Panorama Global
¿Cómo queda el escenario electoral luego de las primarias?
Matías Abad Merchán

Matías Abad Merchán

Máster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Salamanca. Es profesor titular de Estudios Globales en la Universidad del Azuay.

Actualizada:

26 Ago 2020 - 19:01

¡Arrancó la campaña electoral! A poco más de seis meses de la primera vuelta, alrededor del 40% de los ecuatorianos aún no ha decidido su voto; sin embargo, al cierre de las elecciones primarias en los partidos, el tablero empieza a configurarse.

El mapa electoral ha cambiado significativamente en el último mes. Hemos pasado de un escenario con varios actores opcionados y fuertes a, prácticamente, tres candidatos con posibilidades reales.

Por supuesto, al registrarse un porcentaje de indecisión tan alto, cualquier cosa podría pasar. Y más en Ecuador. 

En un intento por establecer categorías, tendríamos como opcionados: en la izquierda al movimiento indígena, liderado por Yaku Pérez; en la centro derecha, a Guillermo Lasso y, desde el populismo correista, a Andrés Arauz.

Frente a esta fotografía, se abre un espacio para una alternativa de centro izquierda, que podría funcionar siempre y cuando se dé una cohesión entre al menos César Montúfar, la Izquierda Democrática, Paúl Carrasco y algunos de los partidos gobiernistas.

Las mediciones electorales que han circulado en las redes fueron realizadas un par de semanas atrás, por lo que en los próximos días empezaremos a recibir información sobre el destino que han tenido los votos de los candidatos que han abandonado la contienda. Puntualmente los de Otto y de Noboa.

Lo primero que hay que tener presente es que el endoso directo no existe, por lo que la votación que deja el excandidato se reparte entre varios actores.

En el caso de Álvaro Noboa, una porción razonable migrará hacia Guillermo Lasso, principalmente de aquellos estratos medios y altos; otro porcentaje significativo al correísmo; y el saldo restante hacia figuras nuevas y otros de corte populista.

Por otra parte, el interesante capital electoral que deja Otto Sonnenholzner podría dividirse de forma más diversa entre los candidatos del Gobierno, la centro izquierda, Guillermo Lasso e incluso el mismo Yaku Pérez. 

No hay que descartar además que varios de estos electores, al quedarse sin candidato, regresen a las filas de los indecisos. En este sentido, ¿cuál será la estrategia de los más opcionados para captar esta altísima votación flotante?

El correísmo tratará de mantener visible y viva la imagen de Correa y buscará, curiosamente, apropiarse del relato de ser el único y legítimo opositor al Gobierno de Lenín Moreno.

Yaku Pérez moverá todas sus fichas para entrar en el electorado de la Costa y, paralelamente, moderará su imagen para posicionarse como una opción razonable para el electorado de centro izquierda.

Finalmente, Guillermo Lasso buscará aglutinar a la todavía fraccionada centro derecha y presentarse como la única opción viable para evitar el regreso del correísmo o el ascenso de la izquierda radical.

Por supuesto, esto recién empieza. Seguiremos informando.

Noticias relacionadas