Leyenda Urbana
Lasso arrincona a Correa y a Nebot; ¿cogobernará con Pachakutik y la ID o amaga para la muerte cruzada?
Thalía Flores y Flores

Thalía Flores y Flores

Periodista; becaria de la Fondation Journalistes en Europa. Ha sido corresponsal, Editora Política, Editora General y Subdirectora de Información del Diario HOY. Conduce el programa de radio “Descifrando con Thalía Flores” y es corresponsal del Diario ABC de España.

Actualizada:

18 Oct 2021 - 19:03

En un momento que todo parecía le era adverso, el presidente Lasso ha dado un giro copernicano a su Gobierno, ha puesto rostro a sus enemigos, se ha acercado a la Asamblea Nacional y va a medir fuerzas en las calles.

“La conspiración comienza con Correa, continúa con Nebot y le sigue Iza”, declaró el mandatario, en instantes que un juicio político en su contra se perfilaba, con fuerza, en la Asamblea.

Lasso puso a un expresidente y a un exalcalde de Guayaquil junto a un dirigente indígena que declara, sin ambages, que su objetivo es la destrucción del sistema democrático y “la instalación del comunismo indoamericano”. Los denominó ‘Trilogía’ y ‘mafia’.

Tamaña revelación, hecha en una entrevista, en vivo, en TC televisión, con Carlos Vera, puso a los ecuatorianos a hablar de la conspiración, desplazando el encendido debate de los ‘Pandora Papers’, hasta casi neutralizarlo.

Su denuncia ha sido una bomba política de alto poder, cuya onda expansiva llegó a los confines del país, sacudiendo los cimientos de la débil institucionalidad democrática, que sufrió un viraje, por lo que nada parece volverá ser como antes.

Lasso habrá entrado en un nuevo momento de su mandato; uno definitorio, luego de haber quedado atrapado en un callejón sin salida, al no contar con la aprobación de las leyes que sustentarán su Plan de Gobierno. Y tener los ‘Pandora Papers’ como espada de Damocles.

Usó en su favor la imagen deteriorada de una Asamblea de liderazgo sinuoso, y jugó dos cartas adicionales.

Dividió la ley de Oportunidades en tres partes: tributaria, laboral e inversiones; la primera será enviada con el carácter de económico urgente.

Y reveló tener firmado, “por si acaso”, el Decreto de la muerte cruzada, figura contemplada en el Artículo 148 de la Constitución.

Los anuncios parecen haber funcionado.

Han cesado las declaraciones desafiantes; la presidenta Guadalupe Llori se ha reunido con el mandatario; y se anuncian reuniones con los bloques de Pachakutik (PK) y la Izquierda Democrática (ID).

Por si faltaba algo, mientras se calibra la correlación de fuerzas en la Legislatura, dónde lo que cuenta son los votos, para conjurar cualquier peligro, mostrarán músculo político en las calles.

Bajo el lema ‘No al triunvirato de la conspiración’, el Gobierno ha convocado a sus huestes a la Plaza de la Independencia, este miércoles. Se anticipa una concentración multitudinaria, para que el mensaje de contar con respaldo popular sea unívoco.

En realidad, será una medición de fuerzas, porque organizaciones sociales como los agricultores y la UNE ya se han movilizado y otras lo harán este miércoles, por la tarde; mientras que el Frente Popular y la Conaie, se preparan para el 26 de octubre.

En momentos como estos no puede haber flanco descuidado; lo aconsejable es blindarse con apoyos, teniendo cerca a los contradictores.

¿Hay la posibilidad de ir más allá de los acuerdos legislativos e invitar al Gobierno a PK, aunque no hay unidad en el movimiento?

Y también a la Izquierda Democrática, ¿partido que retendrá la segunda Vicepresidencia de la Asamblea; esta vez con Yeseña Guamañí?

De confirmarse un acuerdo con PK, que tiene cuatro miembros en la Comisión que investiga los ‘Pandora Papers’, se podría garantizar un trabajo apegado solo a lo legal, a pesar de que, hasta ahora, ha hecho gala de incompetencia.

Mucha destreza política hace falta para que el Gobierno evite que la Asamblea se convierta en un nido de conspiración, mientas el trabajo del Ejecutivo es cuesta arriba, en un país donde todo es urgente.

Hoy mismo, el telón de fondo en el que los actores políticos se baten por el poder, es desgarrador.

El desempleo, la crisis carcelaria, el narcotráfico creciente, la inseguridad, los sicarios que se multiplican y una ola migratoria que no se detiene, atormentan a la gente.

Así está Ecuador.

Jaime Nebot respondió la acusación de conspirador del presidente Lasso, diciendo: “quien siembra vientos, cosecha tempestades y hasta huracanes”.

No hace falta clarividencia para saber que no propiciarán la gobernabilidad.

Pero en este país, en política -ya se ha dicho- “se tuesta granizo”, más aún cuando el cinismo es el signo de ciertos personajes.

Rafael Correa ha enviado a Marcela Aguiñaga a dialogar con el Presidente Lasso, pero la emisaria ha salido con las manos vacías, porque, ahora, las sentencias no se resuelven en Carondelet.

Le pasarán factura al mandatario.

A casi cinco meses de haber asumido la Presidencia, el aprendizaje en la gobernanza para Guillermo Lasso ha sido enorme. Debe ser por eso que, mientras ha arrinconado a Correa y a Nebot, y busca acuerdos con PK y la ID, tiene el Decreto de muerte cruzada en su escritorio.

También es probable que haya recordado a Honoré de Balzac quien dijo: “Todo poder es una conspiración permanente”. Y estará en guardia.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

Otra vez la justicia

A los políticos les interesa muy poco el futuro de la justicia. A los ciudadanos tampoco nos preocupa demasiado.

Firmas

El emprendimiento de la sal de sabores

No dije ni una palabra. Me imaginaba a mi hijo el día de la feria solito, con su mesita llena de sales, y los niños ignorándolo por completo.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos