Panorama Global
Encuestas: Yaku Pérez entra en la pelea por la Presidencia
Matías Abad Merchán

Matías Abad Merchán

Máster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Salamanca. Es profesor titular de Estudios Globales en la Universidad del Azuay.

Actualizada:

7 Oct 2020 - 19:00

Las encuestas electorales que están circulando esta semana, más allá de presentar razonables diferencias en cuanto a porcentajes, coinciden en algo: Yaku Pérez se une al pelotón líder en la ruta hacia Carondelet, junto a Lasso y Arauz.

Por supuesto, esta foto electoral se da en un momento en que las prioridades de los electores básicamente se centran en mejorar la economía del hogar y proteger la salud de la familia; eso explica que seis de cada diez ecuatorianos no hayan decidido todavía su voto. 

Sin embargo, y más allá de lo prematuro que resulta pronosticar resultados con un nivel de indecisión tan alto, los datos de las encuestas no dejan de provocar una alerta en el tablero electoral; especialmente para el correísmo.

Arauz no es Correa, y eso le obliga a convencer a las bases de la revolución ciudadana de su capacidad y liderazgo; sin embargo, hasta el momento no ha desarrollado una identidad propia que le permita sobresalir y desmarcarse de la figura del expresidente.

Pérez puede aprovechar esta debilidad y pasar convertirse en la opción de la militancia más blanda del correísmo, más afín a los liderazgos carismáticos dentro del ideario de izquierda.

Esta semana se marcó un hito en la campaña. El equipo de Arauz con seguridad definirá estrategias para evitar la migración de sus votos, así como para frenar el crecimiento de Pérez; pues de esta división de la izquierda, se consolida la presencia de Guillermo Lasso en segunda vuelta.

Pero el reto de Pérez es captar el grueso de la votación indecisa, que mayormente comparte posiciones moderadas y muchos de ellos son jóvenes. Si bien su discurso ambientalista en defensa del agua, así como sus posiciones a favor de ampliar derechos pueden tener acogida en este segmento, su visión económica de extrema izquierda lo aleja de los votos.

¿Veremos un Yaku más moderado en campaña? Poco probable. En las últimas semanas, -y con mucho esfuerzo- ha logrado integrar a su campaña a diferentes grupos que conforman la Conaie, entre estos al ala más radical de la Confederación; así como a poderosos gremios anticapitalistas, como la Unión Nacional de Educadores, y partidos políticos de izquierda revolucionaria como Unidad Popular. 

Moderar su proyecto de transición hacia el comunitarismo -que según el propio Yaku “se parece al comunismo”- sería una suerte de traición ideológica hacia su militancia más fiel; así como una contradicción interna que, de seguro, sería aprovechada por sus adversarios.

En definitiva, la capacidad de crecimiento de Pérez estará condicionada por su habilidad de moderar su discurso económico sin defraudar a su estructura de campaña. No obstante, no hay que descartar que esto pueda llegar a pasar, pues la política es el arte de lo imposible.

Noticias relacionadas