Contrapunto

Edouard Lalo y el aporte francés a la música española

Fernando Larenas

Fernando Larenas

Periodista y melómano. Ha sido corresponsal internacional, editor de información y editor general de medios de comunicación escritos en Ecuador.

Actualizada:

8 Jul 2022 - 19:50

Bizet con su ópera ‘Carmen’, Lalo con la ‘Sinfonía española’ son algunos de los aportes de compositores franceses a la música española; aunque también, con el permiso de los cubanos, podríamos calificar al ‘Bolero’ de Ravel como parte del repertorio clásico francés en España.

Edouard Lalo (1823-1892) compuso un poco más de veinte obras importantes -entre las cuales constan tres óperas- y, sin embargo, sobresalen dos sinfonías: ‘Sinfonía en sol mayor’ y la famosa ‘Sinfonía española’.

Gran virtuoso del violín, sería injusto dejar de mencionar que compuso conciertos para violín y violonchelo; tampoco se puede dejar de destacar la ópera ‘Le roi d’Ys’ (El rey de Ys) que, según los expertos, es la mejor creación operística del músico francés.

La ‘Sinfonía Española’, opus 21, la compuso en 1874 y, según los musicólogos, se trata en realidad de un concierto para violín o de una sinfonía concertante, de cinco movimientos, que escribió Lalo en homenaje al violinista pamplonés Pablo de Sarasate (1844-1908).

La ‘Sinfonía en sol mayor’, compuesta en 1886, dedicada al músico Charles Lamoreux, es considerada la más prolífica creación de Lalo inspirado en la tradición clásica de Brahms y de Schumann.

La historia de la música registra que España fue motivo de inspiración creadora para los compositores franceses, incluso para un gran músico ruso.

El francés Emmanuel Chabrier (1841-1894) es autor de la ‘Rapsodia España’ que, según reconociera Manuel de Falla, “ningún compositor español había logrado con tanto genio transmitir la diversidad de la jota” (danza española) tal como la cantan los campesinos aragoneses.

Como hemos señalado anteriormente en este espacio, George Bizet (1838-1875) escribió en 1874 ‘Carmen’, una de las óperas más populares del repertorio del género, inspirada en tradiciones folclóricas españolas.

Nadie sabe si por sus enormes conocimientos musicales o por su odio a Wagner, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche llegó a afirmar que ‘Carmen’ fue una de las mejores creaciones operísticas del siglo XIX.

Otro francés, Maurice Ravel (1875-1937), escribió su famoso ‘Bolero’ en el siglo XX y fue la obra que lo inmortalizó. La bailarina rusa Ida Rubinstein pidió a Ravel que escribiera una música para ballet que proviniese de danzas españolas del siglo XVIII, y el músico respondió con su aclamado ‘Bolero’.

El bolero es originario de Cuba, muy popular en El Caribe y en México; y en Sudamérica se ha destacado con importantes cantantes.

Otro famoso compositor, el ruso Nikolái Rimski-Kórsakov (1844-1908) también se dejó influenciar por la música y el folclor españoles.

En 1887 el gran maestro de la música rusa compuso el ‘Capricho español’, opus 34, que fuera estrenado en San Petersburgo, con un éxito formidable.

Hijo de un militar, con ancestros españoles por el lado de su madre, a los 16 años dejó a su familia para estudiar en París. Las primeras partituras no eran de su agrado y las rompía; su consagración llegaría con la música sinfónica.

Aclaración necesaria: no es que España no tuviera grandes compositores, que los tuvo. En un vistazo rápido podemos citar a Isaac Albéniz, Enrique Granados, Joaquín Turina, Joaquín Rodrigo, Pablo de Sarasate y Manuel de Falla, entre varios músicos más.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

Las matemáticas del amor

Veo su carita de ira cuando un deber no le sale bien y siento su llanto al arrancar la hoja del cuaderno. Me siento reflejada en mi hijo.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos