueves, 30 de mayo de 2024
u

36 tortugas de San Cristóbal regresan a su hábitat en Galápagos

Autor:

EFE

Actualizada:

28 Sep 2020 - 16:40

Tortuga

Autor: EFE

Actualizada:

28 Sep 2020 - 16:40

Funcionario del Parque extrae de unos saquillos unas tortugas para devolverlas a su hábitat en la isla San Cristóbal, del archipiélago ecuatoriano. - Foto: EFE

Desde el Centro de Crianza David Rodríguez se han repatriado 75 tortugas, incluyendo este último grupo. En 2012 se liberaron nueve y el año pasado otros 30 ejemplares.

Un total de 36 tortugas de la especie chelonoidis chathamensis regresaron al noroeste de la isla San Cristóbal, como parte del Programa de Reproducción y Crianza en Cautiverio de Tortugas Gigantes, que se ejecuta desde 2002 en el Centro de Crianza David Rodríguez, en las islas Galápagos.

Así lo informó la Dirección del Parque Nacional Galápagos al apuntar que los especímenes, de entre seis y ocho años de edad y un peso de entre siete y 10 libras, pasaron por un riguroso proceso de cuarentena previo a su liberación.

Este proceso incluyó la medición de la oxigenación, medición de temperatura, frecuencia cardiaca, así como exámenes de sangre y de heces para descartar cualquier enfermedad o parásitos.

Estos análisis se hicieron con el apoyo del Galápagos Science Center de la Universidad San Francisco de Quito, explicó en un comunicado la entidad.

"La información científica que disponemos sobre estas tortugas nos confirma que se mantienen saludables con una buena estructura poblacional que garantiza su supervivencia", dijo Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos.

La isla San Cristóbal tiene una población estimada de 6.700 tortugas gigantes, según el censo integral realizado en 2016.

Desde el Centro de Crianza David Rodríguez se han repatriado 75 tortugas, incluyendo este último grupo. Antes, en 2012, se liberaron nueve individuos y el año pasado otros 30.

A las tortugas las trasladaron en una lancha rápida desde el muelle del Puerto Baquerizo Moreno hasta el punto de desembarque, a unos 50 kilómetros del Puerto, en la isla San Cristóbal.

Desde la orilla, catorce guardaparques empezaron el recorrido de siete kilómetros en medio de un terreno agreste hasta el lugar de la liberación.

Y una vez en su hábitat, los guardaparques se aseguran de que las tortugas empiecen a movilizarse o alimentarse antes de emprender el viaje de retorno.