Panorama Global
La encrucijada ideológica de Yaku Pérez
Matías Abad Merchán

Matías Abad Merchán

Máster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Salamanca. Es profesor titular de Estudios Globales en la Universidad del Azuay.

Actualizada:

5 Dic 2020 - 19:00

Hace un par de semanas, el candidato a la Presidencia de la República, Yaku Pérez, en una entrevista en Telerama sorpresivamente señaló que hay que realizar una buena negociación con los Estados Unidos para sacar el mayor provecho de la eventual zona de libre comercio que se forme entre ambos países.

Pérez está consciente de que la única oportunidad que tiene para crecer electoralmente es a partir de moderar su discurso y propuesta económica; de ahí que esta corta -pero muy simbólica- declaración no haya sido casualidad. 

El fantasma de la desdolarización ya es parte del relato de campaña, por lo que el contexto le obliga a lanzar señales de que no está tentado a inyectar liquidez a través de la emisión de una nueva moneda; sino por otros mecanismos (como promover las exportaciones a los Estados Unidos, en este caso).

La mayoría de los ecuatorianos favorece una relación comercial próspera con los Estados Unidos; pero justamente es la militancia más leal a Pérez la que históricamente se ha opuesto a este acercamiento bilateral. 

La Conaie, Pachakutik, Unidad Popular y la UNE, principales auspiciantes de su candidatura, durante 2005 y 2006 lideraron las movilizaciones contra de las negociaciones del entonces Tratado de Libre Comercio entre Ecuador y Estados Unidos. Incluso, estas organizaciones se atribuyen el haber obligado al gobierno de Alfredo Palacio a suspender definitivamente el proceso. 

Al inicio de su campaña, Yaku Pérez propuso como eje de su gobierno un modelo comunitarista que, según el mismo candidato, “se parece al comunismo”; posición que en principio es bastante incompatible con estas últimas declaraciones. 

Frente a esto, intriga saber si existe una sensación de traición ideológica al interior de la militancia o, si en aras llegar al poder, se le concedió una suerte de tregua programática.

Por las características de su candidatura y el momento político, Pérez tiene un razonable potencial de crecimiento; sin embargo, durante este último mes (más allá de un par de memes virales) su campaña no ha tenido el despegue esperado.  

Mientras más avanza su discurso hacia el centro, más incomoda a su facción revolucionaria. Incluso, se dice que Evo Morales no lo invitó a la posesión de Luis Arce porque “celebró la dictadura de la derecha”. En el mismo tono, Leonidas Iza se refirió a él como un “candidato impuesto”. 

A pocos días del inicio formal de la campaña, Yaku se encuentra en una encrucijada inevitable.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

¿Por qué creen en tantas tonterías?

Nunca fue más difícil arremeter con la verdad. El tuitero promedio cree lo que quiere creer, sin importar que la verdad sea más lógica y más sensata.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos