Leyenda Urbana
Pérez, el indígena que tiene en jaque al país. El correísmo, amenazado
Thalía Flores y Flores

Thalía Flores y Flores

Periodista; becaria de la Fondation Journalistes en Europa. Ha sido corresponsal, Editora Política, Editora General y Subdirectora de Información del Diario HOY. Conduce el programa de radio “Descifrando con Thalía Flores” y es corresponsal del Diario ABC de España.

Actualizada:

9 Feb 2021 - 19:03

Apenas dos días antes de ir a las urnas, Correa lo vio venir y se lanzó a la yugular. Desencajado, lo calificó de “mitómano”. Era obvio que lo empezaba a sentir como una amenaza electoral. 

En los planes del correísmo no estaba que Yaku Pérez pudiera entrar en la segunda vuelta, y convertir el tramo decisivo de las elecciones en una suerte de travesía por el desierto para el candidato correísta Andrés Arauz.

Entre domingo y lunes, el correísmo echó andar una estrategia para minimizar el haber obtenido mucho menos votos del 40% que anticipó, y para que el 65% de votos del anticorreísmo no los apabullara.

Fieles a su estilo, han pretendido apropiarse, incluso, del éxito electoral de Yaku Pérez de Pachakutik. ¿No me creen? Lean esto:

“Progresismo + Unidad Plurinacional + Socialdemocracia =70%. El 7 de febrero el pueblo ecuatoriano ya venció”, escribió en Twitter el candidato correísta Arauz, ganador de la primera vuelta. Lo mismo ha repetido en medios internacionales.

Tanto cinismo es posible solo en personas sin una pizca de honestidad intelectual. Pero Xavier Hervas le salió al paso. En CNN, el candidato de Izquierda Democrática, que obtuvo 16%, dejó muy claras sus críticas y reivindicó que “gracias a nuestra participación no ganó en primera vuelta esa izquierda populista y corrupta”. ¡Les habrá dolido!

También les debe afectar recordar que sus amigos y aliados de la facción radical de la Conaie, Leonidas Iza y Jaime Vargas, no apoyaron a Yaku Pérez y, al contrario, hicieron todo lo posible por quitarle la candidatura de Pachakutik.

Les debe afectar que sus amigos y aliados de la facción radical de la Conaie, Leonidas Iza y Jaime Vargas, no apoyaron a Yaku Pérez

Que Yaku es un anticorreista militante, es claro como el agua; para muchos, resulta insoportable.

Su extracción ideológica y social es una pesadilla para quienes alimentaban el falaz discurso de ricos contra pobres, al punto de ponerse ellos mismos como parte de los excluidos, aunque tan pronto llegaron al poder se mudaron a barrios exclusivos, viajaban en primera clase y vestían ropas de marca.

Yaku es para Correa una pesadilla. ¿Cómo superar la narrativa de un indígena cuya madre sigue ordeñando las vacas en las tierras que rodean su humilde casa en Tarqui; viste pollera y sombrero de paja toquilla?

Y cómo reivindicar la leyenda de que la “revolución educó a los jóvenes y los sacó de la pobreza” ¿Si Pérez es abogado, tiene cuatro maestrías, ha escrito siete libros y ha sido concejal de Cuenca y prefecto del Azuay, elegido en las urnas y no designado a dedo a cambio de simpatías y favores?

Yaku es para Correa una pesadilla.

¿Eso es todo? No. Se imaginan ustedes si, al borde de la segunda vuelta, en abril, dentro y fuera del país, se difunden las imágenes de la persecución de la policía al hoy presidenciable, en una protesta contra el gobierno de Correa.

¿O aquellas en las que su pareja, la académica franco-brasileña, Manuela Picq, es arrastrada, por un pelotón de policías, por las calles del Centro Histórico de Quito y luego deportada? ¿Cómo justificaría Arauz semejante monstruosidad?

La maquinaria de propaganda que opera, hoy, desde Caracas, México y Bélgica está en plena acción; el relato estará siendo calibrado, al milímetro, para intentar ocultar o manipular las evidencias del totalitarismo que son muchas y graves.

La maquinaria de propaganda que opera, hoy, desde Caracas, México y Bélgica está en plena acción.

¿Y cómo tapar la corrupción? Una declaración hecha en el momento exacto suele tener el efecto de un arma de destrucción masiva. 

“Ustedes dicen que quieren recuperar el futuro, ¿por qué mejor no recuperan lo robado? Les alcanzaría no solo para entregar USD 1.000 a un millón de personas, sino hasta USD 5.000 a varios millones”, le espetó Pérez a Arauz en el único debate oficial y obligatorio al que asistieron los dos, que habían esquivado las invitaciones.

¿Se imaginan el debate de la segunda vuelta entre ellos? Para reservar puesto.

“Dicen que quieren recuperar el futuro, ¿por qué mejor no recuperan lo robado?”

Yaku Pérez

Por eso, el correísmo quiere contradecir las cifras del CNE. Desde luego que aún no se sabe si será Yaku Pérez o Guillermo Lasso quien pase a la segunda vuelta, lo que tiene al país en jaque y al correísmo amenazado.

Que Pérez haya ganado en 13 provincias y Arauz en 8 es otra cifra que tiene inquietos a los que construyen historias con falacias.

De cara a los ecologistas, ¿cómo justificarán que Correa explotó el Yasuní y autorizó hollar tierras de pueblos no contactados?

Como si no fuera suficiente, algunos empresarios ya se han acercado al candidato de Pachakutik quien siempre dijo que trabajaría con ellos. 

Y ¿qué puede sumar Arauz? El correísmo habría llegado a su techo. Para Yaku es más fácil; eso sí, falta saber si recogería los votos de Lasso convertido, hoy, en su contrincante directo, en la pelea por estar en segunda vuelta.

Y ¿qué puede sumar Arauz? El correísmo habría llegado a su techo.

¿Qué pasaría si gana Arauz? En una entrevista infame, Correa amenazó a la Fiscal General, a ministros, a jueces, a Teleamazonas y Ecuavisa, y más; vaticinó que Moreno saldrá del país. Habrá persecución. Yaku ofrece reconciliación nacional.

¿Recuerdan que Correa lo llamó “mitómano”?

Lean esto: “Si no hubiera sido por gente como Pérez que protegió a Moreno (el Presidente Moreno), quizá ya tuviéramos otro gobierno” dijo Correa, admitiendo que las violentas manifestaciones de octubre de 2019, en las que hubo más de 10 muertos, fue incendiada la Contraloría y se destruyó el Centro Histórico de Quito, fue un fallido golpe de Estado, tras del cual estuvo el correísmo, como dijeron Lourdes Tibán y Salvador Quishpe.

Octubre explicaría también el pavor que tienen a que Yaku Pérez pase a la segunda vuelta.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

¿Por qué creen en tantas tonterías?

Nunca fue más difícil arremeter con la verdad. El tuitero promedio cree lo que quiere creer, sin importar que la verdad sea más lógica y más sensata.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos