Contrapunto
Música para películas y para destituciones de diputados
Fernando Larenas

Fernando Larenas

Periodista y melómano. Ha sido corresponsal internacional, editor de información y editor general de medios de comunicación escritos en Ecuador.

Actualizada:

10 Abr 2020 - 19:00

De Richard Wagner se sabe que fue antisemita, pero sigue latente el error histórico de que “admiraba a los nazis”. Una equivocación que es muy fácil de constatar porque mientras él vivía dedicado a escribir música, ni siquiera existía el Partido Nacional Socialista y porque fue, precisamente Hitler, quien se aprovechó para encumbrar la obra de Wagner en plena euforia fascista.

Nació en Leipzig, 1813, y murió en Venecia, 1883. Fue a partir de 1933, a 50 años de su muerte, que Hitler y sus seguidores se tomaron el nombre del mayor compositor operístico del mundo para adorarlo, tal como hacen muchos tiranos que se obsesionan por un cantante e incluso tratan de cantar igual.

La música de Richard Wagner despierta pasiones fuertes; solo recordemos que durante la euforia política en nuestro país, un presidente de la función electoral daba a conocer una lista con los nombres de los destituidos “diputados de los manteles”. En un fondo de pantalla negra, con letras blancas, de abajo hacia arriba, pasaban los nombres y el tema musical era la Cabalgata de las walkirias, de Wagner, como para profundizar el drama.

Otro caso. En una serie muy vista en Netflix sobre el imperio británico se mostró un funeral lleno de banderas nazis para homenajear a un personaje que simpatizaba con esa idea totalitaria. ¿Con qué música se despedía al personaje? Pues con el réquiem de Mozart. ¿Tuvo algo que ver el compositor de Salzburgo con los nazis? Tampoco nada, en absoluto, solo fue la idea del realizador del programa televisivo.

Pero hay algunos aciertos importantes que merecen ser destacados. Uno de ellos, al principio de la película Roma, de Alfonso Cuarón, se escucha un fragmento del primer movimiento de la Sinfonía Fantástica, de Berlioz. Sin duda un acierto porque aporta contexto y demuestra al mismo tiempo el buen gusto musical del director del filme mexicano.

Otra buena decisión la podemos apreciar en la película de Martin Scorsese, Shutter island, conocida en español como La Isla Siniestra. En una de las escenas que ocurren en la oficina del director de la prisión se escucha una música que parece de Haydn o de Mozart. Pero no, se trataba del Cuarteto para cuerdas y piano de Gustav Mahler.

Cuarteto para cuerdas y piano:

Como se conoce, Mahler fue un compositor innovador, escribió nueve sinfonías consideradas titánicas; algunas incluyen voces líricas y coros. Tal vez las Canciones para los niños muertos y el Canto a la Tierra sea lo más sublime que escribiera. Los músicos ubican a Mahler al final del período romántico, mientras otros opinan que lo que hizo fue precisamente una ruptura con todo lo anterior. 

En una categoría similar se ubica Richard Strauss, también uno de los preferidos de los directores de cine para ambientar películas de ciencia ficción. Así habló Zaratustra es una de ellas. ¿Qué película recuerdan con la siguiente introducción?

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas
REGLAS para comentar 

0 respuestas en “Música para películas y para destituciones de diputados”

×